Connect with us

Hi, what are you looking for?

NOTICIAS

Enrico Calamai, el Schindler italiano: “Los migrantes muertos son los nuevos desaparecidos”

El excónsul de Roma en Buenos Aires salvó cientos de vidas tras el golpe del 76 al ayudar a salir del país a numerosas personas perseguidas por la dictadura. En diálogo con TN habló de la situación mundial y de las próximas elecciones en su país.

Enrico Calamai tiene 77 años y aspira a ganar una banca en el Senado por el pequeño partido Unidad Popular (izquierda) en las elecciones que se celebrarán este domingo en Italia.

Su nombre es conocido en la Argentina. Como cónsul italiano en Buenos Aires durante la última dictadura ayudó a escapar a medio millar de argentinos e italianos, a través de una red que llegó a falsificar documentos oficiales. Por su labor, este “Oskar Schindler italiano” recibió en 2004 la Cruz de la Orden Libertador San Martín en el grado de Comendador.

En un extenso diálogo con TN, Calamai dijo que los comicios de este domingo en su país se realizarán en un clima de “gran escepticismo de la mayoría de la gente” y afirmó que la eventual llegada al poder de la extrema derecha italiana, de la mano de Giorgia Meloni, “paradójicamente podría tener un rol positivo en la búsqueda de una solución pacífica” a la guerra en Ucrania por sus vínculos con Moscú.

Todas las encuestas vaticinan que Meloni (Fratelli d’Italia/FDI) se convertirá en la primera mujer en asumir la presidencia del Consejo de Ministros, en el marco de una coalición de derechas respaldada por el ex expremier Silvio Berlusconi (Forza Italia) y Matteo Salvini (La Liga). En conjunto las tres fuerzas reunirían cerca del 45% de los votos que los dejarían a las puertas de formar gobierno.

Enrico Calamai: “Italia va a elecciones en medio de un gran escepticismo”

¿Qué se juega Italia en las elecciones de este domingo?

Italia va a elecciones con un gran escepticismo de la mayoría de la gente. Hay un 40% de la población que dice ´la política no me interesa, no me da nada, no cambiará jamas´. Hay un 40% de electores que renuncia a participar en la política. Ya eso es gravísimo. Luego hay un sistema electoral demencial cuyo resultado nadie conoce. Yo soy candidato y no consigo comprender un mecanismo que limita el ingreso al Parlamento a las minorías (que no alcanzan un mínimo del 3% de los votos). En contraste, si un partido consigue el 40% puede llegar a ganar el 70% de las bancas. Una parte minoritaria del pueblo podría controlar todo.

La extrema derecha viene creciendo en Europa e Italia no es ajena a este fenómeno. ¿Cree que Giorgia Meloni se convertirá en la primera mujer en llegar al poder en su país?

Van primeros en las encuestas. El peligro de que una mayoría de este tipo llegue al gobierno es que intente reformar la Constitución y busque ir hacia un presidencialismo. En Italia tenemos una Constitución que es una joya perfecta. Si se la modifica por intereses no nobles es muy peligroso. En general no creo que la señora Meloni, si llega a ser jefa de gobierno, cambie la postura italiana en el contexto mundial, pero puede haber cambios culturales importantes, fenómenos como el racismo o intentar buscar consensos sobre el peso de los más débiles, en especial los migrantes.

Enrico Calamai (Foto: fanpage.it)
Enrico Calamai (Foto: fanpage.it)

Meloni, pero en especial Salvini y Berlusconi, tienen una relación directa con Vladimir Putin. ¿Cree que la eventual llegada al poder de la extrema derecha provocará un giro sobre la posición italiana en torno a la guerra en Ucrania?

Lo veo muy difícil. Quién llega al gobierno sabe que aquí los que más pesan son Estados Unidos y la OTAN. Paradójicamente (Meloni) podría tener un rol positivo en la búsqueda de una solución pacífica al conflicto, pero no le doy un gran nivel político a esta gente. No le veo una capacidad profética a nivel internacional. Italia participa en una guerra monstruosa, aunque no directamente. Una victoria de cualquier parte sería infinitizar un desequilibrio en el corazón de Europa y dejar una herida abierta. Hay que construir en forma inmediata la posibilidad de la paz.

¿Y en el orden interno?

En el plano nacional no creo que vayan a cambiar mucho. No creo que tengan la fuerza política para hacer grandes cambios económicos. Seguirían con la llamada agenda Draghi (por el premier renunciante Mario Daghi), que es la repartición de los fondos europeos asignados tras la pandemia. Puede haber cambios en el orden interno, en la cultura, en la discriminación, en la acentuacion de los prejuicios, en las marginaciones.

Enrico Calamai: “Los migrantes son los subversivos del nuevo milenio y los hacemos desaparecer”

Las elecciones además se realizan en un contexto mundial muy difícil, en especial para Europa…

Lo primero que hay que entender es la gravedad de la situación internacional. Son elecciones en medio de una situación mundial trágica. Tenemos la guerra en Ucrania y la pandemia que no ha terminado y de la que hemos salido con las vacunas, pero sin una revisión de todo el sistema sanitario nacional. Además vivimos una crisis de la globalización que es una forma de neocolonialismo bajo parte del mundo occidental y una crisis climática. Y hay otro problema muy grave: el de los refugiados y los migrantes.

No podemos pensar que apoyamos guerras, financiamos dictaduras y explotamos a otros países y que no haya gente desesperada que escapa para sobrevivir. Pero lo que hacemos es eliminarlos, que es lo que está ocurriendo. Los migrantes que mueren en el camino desde África hacia Europa son los nuevos desaparecidos, gente que hacemos desaparecer, son los subversivos del nuevo milenio, que la Europa liberal no quiere y repudia porque no aportan riqueza. Son menos que nada. Crean caos y los desaparecemos en el desierto de Libia o en el mar Mediterráneo.

El Oskar Schlinder italiano
El Oskar Schlinder italiano

¿Por qué se lanza al Parlamento a los 77 años después de una vida dedicada a la diplomacia?

Porque estoy preocupado. Por eso me he lanzado a participar en una campaña electoral con un partido pequeño con propuestas de alternativa en medio de un escenario mundial trágico.

¿Hace mucho que no viene a la Argentina? ¿Cómo ve al país desde la distancia?

La última vez fue en 2007. Hay muchos problemas en la Argentina, problemas económicos y de división entre las fuerzas políticas y del gobierno. En toda América Latina hay mucho fermento hacia adelante y frenos violentos que tiran hacia atrás.

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement

También te puede interesar

Advertisement