Connect with us

Politica

La jugada de Alberto Fernández para calmar al sindicalismo y lograr que las paritarias no se desboquen

Publicado

on

El Gobierno intenta contener al sindicalismo peronista y alinear a sus dirigentes detrás del objetivo de la moderación salarial en las paritarias 2020. No es fácil. Por eso Alberto Fernández en persona encabeza los contactos que comenzaron en las últimas 48 horas con distintos dirigentes gremiales y que podrían incluir la semana próxima un encuentro con la CGT, las dos CTA y otros sectores.

Al Presidente le preocuparon algunas señales de malestar que surgieron en las últimas semanas entre los gremialistas en materia salarial: es que necesita paz sindical para que las paritarias no se desboquen y así desalentar las expectativas inflacionarias en medio de las negociaciones con el FMI.

Esa estrategia explica la reunión de anteayer de Alberto Fernández y Hugo Moyano, el almuerzo de ayer entre el Presidente y el cosecretario general de la CGT, Héctor Daer, además del encuentro que se estaría planificando para la semana próxima con la conducción cegetista, las dos CTA y otros sectores.

La inflación de enero que se anunció ayer (2,3%, la más baja desde julio) causó alivio en el Presidente en esta jugada sindical, ya que con un índice descendente se aliviana la presión salarial y la tentación de recurrir a una herramienta que desalentó públicamente Alberto Fernández: la cláusula gatillo de actualización automática de los sueldos, decisiva cuando el costo de vida sube sin freno.

El Presidente necesita mostrarle al FMI que los sindicatos están alineados con la estrategia de moderación salarial que impulsa el Gobierno: es clave la foto de los principales caciques gremiales en el palco de la Cámara de Diputados, anteayer, para escuchar al ministro Martín Guzmán hablar sobre la renegociación de la deuda. De la misma forma, políticamente es fuerte la imagen de un “aliado díscolo” como Hugo Moyano entrando a la Casa Rosada para reunirse con Alberto Fernández.

Tiempos felices: Alberto Fernández y los Moyano, antes de que asumiera el actual gobierno
Tiempos felices: Alberto Fernández y los Moyano, antes de que asumiera el actual gobierno

Las luces amarillas se prendieron en el tablero de control del primer mandatario con una sucesión de gestos y declaraciones que confirmaron la bronca de varios sindicalistas. Moyano, que acumula malestar por haber quedado afuera del reparto de cargos oficiales, se diferenció al firmar el 5 de este mes un aumento del 26,5% para el primer semestre, lo que representó un 49,5% en el año. Es decir, pactó un porcentaje elevado y sin sumas fijas, todo lo contrario de lo que quería el Gobierno.

Una semana antes ya había dado una señal otro gremio moyanista, la Unión de Trabajadores de Entidades Civiles y Deportivas (UTEDYC), al firmar un porcentaje sin sumas fijas: 20% para los primeros siete meses de 2020, en dos tramos una cuota del 10% en abril y dos cuotas del 5% en mayo y en julio.

La resistencia del gremialismo en seguir la sugerencia del Gobierno en el plano salarial (pactar sumas fijas como anticipos y postergar las paritarias hasta junio) derivó en un virtual estado de rebeldía de algunos sindicatos que se negaban a seguir esta “recomendación”.

La tensión llegó a un nivel tan elevado que el 30 de enero debió reunirse de urgencia la mesa chica de la CGT para discutir este tema y tampoco hubo un acuerdo en sintonía con el pedido oficial: sólo se pudo acordar que la central obrera dejaba en libertad de acción a los gremios y que cada uno decidiría si negociaba un porcentaje o una suma fija. Gusto a poco para la Casa Rosada.

Para colmo, a las paritarias fuera de la pauta oficial se sumaron declaraciones que confirmaban el pésimo ánimo de algunos dirigentes gremiales. El cosecretario general de la CGT Carlos Acuña, del sindicato de trabajadores de estaciones de servicio, se endureció: “Yo estoy viendo que en vez de preocuparse en recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores, nos están diciendo que hay que ser responsables y que no hay cláusula gatillo”, dijo este sindicalista enrolado en el barrionuevismo.

No fue la única crítica contra el Gobierno. En diálogo con Radio Concepto, también dijo: “Veo declaraciones como que pareciera que los responsables de la inflación fueran los salarios. ¿Cómo vamos a conseguir un aumento salarial por encima de la inflación para que haya más consumo?”.

Otras frases sugestivas de Acuña: “No veo que se preocupen mucho por la deuda interna”“En campaña se comprometen y después dan la espalda”.

Su jefe sindical, Luis Barrionuevo, reapareció hace una semana y su mensaje tampoco fue elogioso hacia Alberto Fernández. “Tenemos esperanza en general, pero seguimos con ajuste más ajuste”. “Vivimos en democracia, vamos a fortificar la CGT no vamos a deja de peticionar lo que es parte de los trabajadores”. “Nosotros le decimos al Gobierno y los empresarios que las paritarias no se discuten. La paritaria es la herramienta fundamental para discutir los salarios y las condiciones de trabajo. No aceptamos sumas fijas. Cada uno sabe cómo discutir su paritaria”.

Luis Barrionuevo y Carlos Acuña, dos de los primeros críticos sindicales del Gobierno
Luis Barrionuevo y Carlos Acuña, dos de los primeros críticos sindicales del Gobierno

Desde el sindicalismo cercano al kirchnerismo, como la Corriente Federal de Trabajadores, hubo dichos que alertaron a la Casa Rosada: el líder del gremio de los canillitas, Omar Plaini, dijo que las paritarias serán “libres y sin techo” y advirtió que ningún sindicato querrá “perder frente a la inflación” en materia salarial. “Siempre hay que llegar al final del año sin perder poder adquisitivo”, dijo.

Cierto aire enrarecido en el ambiente sindical hizo que Alberto Fernández apurara un plan de emergencia para evitar males mayores. Así comenzó su ronda de encuentros con sindicalistas, que espera terminar con una reunión masiva con las tres centrales obreras y otros sectores gremiales. Cerraron sus acuerdos salariales un puñado de sindicatos, pero la mayoría aún está negociando.

Por el discurso en privado del Presidente incluye un pedido de ayuda y un llamado a la moderación. La reunión con Moyano fue tensa por momentos. Sobre todo cuando se planteaba la necesidad de contener las paritarias hasta junio. Se nota que la relación entre ambos se tornó gélida y que pesa en el jefe camionero la explicación de un lugarteniente de él acerca del malestar: “No nos dieron nada”. Una alusión obvia a la decisión de Fernández de no darle al moyanismo los cargos que quería.

Héctor Daer, el dirigente de mayor confianza del Presidente
Héctor Daer, el dirigente de mayor confianza del Presidente

Con Daer, en cambio, hay amistad, confianza y sintonía política. El líder de Sanidad ya se mueve como si fuera el único secretario general de la CGT, algo que le gustaría al primer mandatario y que podría suceder en agosto, cuando venza el actual mandato de la conducción cegetista y se realice un nuevo congreso para elegir autoridades. Claro que para el mismo puesto se postularía Pablo Moyano, el candidato de los desencantados del actual gobierno y que apuestan a ir endureciéndose.

Mientras Alberto Fernández mueve sus fichas para seducirlos, la mayoría de los sindicalistas prefiere esperar porque, según entiende, no es el momento de oponerse al Gobierno y aún hay expectativas de que los compensen con otros beneficios que tiene a mano el oficialismo, como la multimillonaria deuda estatal con las obras sociales en concepto de reintegros por tratamientos de alta complejidad.

En el horizonte, además, aparecen a lo lejos las elecciones de renovación parlamentaria del año próximo. Será una oportunidad para intentar recuperar algo de poder si los sindicalistas logran lugares en las nóminas de candidatos. Muchos no son optimistas. Acuña, por ejemplo, que dijo en la misma entrevista: “Es la primera vez (por los comicios del año pasado) que una lista peronista no lleva dirigentes gremiales. ¿Quién nos va a defender? ¿Los empresarios?”.

Advertisement

Politica

El Gobierno aclaró que a los trabajadores del Estado no les corresponde recibir doble indemnización

Publicado

on

Por

El Gobierno Nacional aclaró este lunes que la doble indemnización que se había dispuesto a mediados de diciembre pasado, y por el plazo de 180 días, para los casos de despidos injustificados no alcanza a los trabajadores del Estado. La nueva medida fue informada en el Decreto 156/2020 publicado en el Boletín Oficial.

Las precisiones del Poder Ejecutivo llegan en medio de los reclamos por parte de varios ex funcionarios que ocuparon diferentes cargos en el Gabinete durante la gestión de Mauricio Macri y que exigieron este beneficio luego de ser apartados de sus puestos tras el cambio de administración.

La decisión de implementar este mecanismo de compensación para los empleados que eran echados sin justa razón fue anunciada por el presidente Alberto Fernández poco después de que asumió al frente de la Casa Rosada, pero la norma no hacía distinción entre el sector público y el privado.

Por esta razón, hasta el momento cualquier persona tenía derecho -en teoría- a pedir este beneficio, con la única condición de que haya sido contratada antes del 13 de diciembre del 2019, día en el que publicó el Decreto 34/2019 que oficializó esta herramienta en el marco de una “emergencia en materia ocupacional”, declarada por el plazo de 180 días.

Este lunes, el Gobierno aclaró que la doble indemnización “no resulta aplicable en el ámbito del Sector Público Nacional”, sin importar “el régimen jurídico al que se encuentre sujeto el personal de los organismos, sociedades, empresas o entidades que lo integran”.

El oficialismo denunció que el ex presidente de ARSAT, Raúl Martínez (sentado a la izquierda en esta foto), se negó a renunciar tras el cambio de Gobierno y reclamó la doble indemnización.
El oficialismo denunció que el ex presidente de ARSAT, Raúl Martínez (sentado a la izquierda en esta foto), se negó a renunciar tras el cambio de Gobierno y reclamó la doble indemnización.

Entre los considerandos, el Ejecutivo destacó que ya es conocida “la situación que se ha suscitado en el ámbito de distintos organismos y entidades” del Estado, en los que “altos directivos con responsabilidades jerárquicas pretenden encontrarse abarcados por las previsiones de la norma”.

En este sentido, la actual administración de Alberto Fernández señaló que de la norma original “surge claramente que esa medida fue concebida para atender la situación de vulnerabilidad de los sectores más desprotegidos y, al mismo tiempo, evitar que se acreciente el nivel de desprotección de los trabajadores y trabajadoras formales”.

Además, resaltó que “tanto en el quinto párrafo como en el séptimo del Considerando” del Decreto firmado a mediados de diciembre pasado, “se aludió a la dinámica del empleo asalariado registrado privado” y que, por lo tanto, “resulta indudable que la excepcionalidad de la medida se justificó ante la gravedad de esa situación”.

“Una interpretación que condujera a extender los alcances del referido Decreto al ámbito del Sector Público Nacional estaría desprovista de toda razonabilidad y, a la vez, implicaría un palmario apartamiento de la letra y el espíritu de la norma”, sostuvo el Gobierno en el documento publicado este lunes.

No obstante, reconoció que “corresponde aclarar que no están abarcados” para cobrar la doble indemnización “los organismos y entidades individualizados en el artículo 8° de la Ley N° 24.156, entre los que se encuentran la Administración Nacional Centralizada y Descentralizada, las distintas formas empresariales y societarias en las que el Estado tiene participación total, mayoritaria en el capital o en la formación de las decisiones, incluidos entes públicos no estatales en los que el Estado tiene el control decisional –tales como el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados-”.

A finales de enero de este año, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, tildó de “insólita” la actitud adoptada por funcionarios macristas en el ARSAT que se negaban a renunciar tras el cambio de Gobierno y reclamaban la doble indemnización.

Seguir leyendo

Politica

El Gobierno estableció una batería de traspasos de organismos clave entre misterios

Publicado

on

Por

Con las firmas del presidente Alberto Fernández y de todos sus ministros, el Gobierno estableció una batería de traspasos de organismos clave entre ministerios. Se destaca el traspaso del organismo que coordina las cooperativas, que desde ahora dejará de depender de Desarrollo Social para estar bajo la órbita de Producción.

A través del Decreto 157/2020 publicado este lunes en el Boletín Oficial, el Poder Ejecutivo ordenó transferir el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) del ámbito de la Secretaría de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social a la órbita del Ministerio de Desarrollo Productivo. “La transferencia aludida comprende las unidades organizativas, créditos presupuestarios, recursos operativos, bienes, personal con sus cargos y dotaciones vigentes a la fecha. El personal mantendrá su actual situación de revista”, se informó.

En los considerando se argumentó que la políticas públicas que el Estado Nacional desarrolla a través de la cartera que conduce Matías Kulfas, se corresponden con los objetivos del INAES, constituyendo la citada cartera ministerial un ámbito más propicio para el accionar del Organismo. El INAES, organismo que está dirigido por Mario Cafierofue creado con el objetivo de ejercer en todo el país la promoción y desarrollo de la acción cooperativa y mutual, a través de la asistencia técnica, económica y financiera y la promoción de la capacitación de directivos y grupos sociales para el mejoramiento de la eficiencia en la administración y prestación de servicios por parte de las cooperativas y mutuales. Con la decisión del Ejecutivo dejará de estar bajo la órbita de la cartera que conduce Daniel Arroyo para anexarse al Ministerio de Desarrollo Productivo.

El INAES -dirigido por Mario Cafiero- funcionaba bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social, cartera que conduce Daniel Arroyo (Desarrollo Social)
El INAES -dirigido por Mario Cafiero- funcionaba bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social, cartera que conduce Daniel Arroyo (Desarrollo Social)

Por otra parte, se creó el “Consejo Federal para la Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas”, que funcionará dentro del ámbito de la Jefatura de Gabinete de Ministros “con el fin de constituir un ámbito permanente de acción y coordinación institucional para el seguimiento de todos los temas vinculados a esta ley, que contará con autonomía funcional”, que estará integrado por representantes de los ministerios de Justicia, Seguridad, Interior, Relaciones Exteriores, Desarrollo Social, Trabajo, y Mujeres, Géneros y Diversidad; además de legisladores de las Cámaras de Diputados y Senadores; un representante del Poder Judicial; un referente por cada provincia y por la Ciudad de Buenos Aires; un representante del Ministerio Público Fiscal; otro de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, y tres representantes de organizaciones no gubernamentales.

En tanto, el Ejecutivo estableció por decreto la creación de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación como organismo descentralizado, con autarquía administrativa y funcional, actuante en la órbita del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, “que tendrá como misión atender la organización y la administración de instrumentos para la promoción, fomento y financiamiento del desarrollo científico, tecnológico y de la innovación”. La misma estará a cargo de un Directorio integrado por un presidente y 10 vocales, “que se desempeñarán con carácter ‘ad honorem’”, se anunció. Por su parte, el titular del ente tendrá rango y jerarquía de Secretario y será designado por el Poder Ejecutivo.

Además, el Gobierno ordenó que se transfieran de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica y de la Agencia Nacional de Promoción Científica, Tecnológica y de Innovación a la órbita de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación, las unidades organizativas, créditos presupuestarios, recursos operativos, bienes, personal con sus cargos y dotaciones vigentes a la fecha.

Por su parte, el Presidente y los Vicepresidentes del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) tendrán rango y jerarquía de Secretario y Subsecretario. Y el Director Nacional de la Dirección Nacional de Migraciones tendrá rango y jerarquía de Subsecretario.

Seguir leyendo

Politica

Axel Kicillof sobre la deuda: “Defenderemos la provincia, pero son los países los que llevan el diálogo con los bonistas”

Publicado

on

Por

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, sostuvo que la negociación de la deuda bonaerense irá en sintonía con lo que logre acordar Nación. “Defenderemos la provincia, pero son los países los que llevan el diálogo con los bonistas”, declaró el ex ministro de Economía.

“Yo tengo una deuda de 11 mil millones de dólares, Nación de 320 mil millones, con vencimientos por 160 mil millones; es lógico que lo negocie Nación. Dicho esto, tenemos que llegar al mejor resultado, lo que está relacionado con la sostenibilidad”, analizó Kicillof en diálogo con la agencia DIB.

El gobernador resaltó que “a nosotros nos toca defender la provincia y lo vamos a hacer, pero una provincia no tiene forma de litigar en el tribunal extranjero, no tiene embajadas ni reservas internacionales”. “La experiencia muestra que son los países los que llevan adelante buena parte del diálogo con los bonistas”, agregó en relación a la negociación de la deuda que se encolumnará de acuerdo a lo que negocie Nación con el ministro Martín Guzmán a la cabeza.

En otro fragmento de la entrevista, Kicillof cargó contra la gestión anterior al manifestar que todavía no se acostumbra a ese “castillo de Disney en ruinas”, donde “abrís el agua caliente y tarda quince minutos en salir”, graficó. “Hubo un desprecio muy grande por el Estado, por sus funciones y sus trabajadores. Se ve hasta en la espantosa situación edilicia que dejaron, que es un síntoma porque tampoco trabajaban acá, alquilaban oficinas fastuosas y gobernaban a control remoto”, criticó a la gobernación de María Eugenia Vidal.

Prensa Kicillof
Prensa Kicillof

El ex ministro de Cristina Kirchner, definió sus primeros dos meses en el gobierno como “un shock de gestión”. “A mi no me van a distraer con operaciones políticas, presuntas roscas o internas. Tampoco quiero que distraigan a los bonaerenses”, agregó. Luego cargó contra los medios de comunicación porque “en los últimos 10 años no han publicado una línea positiva respecto de lo que yo hago”. Si bien aclaró que eso no le da relevancia, “sí me preocupa que se conozca lo que hace la gestión. No voy a discutir de tapa de diarios, pero me parece que sacar una tasa para pymes como la del Banco Provincia es para tapa; el problema es que se funda una empresa porque no se enteró, y eso me desespera”, remarcó.

Tras un fin de año donde prevaleció la tensión y el conflicto con Juntos por el Cambio a la hora de la negociación por la Ley Impositiva, Kicillof expresó: “Yo quiero tener una oposición, lo que me pene en alerta son los dobles discursos”. En ese sentido, reclamó que “deberían tener en cuenta el cuadro que presenta la provincia y que no es un diagnóstico que digo yo, sino que lo han dicho las urnas”. “La gente de Vidal quejándose de aumentos, cuando nada de lo que planteamos representa ni el 20% de la suba de luz que dejó firmada y que yo revertí”, agregó.

“Nos necesitamos mutuamente, venir a plantear posiciones exageradas, impostadas, cercanas al ridículo. Si ves a Jorge Macri diciendo ‘venimos a defender a la clase media’, después de un gobierno como el de (Mauricio) Macri, que significó una explosión nuclear para la clase media….suena raro”, cuestionó. “Yo entiendo la política, pero más allá de algunos oportunismos, protagonismos e internismos espero poder trabajar con ellos. Hago una invitación hacia adelante a hacerlo”, concluyó abriéndole las puertas a Juntos por el Cambio.

(Presidencia)
(Presidencia)

Al respecto de la relación tensa que se vio las últimas semanas entre el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, y su par de Nación, Sabina Frederic, el mandatario provincial buscó minimizar el tema al sostener que “hay mucha gente con ganas de meter la cuña y armar polémica”. “En el Frente de Todos, y particularmente yo con el Presidente, hay una total consonancia de criterios, ideas y posiciones. Como Vidal hizo macrismo en la provincia, la articulación era la ausencia del gobierno provincial de las definiciones. En cambio nosotros articulamos políticas y programas y no es fácil, entonces claro que pueden surgir posiciones encontradas porque cada uno tiene que mirarlo, como se dice, desde su baldosa”, analizó el referente de Cristina Kirchner.

Seguir leyendo

CLANFMOK

Tendencia