Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tecnología

Revolución científica: empresa de Elon Musk afirma que ya se puede hacer un “parque jurásico real”

Max Hodak considera que unos 15 años de “reproducción e ingeniería” serían suficientes para obtener nuevas “especies súper exóticas”

La gran fantasía que mostró la serie de películas “Parque Jurásico“, que es la posibilidad de crear una especie de zoológico de dinosaurios, es hoy una realidad técnicamente posible, según advierte un experto.

De hecho, Max Hodak, presidente y cofundador de Neuralink, compañía de la que el emprendedor Elon Musk es el socio principal, afirma que en la actualidad ya existe una tecnología lo suficientemente avanzada como para crear un parque jurásico en la vida real.

“Probablemente podríamos construir un parque jurásico si quisiéramos”, afirmó Hodak en su cuenta de Twitter. Aunque “no serían dinosaurios genéticamente auténticos, pero tal vez con quince años de reproducción e ingeniería obtendríamos nuevas especies súper exóticas“, agregó.

Más tarde, Hodak escribió que la biodiversidad es valiosa y que “la conservación es importante y tiene sentido. ¿Pero por qué nos detenemos ahí? ¿Por qué no intentamos de forma más intencionada crear una diversidad novedosa?”, se preguntó.

La posibilidad de recrear dinosaurios y

La posibilidad de recrear dinosaurios y “nuevas especies” ya existe, afirma un científico.

Argentina: encuentran nueva especie de dinosaurio

 

Científicos argentinos confirmaron la semana pasada que restos fósiles encontrados en 2015 en la provincia de Neuquén corresponden a uno de los principales depredadores de la región durante el Cretácico Superior, el Llukalkan aliocranianus, conocido como “el que causa miedo”.

El cráneo fue encontrado en la zona de La Invernada, al norte de la provincia de Neuquén y corresponde a un animal que habitó el lugar hace aproximadamente 85 millones de años, informó este jueves el Conicet desde su página web.

Los restos del Llukalkan denotan un formidable tamaño (hasta cinco metros de largo), con una mordida fuerte a raíz de sus dientes muy afilados, enormes garras en sus patas, y un agudo sentido del olfato.

Según el Journal of Vertebrate Paleontology, el nuevo espécimen fue clasificado como “abelisáurido” y tenía un cráneo corto con huesos ásperos, por lo que se estima que, en vida, su cabeza tenía protuberancias y prominencias parecidas a las de algunos reptiles, como las iguanas tienen hoy en día.

Se especula que el Llukalkan tenía una mejor audición que otros “abelisáuridos”, similares a la que tiene el actual cocodrilo.

Además, en la zona del oído medio, los restos fósiles -un cráneo muy bien conservado y sin triturar- muestran un pequeño seno posterior lleno de aire que no se ha visto en ningún otro abelisáurido encontrado hasta el momento.

El Llukalkan vivió en la misma área y período de tiempo que otra especie de abelisáurido furileusauriano (lagarto de lomo rígido), el Viavenator exxoni, solo unos pocos millones de años antes del final de la era de los dinosaurios.

Los restos fósiles de Llukalkan y Viavenator se encontraron a sólo 700 metros de distancia en la Formación Bajo de la Carpa, cerca del mismo sitio famoso de fósiles en La Invernada, en la provincia de Neuquén.

Las complicaciones típicas de los zoológicos de dinosaurios.

Las complicaciones típicas de los zoológicos de dinosaurios.

“Un descubrimiento particularmente importante”

 

Para el autor principal, el paleontólogo de la Universidad Nacional de San Luis, Federico Gianechini, se trata de un “descubrimiento particularmente importante porque sugiere que la diversidad y abundancia de abelisáuridos fueron notables, no sólo en la Patagonia, sino también en áreas más locales durante el período crepuscular de los dinosaurios”.

Los “abelisáuridos” eran una familia de dinosaurios terópodos con un promedio de cinco a nueve metros de largo que habitaban en la Patagonia y en otras áreas del antiguo subcontinente sur de Gondwana, reconocido hoy como África, India, Antártida, Australia y América del Sur.

Ariel Méndez del Instituto Patagónico de Geología y Paleontología (IPGP, Conicet), indicó que “es poco frecuente encontrar un cráneo de estos animales porque son muy frágiles. En general se encuentran fragmentos de huesos largos y vértebras. Hallarlo en buen estado de preservación y conservación nos permitió estudiarlo”.

“La morfología de algunos huesos y la falta de cuernos y protuberancias, como solían tener otros dinosaurios de la misma familia, nos permitió determinar, luego de mucho estudio y mucha discusión, que estábamos ante la presencia de una nueva especie”, completó Méndez.

La aparición de estos restos aportó información que permitió continuar armando el rompecabezas de los abelisáuridos.

Y si bien se tiene registro de estos dinosaurios en India, África, Europa y otras partes de América del Sur, en la Patagonia argentina es donde más especies de este grupo se encontraron.

Advertisement
Advertisement

También te puede interesar

Economia

Tras un pormenorizado análisis del informe técnico, la Superintendencia de Servicios de Salud ha sugerido al Ministerio incrementos escalonados en las cuotas mensuales que...

Deportes

La institución del sur bonaerense informó que además se suman tres casos más del equipo de prensa, a horas de la disputa del duelo...

Politica

En los controles del viernes se pudo constatar una "considerable merma" en la cantidad de pasajeros respecto de los días anteriores. De 0 a...

POLICIALES

El propietario fue notificado de su detención por infringir la Ley de Estupefacientes. Anoche, personal de la División Microtráfico de Resistencia, incautaron 7,8 gramos...