Connect with us

Hi, what are you looking for?

Mundo

Crece la figura de Michelle Bolsonaro para intentar sacarle votos a Lula de cara a las elecciones en Brasil

En las encuestas, el actual presidente corre con más de 10 puntos de desventaja ante el líder del PT. La mayoría de las mujeres apoya a Lula y están disconformes con Bolsonaro.

 

Tal vez no lo haya tenido en cuenta cuando criticó a dos mujeres en pleno debate televisivo y las acusó de victimizarse. Tampoco cuando excluyó a las mujeres de su equipo de transición al asumir la presidencia. Mucho menos cada vez que lanzó comentarios machistas y misóginos en los primeros meses de gobierno.

Recién en los últimos meses Jair Bolsonaro intentó moderar su tono. No lo hizo por convicciones, tal como afirman los expertos, sino por la relevancia del voto femenino en las próximas elecciones presidenciales de Brasil. Hoy, la mayoría de ellas apoyan a Luiz Inácio Lula da Silva y le dan la espalda al líder de extrema derecha.

Para tener dimensión, las mujeres representan el 53% del electorado. El 51% de ellas tiene una mirada negativa sobre el gobierno de Bolsonaro y sólo el 19% lo apoya, según el último relevamiento realizado por la consultora Quaest. En este contexto adverso emergió una figura y apuesta para la campaña del presidente brasileño: Michelle Bolsonaro.

La esposa del mandatario levantó su perfil en los últimos meses y hoy figura no sólo en los actos de campaña sino también en las propagandas electorales televisadas, incluso más de lo permitido, tal como consideró el Tribunal Electoral de Brasil. Bolsonaro y su equipo intenta que Michelle acerque a un electorado que hoy es reticente a votar por la reelección del presidente. Ella ampliamente más conocida que Janja, la esposa de Lula.

Un discurso para acercarse a las desencantadas

Hasta hace no mucho tiempo a Michelle Bolsonaro sólo se la podía ver en esporádicas presentaciones junto a Jair. Hoy todo cambió. “Ella tiene un discurso de ama de casa, de mujer feliz, de una persona que tiene una pareja maravillosa y busca transmitir ese sentimiento hacia las otras mujeres”, le explicó a TN el consultor político Caio Manhanelli.

Crece la figura de Michelle Bolsonaro para intentar sacarle votos a Lula de cara a las elecciones en Brasil

Principalmente, la presidencia de Bolsonaro estuvo marcada por dos fenómenos inesperados: la pandemia y una inflación récord. “En Brasil, muchas mujeres son jefas de familia que por el aumento de los precios sintieron un fuerte impacto en el poder adquisitivo, un elemento que habían mejorado sustancialmente durante los años de Lula”, analiza para este artículo la consultora María Eugenia García.

Sin plata en el bolsillo, el malhumor social aumenta. Y si se lo compara con los primeros años de presidencia de Lula –cuando Brasil aspiraba a entrar al grupo de las grandes potencias económicas mundiales con estabilidad y crecimiento- el malestar con Bolsonaro es todavía mayor.

Otra crítica que acarrea el actual mandatario, tal como analizan los expertos, es la inseguridad sanitaria que tuvieron las mujeres durante el pico de la pandemia. “Bolsonaro no dio mucho respaldo en este sector”, enfatizó la analista García, también directora de World Wide Elections.

Difiere del comentario de la propia Michelle, quien en una intervención en Río de Janeiro en julio aseguró que su esposo “fue el presidente que más leyes sancionó para proteger a las mujeres”, por ejemplo, con mejoras en salud. Parte de la campaña.

El objetivo de consolidar el voto evangélico

Jair Bolsonaro siempre se identificó como católico, pero tras casarse con Michelle se dejó bautizar en las aguas del río Jordán como evangélico, iglesia a la que comenzó a asistir. Ella es reconocida como una ferviente evangélica. El perfil conservador y con educación militar lo acerca a los sectores más de derecha en Brasil.

Esto hace que Bolsonaro tenga ventaja entre la clase alta y evangélica, mientras que Lula se hace más fuerte entre los brasileños de clase baja, según los sondeos realizados por el instituto Datafolha. Las apariciones de la primera dama buscan consolidar el vínculo del presidente con su sector.

Crece la figura de Michelle Bolsonaro para intentar sacarle votos a Lula de cara a las elecciones en Brasil

“Su principal fuerza es el electorado evangélico”, afirmó Adriano Laureno, analista político de la consultora Prospectiva. Agrega, además, que su manera de hablar “se asemeja mucho a la de los pastores” con constantes alusiones a Dios y a nociones como el bien y el mal.

Recta final de una campaña caliente

Faltan exactamente dos semanas para que los brasileños asistan a las urnas. Hay 156 millones de personas habilitadas y Lula corre con amplia ventaja en todas las encuestas. El último informe presentado el jueves por Datafolha colocaba a Bolsonaro con un 33% mientras que el expresidente llegaba a 45%. Necesita más de 50% para ganar en primera vuelta.

Los más cautos aseguran que los brasileños volverán a votar en un balotaje el 30 de octubre. Otros se animan a pensar con un batacazo en primera vuelta. En lo que sí coincide la mayoría es que la recta final de la campaña será más vertiginosa y confrontativa.

Las últimas semanas están bastante agitadas”, le aseguró a TN Caio Manhanelli, director de la asociación brasileña de consultores políticos, para luego advertir: “estamos teniendo casos aislados de violencia política, sobre todo a niveles locales, donde hay grupos más acostumbrados a esta situación”.

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement

También te puede interesar

Espectáculos

La actriz está en España para presentar la película Objetos y dio una entrevista en un popular show

Deportes

Se trata de Alberto Escobar, quien permanecía detenido en la comisaría 12da. en averiguación del siniestro vial. En el vuelco ocurrido el miércoles murió...

Politica

En el marco de la cuarta jornada de la gira por Estados Unidos, el ministro del Interior y los mandatarios provinciales acordaron con la...

Economia

Estaban destinados al consumo animal y no contaban con la documentación respaldatoria correspondiente. El valor de la mercadería se estima en $162 millones.

Advertisement