Connect with us

Mundo

Murió Julio Marenales, fundador de movimiento guerrillero tupamaro en Uruguay

Publicado

on

Julio Marenales, ex guerrillero, fundador del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) de Uruguay y prisionero durante la dictadura cívico-militar del país sudamericano, falleció a los 89 años y este miércoles fue recordado por la izquierda uruguaya.

Marenales fue una de las personas que encabezó la guerrilla armada durante la década del ’60 en Uruguay, junto con destacados dirigentes políticos como el que después fuera presidente del país José Mujica.

El ex tupamaro participó de varias acciones de este movimiento y fue apresado por el gobierno democrático en 1964 y entre 1968 y 1971, en la cárcel de Punta Carretas, ubicada en Montevideo.

En dicha prisión, Marenales participó de uno de los hechos que marcaron la realidad política de esa época en Uruguay, que fue “la fuga de Punta Carretas“, cuando un centenar de guerrilleros tupamaros -entre los que se encontraban Mujica y el ex ministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro (1942-2016)- lograron cavar un túnel y escapar.

En 1972 (un año antes de que comenzara la dictadura en el país austral, que duró hasta 1985), el MLN-T fue derrotado por el Gobierno de Juan María Bordaberry y todos sus dirigentes, entre ellos Marenales, fueron llevados a prisión.

Julio Marenales

Julio Marenales

Durante todo el periodo dictatorial, Marenales y sus compañeros de lucha se mantuvieron en la cárcel y no fueron liberados hasta el retorno a la democracia.

El guerrillero también fue uno de los responsables de la formación del Movimiento de Participación Popular (MPP) que se creó para unirse a la coalición de izquierdas, elFrente Amplio (FA).

El MPP, movimiento que hoy tiene a Mujica como su principal líder, actualmente es uno de los sectores con mayor popularidad dentro del oficialismo.

Pese a la histórica relación entre Mujica y Marenales, en los últimos años se distanciaron e incluso semanas antes de su fallecimiento el ex tupamaro acusó al ex presidente de ser “un showman internacional“.

José Mujica (Lihue Althabe)

José Mujica (Lihue Althabe)

El MLN-T informó de la muerte de Marenales en las últimas horas del martes y lo describió como “un revolucionario” con un “pensamiento transgresor“.

“El viejo vivió como pensaba, fue y es un revolucionario que no abandonó nunca sus principios, un compañero consecuente, austero, que con su entrega permanente nos ha enseñado el valor de la lucha y de no anquilosarse con lo establecido”, afirma el movimiento en un escrito.

Además, los tupamaros señalaron que, a petición del propio dirigente político, no se hará acto velatorio de ningún tipo.

“Sabemos que el viejo Julio permanecerá presente, como horizonte posible, en cada acto cotidiano de sus militantes, en esta construcción de una patria para todos”, concluye el texto.

El MPP también lo despidió en su cuenta oficial de Twitter y destacó que Marenales les enseñó que “en la vida hay que hacer lo que se dice y vivir como se piensa“.

Otros dirigentes políticos del FA también publicaron palabras en recuerdo al ex tupamaro, como la precandidata a la Presidencia Carolina Cosse, quien cuenta con el apoyo del MPP, y lo describió como “un valioso compañero, de gran visión y compromiso“.

(Con información de EFE)

Advertisement

Mundo

Irán y su mayor encrucijada: entre el suicidio y un amargo y drástico cambio para intentar sobrevivir

Publicado

on

Las únicas opciones que el ayatollah Alí Khamenei sopesa en su mesa ni siquiera conforman un puñado. Ellas son: cambio de régimen o cambio absoluto de comportamiento. Apenas esas dos. Por el momento no asoma una tercera alternativa de salida mientras los Estados Unidos y el régimen teocrático arribaron a un nivel de tensión inédito para los últimos 40 años.

Teherán está ahogado financiera y económicamente. Como nunca antes. Las sanciones de la Casa Blanca a su Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC, por sus siglas en inglés) primero y la prohibición de comprarle petróleo impuesta a sus principales clientes en segundo término resultaron fulminantes para las ya maltrechas arcas estatales.

Las penalidades podrían llevar rápidamente a un colapso absoluto de sus números en un clima ascendente de malestar social. Ya antes de las amonestaciones, la economía local mostraba una precariedad profunda, baja productividad y una alta inflación. Las protestas sobre la capital son cada vez más frecuentes y ruidosas.

Al conocer que ya no podría vender sus barriles a China, India y otros seis países las autoridades chiítas experimentaron una reacción inicial sanguínea. Propagandística y riesgosa. Amenazaron con bloquear el Estrecho de Ormuz, un canal fundamental para el comercio del mineral y puerta de entrada al Golfo Pérsico. Por allí se transporta el 30 por ciento del crudo mundial. No sólo el propio sino también el de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y otros productores.

Intentar el cierre absoluto del paso sería cruzar una de las pocas líneas rojas que presenta la actualidad regional. Teherán amenazó reiteradas veces aunque jamás jugó esa peligrosa carta. Difícilmente lo vaya a hacer ahora. Sí, en cambio, comenzará a ejecutar acciones temerarias, coqueteando con el precipicio. Como lo está haciendo hasta el momento. El ataque perpetrado contra dos buques de saudíes, uno noruego y otro emiratí fue acaso sólo una muestra del escalamiento al que está dispuesto el régimen. Las agencias de inteligencia vecinas que operan en el lugar se lo atribuyen en un 99 por ciento.

De esta forma consigue mostrarse agazapado y activo en aquel estrecho sin bloquearlo. Sus lanchas de ataques -que responden a la IRGC- continuarán con sus sabotajes, tensando más y más la zona. Apuesta a que por el momento ni Arabia Saudita ni los EAU -dos de sus enemigos feroces- lanzarán un ataque directo sobre su territorio. Sí podrían golpear contra las pequeñas embarcaciones, pero no es una gran preocupación. Para Irán es clave no trasladar los conflictos armados a su tierra. Siempre lo evitó.

La teocracia no tendría cómo repelerlo. A pesar de los intentos de que el mundo la perciba como una potencia armamentística, Teherán no cuenta con una infraestructura moderna para una guerra abierta y en varios frentes simultáneos. Mucho menos si el conflicto es contra naciones con una tecnología casi futurista y una aviación que la supera en fuerza, capacidad y número. ¿Cómo ganar una confrontación sin una fuerza aérea de avanzada?

El régimen es muy débil militarmente. Exageradamente más en los cielos. Sus naves son antiguas, casi obsoletas y la mayoría de su material bélico se remonta a los años de la interminable y sangrienta guerra con Irak, en los 80. “En 10 horas, su fuerza aérea desaparecería sólo si se enfrenta con los Emiratos Árabes Unidos”, confía un general norteamericano retirado que conoce Medio Oriente como pocos. Irán es 20 veces más grande que EAU. Sin embargo, el país sunita lo supera ampliamente en arsenal y formación. Y economía. ¿Qué pasaría si en una hipotética contienda se suman Estados Unidos, Israel, Arabia Saudita y demás vecinos?

Washington ya destinó a su portaaviones USS Abraham Lincoln para sumarse a la Quinta Flota que espera instrucciones en las inmediaciones del Golfo Pérsico. De acuerdo a una información del diario The New York Times, el presidente norteamericano Donald Trump podría ordenar el envío de 120 mil tropas a la región. Esa fuerza no es suficiente para una invasión, aunque sí para disuadir y estar preparado para cualquier acción inmediata.

“Este momento en la historia -porque el enemigo ha entrado en el campo de confrontación con nosotros con toda la capacidad posible- es el momento más decisivo de la Revolución Islámica”, dijo el general Hossein Salami de la IRGC el jueves por la mañana. Retórica y realidad se confunden en los enunciados de los uniformados radicales. Por las dudas también se pidió a miles de jihadistas que estuvieran atentos a una convocatoria por parte de los clérigos.

Las amenazas y una mayor presencia de los Estasdos Unidos en la región pone en evidencia otra de las líneas rojas que Irán no debería cruzar. El escalamiento de las hostilidades propuesto desde el régimen tiene que contar con la pericia de no poner en riesgo vidas norteamericanas. De hacerlo sería un error fatídico que encontraría una réplica inmediata y devastadora. Teherán lo sabe a la perfección.

En cambio, sí tiene pensado la utilización de sus “satélites” en la región para sus ardides. Se trata de las milicias irregulares desparramadas en Irak y Siria, desde donde puede hacer daño sin exponer su rostro. Estas son alimentadas y entrenadas por la Guardia Revolucionaria Islámica que comanda en las sombras Qassem Soleimani, jefe de las Fuerzas Quds y una pieza clave de Khamenei y el balance de poder interno.

Estos grupos están conformados por mercenarios pakistaníes y afganos a quienes el régimen les paga una fortuna. El salario de estos contratistas duplica al de un médico iraní en su propia tierra. Infinitamente superior al de un maestro o un obrero. Esto también es una fuente de indignación y protestas entre la población. El poco dinero que tiene es destinado a terroristas extranjeros.

Sumado a ello, la IRGC de Soleimani se queda con un tercio del total del presupuesto de la nación. La ciudadanía sabe que es hora de que ese dinero se destine a otras prioridades en lugar de financiar las maniobras del régimen fuera de sus fronteras y sus objetivos geopolíticos. Entre esas bocas que alimenta el tesoro chiíta está la más costosa: la organización terrorista Hezbollah.

Khamenei moverá con intermitencia esas fichas en su zona de influencia. La más grande de ellas es justamente la libanesa que podría constituirse en su punta de lanza para acosar desde el norte al socio estratégico de los Estados Unidos en la región: Israel. Ya lo hizo en el pasado. Lo hará desde el Líbano y Siria, donde la presencia de la teocracia es más explícita. En este segundo país -donde tanto ellos como los rusos se manejan como si Bashar Al-Assad no existiera- existen bases y sitios de lanzamiento de misiles iraníes que están en el radar israelí. Tel Aviv resolvería en minutos su destrucción cuando sienta que el peligro se convierta en algo más tangible.

En tanto, para simular fortaleza, es probable que el líder supremo continúe con las amenazas mediante pequeñas acciones y provocaciones. Las averías a cuatro buques comerciales es una muestra de ello. Habría más. Eso sí: teniendo la prudencia necesaria para no traspasar límites que no cuenten con puertas de escape.

Otra pieza de este ajedrez fue movida en el tablero. Es la que desplaza el presidente Hassan Rouhani. La nuclear. Luego de las sanciones que ahogan una ya devastada economía, avisó a Europa que no continuará limitando su producción de agua pesada y de uranio enriquecido. Fue una amenaza que hizo sonar las alarmas en los otros países firmantes del Plan Conjunto de Acción Comprehensiva rubricado en 2015 y abandonado por los Estados Unidos en 2018.

Rouhani pretende sólo una cosa: algo de oxígeno financiero ante los castigos de Washington. Alemania, Reino Unido y Francia prefieren mantener a raya la amenaza de conseguir un arma nuclear. Deberán convencer a Donald Trump de levantar las sanciones. Eso no ocurrirá por el momento pese a la presión que vayan a ejercer.

El cielo que se cierne sobre Khamenei comienza a oscurecerse. Sabe que está en una posición de extrema debilidad: no tiene capacidad militar para enfrentar una guerra abierta, en su tierra y mucho menos duradera. No posee los recursos suficientes. Las sanciones terminarán de ahogarlo económica y financieramente. Tampoco le será fácil concretar su amenaza nuclear. De empujar demasiado, también se pondrá en contra a los países europeos con los que mantiene un diálogo (por ahora) amistoso. Golpeará con sus milicias y grupos terroristas, pero sin exagerar. Deberá ser quirúrgico si no quiere desatar un conflicto que no consiga controlar.

El proceso de escalada retórica y de acciones durará un tiempo. “Apuesto a que en seis meses Irán se sienta a dialogar finalmente con los Estados Unidos”, confía un alto analista del gobierno de Israel a Infobae. Es el mismo que explica que la única salida posible que tiene la teocracia es un “cambio absoluto de comportamiento”. ¿En qué consiste esa mutación? Adiós al programa nuclear, punto final para las agresiones retóricas y abandono absoluto a la financiación de grupos terroristas en el extranjero como Hezbollah. “Es difícil que ocurra, pero es el más realista de los escenarios”, dice.

Por estas horas, Khamenei se debate. ¿Sigue los consejos de Soleimani, arquitecto de hostilidades y decidido a ir a una confrontación más cruenta o se presta más a la estrategia de Rouhani? Es probable que utilice a ambos: a su general para el escalamiento y a su presidente para la mesa diplomática. El primero no es consciente del peligro en el que está inmerso y “es un extremista que sólo sirve para situaciones de guerra irregular, como en Irak”, explica aquel informado observador. El segundo de ellos quiere que sobreviva algo de su trabajado programa nuclear.

Es de imaginar que de aquí a algún tiempo antes de que finalice el año pueda concretarse una cumbre del más alto nivel, tal como ocurrió con Corea del Norte y los encuentros entre Jong Kim-un y Trump. Sin embargo, un error del jefe de las Fuerzas Quds haría colapsar el régimen y el poder que hoy concentran el ayatollah y los mullah desde hace 40 años se derrumbaría.

Seguir leyendo

Mundo

Los militares que mantuvieron al chavismo en el poder van dejando solo a Nicolás Maduro

Publicado

on

Dos hechos puntuales demuestran que el más poderoso movimiento de chavistas contra Nicolás Maduro surge de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. La mayoría de militares involucrados en el 4 de febrero (4F), día de la intentona golpista de Hugo Chávez, y el 27 de noviembre (27N) que pretendieron líderes fundamentalmente de la aviación con el general Visconti al frente, están enfrentados a Maduro, abierta o solapadamente. De esos militares hay detenidos dos símbolos principales: el mayor general Miguel Rodríguez Torres y el general en Jefe Raúl Isaías Baduel. Fuera del país hay muchos de ellos, como el mayor general Cliver Alcalá Cordones y una amplia gama de oficiales de diversos grados y componentes.

Pero también los hay aquellos que aún comparten el poder, como Francisco Arias Cárdenas y el más poderoso Diosdado Cabello con todo un grupo de militares activos y retirados.

Contra Maduro se ha ido uniendo figuras que han sido génesis en la revolución, opositores radicales, también aquellos que siempre vieron en Hugo Chávez una figura peligrosa para la democracia, además de una importante mayoría del país llano y sencillo que sufre las inclemencias de la crisis.

A eso hay que sumarle que el barco de poder que comanda Nicolás Maduro va siendo abandonado de manera precipitadamente por gran cantidad de militares. Veamos el caso más reciente, el del general Ramón Ysmar Rangel, que se suma al que unos días atrás hiciera el jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), Manuel Cristopher.

El video de Rangel

El hoy general de división de la Aviación Ramón Ysmar Rangel era Coronel cuando fue nombrado segundo gerente general del Consejo Administrativo de la empresa TECAL S.A. en Cuba, que Hugo Chávez creó en diciembre 2011. Entre sus competencias estaba controlar, vigilar y fiscalizar lo relacionado a esa empresa por la parte venezolana. Su estadía de seis años en Cuba para 15 años en misiones diplomáticas fue durante la revolución bolivariana.
Hace casi dos meses el general salió precipitadamente de Venezuela y se presentó al equipo militar de Juan Guaidó, que está funcionando desde Bogotá, Colombia. La insistencia del oficial es que Estados Unidos le conceda una visa para radicarse en ese país norteamericano.

Pero al pasar los días e írsele agotando el tiempo de permanencia como turista en el vecino país, el alto oficial presiona la solicitud de Visa argumentando que él se separó del poder en Venezuela y que puede hacer importantes aportes.

Alguien le recomendó a Rangel que eso de separarse en silencio del chavismo no lo hacia acreedor ni a la tarjeta fronteriza y que por lo menos hiciera un video donde dejara claro su deslinde.

Es así como al general conocido en la Fuerza Aérea como La Bestia Rangel, grabó el video, donde destaca que lo que hay en Cuba es una dictadura comunista que los Castro le impusieron a la isla por más de 60 años, resaltando que la pobreza que tienen no es por el bloqueo económico sino por la mala administración de los bienes, que favorecen a la cúpula de poder en detrimento del pueblo cubano.

A su juicio lo que ha funcionado en Cuba, para mantenerlos como están, es el psico terror, que ahora también se le ha aplicado a Venezuela. Habla de la necesidad de enfrentar el miedo, de protestar para cambiar el sistema político en Venezuela.

El alto oficial incluso desliza la posibilidad de que hayan sido los cubanos quienes mataron a Chávez para quitarlo del medio. Le pide a la Fuerza Armada que se apegue al artículo 328. Habla de retomar nuestra soberanía y de ser leales a la patria.

Este oficial pertenece a la promoción 1987 y es piloto de la Fuerza Aérea. Su promoción pasa a retiro en julio del próximo año. Tiene desde hace décadas estrecha relación con el comandante y ex gobernador del Zulia Francisco Javier Arias Cárdenas.

Fuerte rechazo en la Aviación

Los análisis sobre el video del general ha traído, entre oficiales de la Fuerza Aérea, un fuerte sentido crítico. Veamos algunas de esas opiniones.
Un oficial manifestó que “durante los seis años que estuvo en Cuba realizaba triangulaciones con otros países de corte comunista chavista. No fue que ahora se aprendió la Constitución con el 328. Yo creo que es tan infiltrado como el otro (Oropeza Pernalete) quien se pronunció con braga de vuelo sin portanombre de comandante general, que duró cuatro años y le quitaron la Fuerza Aérea en diciembre y ahora está arrepentido”.

Una oficial considera al general Rangel “buen cadete, pero nunca tuvo las credenciales para estar entre los primeros de su promoción y era como los llamamos un cácora. Fue buen piloto, bronquero y por eso en el 92 tuvo la ocasión de levantarse entre el grupo del 27N contra el Gobierno democrático de entonces”.

En cuanto a lo manifestado en el video, considera que “su discurso es muy confuso. Un individuo que estuvo seis años, seis años, no tres meses, sirviendo en la isla de Cuba yo no me arriesgo a poner las manos en el fuego por él. Moreno Rangel fue un participante del intento de Golpe del 27 de noviembre de 1992. Desde entonces ha sido un leal al chavismo”. Destaca la oficial que “él fue un hombre muy duro con quienes no estábamos de acuerdo con ese golpe de Estado. Sus subalternos sufrieron su inclemencia.
Así que escucharlo querer reivindicarse, después de haber sido parte del problema, es complejo de entender y asumir. Si eso vale para que otros se arrepientan, bienvenido sea”. “Es una dicotomía eso de ‘mi comandante Chávez’ y oírle hablar de un castro-comunismo cuando él se fue a servirle a los cubanos por seis años”.

Otro oficial fue más expresivo al oírlo. “Coñ… con estos hij…, queriendo lavar su colaboracionismo al régimen genocida con un videito. Eso lo hacen porque saben que los del régimen tienen los días contados y van a caer todos. Muestra de lo cobardes que son.Esos desgraciados deben pagar sus delitos, preferiblemente en el exterior, porque aquí corren el riesgo de que los suelten”.

Hay quien enfatiza no estar de acuerdo con “esa amnistía total. Fíjense que esa declaración es un descaro por parte de una persona que después que se ha enriquecido ilícitamente ahora dice que está de parte del pueblo. No, que va”.

Un aviador dice qué hay que dejarse de tonterías. “Ahora lo que busca gente como Rangel, es salvar su pellejo y no por hacer una sincera rectificación. Sin tomar en cuenta que la intención puede ser también colearse en el cambio político del país, para salir nuevamente en el futuro con la plaga ideológica del chavismo. Ó No, no, a mí que no me vengan a que a esta altura cuando el narcogenocida régimen está en coma, salgan con eso videos”.

Chavismo sin Maduro

Un oficial menos emotivo dice que “analizando esta situación estoy pensando en varios escenarios y cada uno me lleva a opiniones diferentes, desde el escenario de la Contrainteligencia, ya que él viene de estar seis años en Cuba hasta el escenario de ‘sálvese quien pueda’. Pasemos por el escenario de la infiltración junto con Cristopher Figuera, eso es chavismo sin Maduro. Lo interesante es medir el impacto verdadero de lo que dijo Rangel, entre la gente del 27N, en la actual Fuerza Aérea”.

Un joven oficial se pregunta: “¿Y este individuo tuvo que vivir seis años en Cuba para darse cuenta de la situación? Tarde piaste. Lo que me sorprende es que se refiera al resentido de Sabaneta (Hugo Chávez) como ‘mi comandante’, ahí la terminó de poner. ¿Qué hace en el exilio? Es sabroso de un día para otro brincar la talanquera y desde allá pronunciarse. No creo en chavista, ni en golpista 27N arrepentido”.

Opina un piloto: “A ese personaje lo conocemos muy bien, seguro que se ha enriquecido y disfrutado plenamente de la revolución y debe pagar ante la justicia por lo que ha hecho. Aunque por ahora todo el que perjudique a la revolución y pueda aportar para el cese de la usurpación, bienvenido sea”.
“Ese es un chavista enfermo. ¿Qué estará buscando salvar? Seguramente su fortuna, porque para ayudar a Venezuela no es”.

La amargura contra quienes actuaron el 27N es evidente. “La cantidad de muertos que estamos contando no tiene solamente el sello de Maduro y la revolución, también tiene el sello de cada uno de los generales del régimen y Ramón es uno de ellos, como también tuvo el sello de los soldados y los civiles muertos del 92. Es como mucha sangre acumulada en esas manos”.

Para un veterano el caso del general Rangel “es lo mismo que sucedió con Oropeza Pernalete, después de cambiarle la fecha de la creación de la Fuerza Aérea del 10 de diciembre para el 27 de noviembre. La Fuerza Aérea empezó a decaer cuando Chávez nombró a Oropeza Pernalete, primo de Marisabel de Chávez. Ahora también sale Ramón con ese videito y desde el exterior”.

Recordó que Rangel, junto con Magallanes, fueron quienes bombardearon Caracas el 27N. “Ellos lanzaron las bombas cerca dé Miraflores, que gracias a Dios de lo mediocres que eran, lanzaron las bombas de Bronco por debajo de la altura de activación de la espoleta y por eso no se activaron. Igual pasó con la que lanzaron en la Escuela de Aviación Militar, que cayeron pero no se activaron. ¿Qué se puede esperar de unos tipos que bombardearon el Alma Mater en la que fueron formados?”.

Lo que va quedando de la nave que pilotea Nicolás Maduro es una gran soledad en el poder.

Seguir leyendo

Mundo

Las imágenes científicas que despiertan curiosidad por sus asombrosos detalles

Publicado

on

Una reseña de fotografías microscópicas, o mediante el uso de telescopios y otros aparatos de gran precisión fueron compiladas en un libro de la fotógrafa y científica Felice Frankel del MIT, lo que generó la admiración de la comunidad científica

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias