Connect with us

Mundo

La confianza de los chilenos en sus instituciones se desploma tres meses después del estallido social

Producto el estallido social, la economía chilena solo crecería en torno al 1% en 2019

Publicado

on

Tres meses después del estallido social del 18 de octubre en Chile, que ha conjugado la masiva protesta pacífica con inéditos niveles de violencia, el rechazo al mundo político ha batido récord y arrasa con todos los sectores. La desconfianza hacia las instituciones ha aumentado drásticamente, de acuerdo a la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), recientemente difundida. Apenas un 7% confía en las empresas, un 6% en el Ministerio Público, un 5% el Gobierno, un 3% en el Congreso y un 2% en los partidos, tanto del oficialismo como de la oposición de izquierda.

La popularidad del presidente Sebastián Piñera ha caído a niveles históricos en democracia: apenas un 6% aprueba la forma en que está conduciendo su Administración. La radiografía de este país que cambió representa un gran desafío para las autoridades, porque serán los propios dirigentes políticos y las instituciones quienes deberán conducir un complejo proceso para salir de la crisis, que contempla un plebiscito sobre una nueva Constitución en abril próximo.

 “La ciudadanía cree que todo se ha hecho bastante mal”, indica Lucía Dammert, académica de la Universidad de Santiago. Sobre la baja popularidad del presidente Piñera, indica: “Es difícil saber si la gente estima que lo ha hecho mal porque no ha podido controlar el orden público o porque lo han intentado controlar con mucha violencia. Hay quienes sacan cuentan alegres diciendo que su respaldo está en el 6% por la represión, pero todavía no podemos hacer esa afirmación”, indica la experta en seguridad.

Para Dammert, sin embargo, lo que es posible concluir de acuerdo a los estudios de opinión que se han difundido en las últimas semanas –incluido el del CEP–, “es que la gente tiene la impresión de que Carabineros no ha dado el ancho para el problema”. Y profundiza: “La sensación que queda después de estos tres meses es que Carabineros, si no tiene gases lacrimógenos, agua con químicos o balines, no tiene un plan alternativo, lo que ratifica la necesidad de una profunda reforma en el sistema de seguridad”.

Los hechos de violencia han disminuido en el transcurso de estos tres meses. De acuerdo a cifras oficiales, los eventos que se consideran graves han bajado considerablemente y si al inicio de la crisis llegaron a los 350 diarios –como ocurrió el 20 de octubre–, en enero solo ha habido un día en que llegaron a 10 a nivel nacional (el pasado 10 de enero). No hay jornada, sin embargo, que no se registren detenidos. Desde el inicio del estallido, 22.747 personas han sido arrestadas, 1.096 de ellas solo en 2020. Del total, se han dictado 1.615 prisiones preventivas. Tampoco hay día que los registros oficiales no contabilicen agentes heridos: 3.821 a nivel nacional desde el 18 de octubre, 326 solo en este año que arranca. En estos tres meses se han producido cerca de 350 ataques a cuarteles de Carabineros, sobre todo en la capital. En el municipio de Renca, una zona popular del norponiente de Santiago, una misma dependencia policial ha sido atacada 20 veces. Mientras, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ha contabilizado 3.649 civiles heridos –405 en los ojos– y ha presentado 1.080 acciones judiciales ante los tribunales, cinco por homicidio.

El desorden público, sin embargo, no llega a los niveles de octubre y noviembre. Para Dammert, uno de los factores que ha influido en la disminución de la protesta “es el ánimo económico que está golpeando a la gente”. “Una va a la notaría y está lleno de trabajadores firmando finiquitos por despidos y el aumento del comercio ambulante deja a países como Perú como paraísos legales en comparación a lo que sucede hoy en Chile”, opina la académica.

Las turbulencias políticas y sociales han ensombrecido la economía chilena. Rodrigo Vergara, expresidente del Banco Central, explica que el efecto del estallido “ha sido significativo en el ámbito de la economía real”. Lo ejemplifica: “Antes del 18 de octubre se esperaba que la economía creciera el cuarto trimestre en torno al 3% y, sin embargo, finalmente en este período el crecimiento estará entre -2% y -2,5%, es decir, tendrá una caída muy importante”. El economista indica que para 2019, se esperaba que Chile creciera en torno al 2,5%, pero luego del estallido, “el crecimiento esperado es en torno al 1% o algo por arriba del 1%, es decir, los últimos dos meses y medio del año significaron una caída del crecimiento total del año de cerca de un punto y medio”. Vergara informa que todos los componentes están cayendo, pero particularmente se ha resentido la inversión. Y entre los sectores más afectado, enumera: el comercio, turismo y los servicios.

El expresidente del Banco Central indica que, con menor crecimiento y mayores demandas sociales –muchas de las cuales han sido acogidas­–, Chile tendrá mayor déficit fiscal en 2020. “Ya se aprobó una reforma tributaria para financiar parte de eso y probablemente sean necesarios nuevos esfuerzos en materia tributaria para financiar los mayores gastos permanentes y reducir el mayor déficit fiscal”.

Pero el economista apunta a otro aspecto: los afectos del estallido en los activos financieros de Chile han sido bastante más moderados que lo esperado. “Es cierto que tuvimos una depreciación del tipo de cambio en torno al 7%, pero no fue descontrolada. Las tasas de interés, por otra parte, se han mantenido en niveles similares que antes de la crisis”. Vergara agrega que el riesgo país ha crecido relativamente poco “dada la revuelta social que se ha producido”: hoy está menos de 15 puntos base por sobre lo que estaba antes del 18 de octubre (estaba en 31 y actualmente está en torno a 45). “Seguimos siendo el país con mejor acceso a los mercados internacionales en América Latina”, indica el economista. “La visión desde el exterior que se tiene de Chile se ha mantenido relativamente positiva, pero obviamente va a depender de lo que sucede hasta adelante”.

Vergara se refiere a la evolución de la protesta y, sobre todo, de la violencia. Las autoridades tendrán una prueba de fuego el 27 y 28 de enero próximo, la fecha acordada por las universidades para repetir el examen de selección a los estudiantes que no pudieron rendir la prueba debido al sabotaje de agrupaciones de secundarios a comienzos del año. Enero y febrero, por otra parte, son los meses de vacaciones de verano en Chile, pero marzo podría activarse la movilización: comienza el año académico para escolares y universitarios, se conmemora el Día Internacional de la Mujer –que este 2020 promete ser especialmente activo–, y el Gobierno llega a la mitad de su mandato, el día 11. En marzo, a su vez, comenzarán legalmente las respectivas campañas con miras al plebiscito del 26 de abril, donde los ciudadanos decidirán si aprueban o no cambiar la Constitución vigente desde la dictadura de Augusto Pinochet y, de ser así, la forma en que se conformará la convención encargada de redactar la nueva Carta Fundamental.

Chile vive un ambiente crispado tanto en lo público como privado. Dirigentes políticos de diferentes sectores y personajes de alta connotación han sido víctimas de las llamadas funas –manifestaciones masivas contra un sujeto en particular, tanto en la calle como en redes sociales–, mientras que uno de cada tres ciudadanos declara que el estallido social ha provocado tensiones en las familias, de acuerdo a la encuesta CEP. En estos tres meses, incluso en el Parlamento se han producido escenas que reflejan la intolerancia y la polarización de la sociedad chilena.

UN 67% DE ACUERDO CON UNA NUEVA CONSTITUCIÓN

R.M.

La mayoría de los chilenos (un 67%) aprueba la idea de cambiar la Constitución vigente de 1980, de acuerdo a la encuesta del CEP. “El proceso constituyente está en marcha y no va a parar. El acuerdo político para abrir el debate constitucional descomprimió y atenuó el malestar social”, indica Tomás Jordán, el abogado que coordinó el proceso constituyente del segundo Gobierno de Michelle Bachelet (2014-2018). El 27 de diciembre el presidente Piñera firmó el decreto supremo que convoca a un plebiscito del 26 de abril, cuando le ciudadanía, junto con pronunciarse sobre la idea de aprobar o rechazar una nueva Carta Fundamental, decida sobre el mecanismo para cambiarla. Las opciones son dos: si una convención constitucional formada por un 100% de ciudadanos elegidos –como una asamblea constituyente– o una convención constitucional mixta, integrada en partes iguales por ciudadanos elegidos y parlamentarios. De acuerdo al sondeo del CEP, un 44% de los encuestados optaría por la primera opción y un 37% por la segunda. Para Jordán, ambas posturas “han tendido al empate, pero las dos son 100% legítimas”.

De ganar la opción de quienes aprueban una nueva Constitución, en octubre se elegirán a los integrantes de la convención. “En el plebiscito de abril y en todo 2020 en Chile se comenzarán a visualizar los tipos de Constitución que están en juego y la disputa política estará enfocada en los derechos fundamentales y sus garantías”, señala el abogado.

De acuerdo a la encuesta CEP, aunque un 55% de los ciudadanos apoya las manifestaciones sociales que comenzaron en octubre pasado, un 78% indica que los políticos deberían priorizar los acuerdos por sobre sus propias posiciones para dar salida a la crisis. El 64%, en tanto, valora la democracia ante cualquier otra forma de gobierno, una posición que aumentó un 12% respecto de la medición pasada del mismo sondeo. De acuerdo al estudio, las razones más importantes que explican la manifestación pacífica son: la alta desigualdad de ingresos, las bajas pensiones, el alto costo de la vida y la mala calidad de la educación y la salud públicas.

Advertisement

Mundo

Trump choca con Pedro Sanchez y decide puentearlo con el Rey

El presidente estadounidense parece elegir relacionarse con el Rey. está molesto por el trato al venezolano Guaidó. En Moncloa reconocen: “Solo quiere mantener la relación entre Estados, no entre gobiernos”

Publicado

on

Por

 Las relaciones del gobierno de España con la administración Trump entraron en zona de riesgo. En Moncloa son plenamente conscientes de esta circunstancia y, desde hace semanas, ven imprescindible rebajar la tensión con el presidente norteamericano, sobre todo para tratar de frenar los aranceles al comercio nacional que quieren imponer desde Washington. Pese a esa consigna, declaraciones como las realizadas por Pedro Sánchez en el Congreso sobre Guaidó, al que calificó como “líder de la oposición” en Venezuela, no ayudan a limar asperezas con Estados Unidos, que lo promueve como “presidente encargado”.

Así lo advierten altos cargos del Ministerio de Asuntos Exteriores contactados con LPO, que observan alarmados la deriva que está tomando el Gobierno: “A Pablo Iglesias y los ministros de Podemos les puede seducir ‘no estar sometidos al yugo yanqui’, pero las relaciones bilaterales entre gobiernos no funcionan así y en las últimas semanas se está echando más gasolina que agua”. Una circunstancia, advierten, que es “peligrosísima”, ya que “uno no se puede pelear con el dueño de las canicas, porque se queda sin jugar”.

Donald Trump, de hecho, ya ha lanzado un mensaje al Gobierno de Pedro Sánchez con la invitación a los reyes a una cena que realizará en la Casa Blanca el 21 de abril, a la que también quiere que asista Rafa Nadal. Según las fuentes consultadas, “de puertas para fuera puede parecer una manera de querer relajar las tensiones existentes con el Ejecutivo. Pero en el fondo, es un síntoma de todo lo contrario”.

 Trump quiere evidenciar que, en el caso de España, apuesta por la relación entre Estados, pero descarta cualquier entendimiento en la relación entre gobiernos 

En este sentido, desde Exteriores recuerdan que Trump “invita a los jefes de Estado, y no al jefe de Gobierno de España”. De hecho, prefiere que vaya antes un deportista español que su presidente. El mensaje, según estas fuentes diplomáticas, es claro: “Quiere evidenciar que, en el caso de España, apuesta por la relación entre Estados, pero descarta cualquier entendimiento en la relación entre gobiernos”.


Pese a ello, advierten desde el Ministerio, “a los reyes siempre les acompaña un integrante del Gobierno”, aunque “nadie apuesta” por que sea Pedro Sánchez el que viaje con los monarcas a la Casa Blanca: “Con casi toda seguridad, será González Laya la que coja ese avión”.

Una agenda en tensión

Desde el Gobierno admiten que son cuatro los principales motivos de fricción entre el gabinete de Pedro Sánchez y la Administración Trump: los aranceles con los que amenazan desde Estados Unidos; la negativa de España a llegar al 2% del PIB en gasto militar, tal y como reclama el estadounidense; y la figura de Guaidó en Venezuela.

Tal y como se publicó en estas páginas, las prioridades de Moncloa son: la reversión de aranceles contra el sector agrario y renovar los pactos en Defensa. Y, para ello, las ministras de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, y de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, preparan una visita a Estados Unidos para frenar las tensiones comerciales.

En medio de esta estrategia se han colado unas declaraciones de Margarita Robles. La ministra de Defensa pidió este miércoles a su homólogo estadounidense, Mark Esper, que su país levante los aranceles impuestos a productos europeos, entre ellos españoles, por ser España un socio “serio” y “fiable” en la OTAN y en política de Defensa.

El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, junto al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo y la ministra de Defensa, Margarita Robles.

La ministra, además, reivindicó el acuerdo preliminar al que llegaron hoy los titulares de Defensa aliados para reforzar su misión en Irak de formación de fuerzas iraquíes contra el Estado Islámico (EI): “Lo importante es la decisión política, que es continuar en esa misión de entrenamiento, porque contribuye a la paz en la zona”.

Estas reflexiones, sin embargo, no son compartidas por otros integrantes del Gobierno, que no consideran adecuado negociar la no imposición de aranceles con acuerdos sobre Defensa. Sobre todo, añaden, “si no estamos en disposición de alcanzar el 2% del PIB en gasto de Defensa, como pide Trump”.

A todo ello, además, hay que añadirle el malestar del presidente estadounidense con las amenazas del Gobierno acerca de la ‘tasa Google’. La semana pasada, de hecho, la consejera adjunta para asuntos económicos de la Embajada de EE.UU. en España, Laura Hochla, advirtió al Ejecutivo de que si impone dicha tasa, incluida en los Presupuestos de 2019 que fueron rechazados por la Cámara, numerosas empresas españolas también la sufrirán.

Por último, señalan las fuentes consultadas, “Trump apoya sin fisuras a Guaidó y no le gustan mensajes como el transmitido el martes por Sánchez”. Desde el Gobierno se ha intentado matizar al presidente, y este jueves González Laya ha insistido en que Guaidó es el “presidente encargado de Venezuela” pero que ese reconocimiento lo logró después de haber sido “líder de la oposición”. Unas explicaciones que aún no han tenido respuesta por parte de Estados Unidos.

La situación, por tanto, es “algo delicada” con EEUU. Más aún con la reciente escala en España de Delcy Rodríguez, de la que la Administración Trump aún espera explicaciones. Entretanto, en el Ministerio de Asuntos Exteriores no se prevén cambios relevantes en la política diplomática del Gobierno: “Se va a mantener la estrategia actual, tratando de llegar a un acuerdo sobre aranceles en una negociación a la que llegamos tarde”, y tampoco va a haber relevo en la embajada española de Washington, donde el actual embajador, Santiago Cabanas Ansorena, apenas lleva un año y medio en el cargo, desde septiembre de 2018.

Seguir leyendo

Mundo

Zapatero respaldó a López Obrador: “Es oxígeno para la democracia del mundo”

El expresidente de España hace una ‘diplomacia paralela’ con los gobiernos de latinoamérica con la connivencia de Sánchez e Iglesias

Publicado

on

Por

Diputados aliados del gobierno de López Obreador, llamado la Cuarta Transformación (4T), (Morena, Partido del Trabajo, Encuentro Social y el Partido Verde) se reunieron con el ex presidente de Colombia, Ernesto Samper y con el ex presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero para dialogar sobre la izquierda y el nuevo gobierno en México.

En el acto, el exmandatario español confió en que las autoridades de su país actuarán conforme a derecho en la extradición de Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos. “A los que han hecho cosas de esta naturaleza, piensan o están pensando que España puede ser refugio, desde aquí les digo que no”, dijo el dirigente socialista. Zapatero hace una diplomacia paralela a la del gobierno con Ejecutivos populistas de América Latina. Como explicó LPO, se postula como mediador entre el gobierno de Alberto Fernández y las empresas españolas.

“España es un país donde la justicia funciona y las autoridades cumplen sus obligaciones internacionales, no tengo ninguna duda al respecto”, añadió. “La justicia española, las autoridades españolas, van a actuar conforme al Estado de derecho, por supuesto, si hay elementos para la responsabilidad que entraña una extradición, no tengo ninguna duda”.

Zapatero se postula como mediador entre el peronismo y las empresas españolas

Al concluir la Primera Asamblea Nacional de legisladores de la 4T, Zapatero respondió a la pregunta sobre el enjuiciamiento de expresidentes que “todo mundo debe responder por sus actos”, aunque aclaró que desconoce si hay un proceso abierto en contra de Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón, Vicente Fox o cualquier otro exmandatario mexicano.

“No, no sé. Lo que sí sé es que los procedimientos que hay, que tengan que haber, este que ocupa páginas [caso Lozoya] va a traer respuesta del estado de derecho y de la justicia inequívoca, persiguiendo delitos si es que se produjeron”, completó el español. “La violencia contra las mujeres forma parte de lo peor en una sociedad, por eso debe haber una lucha sin cuartel en contra del machismo”, agregó sobre los casos de feminicidio en el país.

Finalmente, junto al diputado morenista Mario Delgado y líder de la Asociación Nacional de Legisladores de la 4T, Zapatero elogió al gobierno de López Obrador en el contexto mundial. “La Cuarta Transformación, como se ha autodenominado el ejecutivo mexicano, es oxígeno para la democracia en el mundo”, concluyó el socialista.

Seguir leyendo

Mundo

“Todos los países deben prepararse para la llegada del coronavirus”

Así lo advirtió la Organización Mundial de la Salud.

Publicado

on

Por

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó este sábado que es “imposible” predecir la dirección que tomará el coronavirus de China y manifestó la “preocupación por el creciente número de casos” en ese país, según su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

En una rueda de prensa en la conferencia de seguridad de Múnich (Alemania), Tedros dijo que los expertos de la organización trabajan “estrechamente” con los de China y manifestó su preocupación por los “rumores y desinformación” surgidos en relación con la enfermedad.

“En la OMS estamos preocupados por la crisis potencial que este coronavirus podría provocar en países con sistemas sanitarios más débiles” que el de China, donde las últimas informaciones oficiales cifran en 1.523 el número de fallecidos.

“Todos los países tienen que prepararse para la llegada de casos de COVID-19, para tratar a los enfermos con dignidad y compasión y para prevenir la transmisión y proteger a los trabajadores sanitarios”, agregó.

Tedros Adhanom Ghebreyesus manifestó además la preocupación de la OMS por “la falta de urgencia” que se detecta en relación con la financiación de la respuesta a la difusión del coronavirus.

También dijo que la organización recibe con inquietud las noticias procedentes de China respecto al número de trabajadores sanitarios que se han contagiado o que han muerto por el coronavirus.

Añadió que no obstante un aspecto positivo es que se ha podido hacer llegar con rapidez equipos de diagnóstico del COVID-19 y suministros de máscaras, guantes, trajes protectores y equipos a los países en los que más se necesitan.

Seguir leyendo

CLANFMOK

Tendencia