Connect with us

Mundo

Llegó la lluvia a Australia y se apagaron 32 de los 120 focos de incendio

La lluvia que se registra en el este de Australia desde el viernes ayudó a extinguir la mayoría de los incendios en esta región.

Publicado

on

La lluvia que se registra en el este de Australia desde el viernes ayudó a extinguir la mayoría de los incendios que se registraban en esta región, pero las llamas continúan devastando el sur y sureste del país, según las autoridades.

El sábado, se registraban en el país 88 focos de incendio frente a los 120 que había hace algunos días, según portavoces de los servicios de bomberos de Nueva Gales del sur, el más afectado por las llamas.

“Continúa lloviendo en algunas de las regiones donde había incendios”, dijeron, felicitándose porque las precipitaciones y el descenso de las temperaturas ayudan a contener los focos de incendio aún activos.

En el norte de Australia, en el Estado de Queensland, hubo fortísimas tormentas la noche del viernes al sábado que produjeron inundaciones y el cierre de carreteras. No se registró ninguna víctima.

Después de un largo periodo de sequía y de temperaturas excepcionalmente altas, el viernes comenzó a llover en algunas regiones de Australia y el país parece pasar de un extremo a otro, ya que las precipitaciones podrían ser las más intensas en los últimos 10 años.

El sábado, dos importantes incendios en el sur de Nueva Gales del Sur y en el vecino Estado de Victoria seguían sin poder controlarse, pero los servicios de meteorología prevén lluvias abundantes este domingo y lunes en esta zona.

En la isla Canguro, un refugio para la fauna y la flora situado al sur, las llamas han matado a buena parte de los koalas, pájaros y ciertos tipos de marsupiales.

Estos incendios forestales, que ya dejaron 29 muertos y son una muestra clara del cambio climático, se vieron agravados por el tiempo particularmente caluroso y seco que se registra en Australia desde hace meses.

El fuego ha devastado inmensas superficies de selva en el este y sur de Australia, ha diezmado el ganado y destruido unas 2.000 casas. Las autoridades advierten de que la crisis no ha terminado ya que faltan semanas para que termine el verano.

Advertisement

Mundo

La normalidad empieza a volver a la ciudad cuna del coronavirus

Según la agencia de noticias estatal Xinhua, ayer, en el primer día de levantamiento de las restricciones, 620.000 personas usaron el transporte público de la ciudad del centro de China, lo que supone un marcado incremento en relación a la actividad anterior a la cuarentena.

Publicado

on

Por

Los residentes de Wuhan, la ciudad china cuna del coronavirus, retomaban hoy poco a poco sus actividades mientras se adaptaban a la nueva normalidad tras 76 días cuarentena, con un esquema que incluye el uso obligatorio de mascarillas, códigos sanitarios y distancia social.

Ayer, unos 52.000 pasajeros salieron de Wuhan en tren, avión o autobús, mientras que otras 31.000 entraron a la ciudad, que tiene 11 millones de habitantes y es capital de la provincia de Hubei.

Sin embargo, las limitaciones para circular seguían siendo la norma en la ciudad donde se registraron los primeros contagios por el virus, a principios de diciembre de 2019, y que fue puesta en cuarentena el 23 de enero.

“Esta comunidad no tiene contagiados, pero eso no significa que haya cero riesgos. Prepare su código QR verde para usar el transporte público y mantenga la distancia social”, dice un cartel colocado sobre una de las vallas que impiden que la gente salga de las comunidades de vecinos.

A la par que los ciudadanos comenzaban a poder circular, el tráfico volvía a complicar la circulación en algunas calles, como la avenida Dazhilu, donde el tránsito enérgico de bicicletas, peatones y autos rompió la calma de los últimos dos meses, informó la agencia de noticias EFE.

La apertura de locales, como los de telefonía, generó largas colas de personas buscando realizar trámites atrasados en tiendas como Huawei o Apple.

Otras personas simplemente paseaban a sus perros, se tomaban fotos, pedían comida para llevar o salían a caminar y hacer ejercicios por la rivera que da al río Yangtsé, hasta hace unos pocos meses uno de los principales centros turísticos de la ciudad.

En un café, uno de los empleados, se mostró confiado en que poco a poco volverá la normalidad.

“La gente volverá a consumir como de costumbre. Creo que la gente joven no tendrá traumas ni nada por el estilo, pero para la gente más mayor va a ser diferente”, dijo el hombre a EFE.

Uno de sus clientes, Joshua, un británico que vive en Wuhan, contó que a los vecinos de su comunidad se les permite salir dos horas por día, tiempo que ha aprovechado para andar en bicicleta y tomar un café.

Joshua dijo creer que la vuelta a la normalidad va a ser difícil para Wuhan: “La normalidad va a tardar en llegar aquí. Tengo amigos chinos que dicen que en las próximas semanas sólo van a salir para comprar algunas cosas”, señaló.

Por otra parte, la Comisión Nacional de Sanidad de China reportó hoy dos muertes por Covid-19, la enfermedad que causa el virus, en el país asiático, ambas en Wuhan, que también cuenta con 135 de los 176 pacientes que permanecen en estado grave identificados a nivel nacional.

El número de contagiados “activos” continúan a la baja en China, donde según las cifras oficiales quedan 1.160 casos activos.

A pesar de que el país diagnosticó ayer 63 nuevos casos -61 de ellos procedentes del extranjero-, la tasa diaria de pacientes recuperados es mayor que la de nuevos positivos.

Así, el total en China desde el inicio de la pandemia es de 3.335 decesos entre los 81.865 infectados diagnosticados y 77.370 dados de alta tras haber superado la enfermedad.

Seguir leyendo

Mundo

Los muertos y contagios diarios por coronavirus vuelven a bajar en España

El Ministerio de Sanidad informó de 683 nuevos fallecimientos por Covid-19, lo que supone 74 menos que el día anterior, cuando murieron 757 personas.

Publicado

on

Por

Tras dos días de repuntes, la cifra de fallecidos diarios y el número de contagios por coronavirus volvió a bajar hoy en España, donde se registraron 683 víctimas fatales en las últimas 24 horas, que elevan el total de muertos a 15.238, mientras los diagnósticos subieron en 5.756, situando el global en 152.446 personas.

El Ministerio de Sanidad informó de 683 nuevos fallecimientos por Covid-19, lo que supone 74 menos que el día anterior, cuando murieron 757 personas.

Después de dos días consecutivos de leves repuntes también en el número de contagios, España sumó 5.756 nuevos contagios, hasta llegar a los 152.446.

Asimismo, se sigue incrementando la cifra de recuperados, con 4.044 personas más, lo que eleva el número total de altas a 52.065.

Como ya sucedió en la jornada previa, el Ministerio de Sanidad no informa del recuento de pacientes ingresados en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) a la espera de que las autoridades regionales, que están a cargo del servicio sanitario trasladen los datos acumulados.

Los expertos que asesoran al gobierno español en la crisis del coronavirus aseguran que ya se superó el pico de contagios y que la pandemia se ralentizó y empieza a remitir, de ahí que el objetivo es “consolidar” la tendencia descendente en las próximas semanas.

España atraviesa su cuarta semana de confinamiento y la más dura en términos de restricciones, ya que a partir de la próxima semana el país podrá retomar las actividades económicas no esenciales suspendidas por un decreto que endureció el confinamiento desde el 30 de abril último.

El presidente del gobierno, Pedro Sanchez, defendió hoy en el Congreso de los Diputados la prórroga del estado de alarma hasta el 25 de abril en unas condiciones igualmente duras ya que la población seguirá sin poder salir salvo para acudir a los supermercados, farmacias o trabajar.

A partir del 26 de abril comenzaría una fase de “desescalada” muy “gradual” y “dura” que permitiría ir recuperando la actividad económica y social, a la vez que se incorporarán mecanismos para seguir monitorizando la evolución de la pandemia y aislando a los enfermos.

Seguir leyendo

Mundo

Francisco continúa las celebraciones de una Semana Santa atípica

El Papa encabezará este jueves desde las 18 de Roma la misa dedicada a la “Cena del Señor” y mañana escuchará la homilía del predicador Raniero Cantalamessa en la denominada celebración de la Pasión del Señor.

Publicado

on

Por

El papa Francisco continuará hoy las celebraciones de una Semana Santa en la que, por las medidas para restringir el coronavirus, por primera vez en su pontificado no hará el tradicional rito del lavado de pies de Jueves Santo y hará el Vía Crucis en la Basílica de San Pedro y no en el Coliseo romano.

El pontífice encabezará este jueves desde las 18 de Roma (13 de Argentina) la misa dedicada a la “Cena del Señor”, en la que no hará el tradicional rito de lavado de pies que en los años precedentes había hecho a inmigrantes y presos.

Será la primera vez que Jorge Bergoglio celebre la misa de Jueves Santo en la Basílica vaticana, luego de haber celebrado en cárceles (2013, 2015, 2017, 2018 y 2019), en un centro para discapacitados (2014) y en una estructura para inmigrantes (2016).

Mañana, e Papa escuchará la homilía del predicador Raniero Cantalamessa en la denominada celebración de la Pasión del Señor, desde las 17 locales en la Basílica de San Pedro, donde hará la tradicional postración frente al altar.

Luego, a las 21 de Roma (16 de Argentina), Francisco encabezará el Vía Crucis que, por primera vez en su pontificado, no se hará en el Coliseo sino que tendrá en una primera etapa alrededor del obelisco de la Plaza San Pedro, y el resto en el área de ingreso a la Basílica. Junto al pontífice estará colocado el Crucifijo que según la tradición católica salvó a Roma de la peste en el siglo XVI.

El sábado, siempre con la transmisión en streaming por los canales oficiales del Vaticano, el Papa presidirá la Vigilia de Pascua en la Basílica de San Pedro, aunque sin los clásicos bautismos a mayores de edad que caracterizan la celebración.

El domingo, desde las 11 de Roma (6 de Argentina), Francisco encabezará la misa de la Resurrección del Señor.

Luego impartirá la bendición “Urbi et Orbi” (a Roma y al mundo), aunque por primera vez no lo hará desde el balcón central de la Basílica desde el que se asomó al mundo tras ser elegido el 13 de marzo de 2013, sino que lo hará desde dentro de la Basílica.

En su bendición, se espera que el Papa, además de un mensaje referido a la pandemia, recorra algunos de los conflictos mundiales de la actualidad, como las situaciones en Yemen, Venezuela, Irak y Siria.

El pontífice inició las celebraciones de la Semana Santa el pasado domingo, cuando convocó a estar cerca del “que sufre y está solo y necesitado” durante la pandemia de Covid-19, y calificó como “los héroes de hoy” a las personas que trabajan frente al coronavirus, al celebrar en la Basílica de San Pedro la misa por el denominado Domingo de Ramos.

Seguir leyendo

Tendencia