Connect with us

Mundo

El fiscal general de Colombia aseguró que disidencias de las FARC delinquen desde Venezuela

Publicado

on

El fiscal general colombiano, Néstor Humberto Martínez, aseguró que varios jefes de las disidencias de FARC delinquen desde Venezuela en donde planean crímenes que se comenten en Colombia.

Así lo aseguró Martínez al referirse a la captura de alias “Muelas” un guerrillero investigado por hechos terroristas ocurridos este año en el departamento de Arauca, fronterizo con Venezuela, entre ellos el secuestro y posterior asesinado de un policía.

Según Martínez, las investigaciones de la Fiscalía evidenció que esos “crímenes se gestan y conciben en territorio venezolano. Es necesario que la comunidad internacional repudie y censure estos hechos que se gestan desde Venezuela que no puede convertirse en un país que protege al terrorismo”.

La Fiscalía explicó en un comunicado que Jorge Eliécer Jiménez, alias “Jerónimo” o “Arturo”, y Fabián Guevara, alias “Ferley”, presunto jefe de finanzas de la organización, “se encuentran refugiados en el municipio de la Victoria, en el Estado de Apure en Venezuela”.

Añadió que desde allí se “habría ordenado un plan que consiste en realizar extorsiones, secuestros, homicidios, amenazas y hurtos en el departamento de Arauca“.

Farc.

Farc.

Los investigadores tienen evidencia que el guerrillero que fue detenido, cruzaba permanentemente la frontera hacia Venezuela para recibir instrucciones y ejecutar acciones terroristas.

Alias “Muelas” es investigado por el asesinato del policía Jonathan Smith Sierra Suaza, quien fue secuestrado el fin de semana pasado y luego su cuerpo fue encontrado en un caserío cerca de Fortúl.

Las autoridades también investigan al disidente de las FARC por los atentados con explosivos al parlamentario José Vicente Carrero, y al alcalde del municipio de Saravena, Yesid Lozano Fernández, ocurridos a comienzos de este mes en Saravena.

Fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez.

Fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez.

El departamento de Arauca es uno de los más golpeados por el conflicto armado en el país y allí hacen presencia la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y disidencias de las FARC, entre otros grupos al margen de la ley, quienes luchan por el control territorial.

Las Fuerzas Militares de Colombia abatieron el pasado 2 de febrero en el departamento del Caquetá (sur) a Edgar Salgado, alias “Rodrigo Cadete”, un temido ex líder de las FARC que se acogió al proceso de paz pero luego se escindió para liderar una de las disidencias de la antigua guerrilla que opera en el sur del país.

De los 52 años que vivió, en 39 estuvo vinculado a la delincuencia como miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y luego formó parte de las disidencias de esa guerrilla que no se acogieron al acuerdo de paz firmado con el Gobierno en noviembre de 2016.

Con información de EFE

Advertisement

Mundo

Más de 200 muertos y 469 heridos tras varias explosiones en iglesias y hoteles de lujo en Sri Lanka

Publicado

on

Fuentes médicas afirmaron que entre los fallecidos había ciudadanos británicos, holandeses y estadounidenses. Las acciones, de una violencia inhabitual y cuya naturaleza exacta se desconoce, no han sido reivindicadas hasta el momento por alguna organización terrorista

Seguir leyendo

Mundo

Avión millonario, golf, jacuzzi y mundiales: el camino de Evo Morales del socialismo al lujo

Publicado

on

Los gastos del presidente boliviano en viajes, comida, movilidad y las comodidades de la nueva sede gubernamental causan polémica en uno de los países más pobres del continente

Seguir leyendo

Mundo

Un sangriento ataque al Ministerio de Información en Kabul dejó 7 muertos y empaña los intentos de paz en Afganistán

Publicado

on

Cinco insurgentes atacaron este sábado el Ministerio de Información en Kabul, una acción con al menos doce muertos que se produce dos días después de que se cancelara la primera reunión entre representes de los talibanes y el Gobierno afgano en Catar que pretendía impulsar de nuevo el proceso de paz.

Los talibanes, sin embargo, no tardaron en desvincularse de la acción terrorista a través de la red social Twitter, al asegurar su portavoz, Zabihullah Mujahid, que sus “combatientes” no tuvieron “nada que ver” con el ataque.

La acción contra el Ministerio de Información y Tecnología, que se prolongó durante unas cinco horas, comenzó poco antes del mediodía con una explosión, a la que siguieron fuertes tiroteos, relató a Efe el portavoz del Ministerio de Interior, Nasrat Rahimi.

Por el momento, se ha confirmado la muerte de cinco atacantes, cuatro civiles y tres miembros de las fuerzas de seguridad, y además otros ocho civiles resultaron heridos, confirmó por su parte a Efe el portavoz de la Policía de Kabul, Basir Mujahid.

Mujahid explicó que el ataque comenzó cuando uno de los atacantes se inmoló,abriendo paso al complejo ministerial a los otros cuatro insurgentes, que fueron posteriormente abatidos.

“Las fuerzas de seguridad minimizaron las pérdidas y víctimas civiles en el ataque. Si los atacantes llegan a entrar en los edificios gubernamentales, donde se encontraban miles de empleados y civiles para hacer sus trabajos rutinarios, esto podría haber sido una tragedia”, aseguró el portavoz policial.

El Ministerio de Interior, en un comunicado, confirmó las muertes de cuatro civiles y tres miembros de las fuerzas de seguridad y celebró que lograran evacuar a salvo a unos 2.800 empleados.

“Seguiremos combatiendo el terrorismo en este país. Doy gracias a las fuerzas de seguridad por haber salvado a más de 2.000 miembros de nuestro valiente personal”,subrayó el ministro de Información y Tecnología, Shahzad Aryobee, en su cuenta oficial de Twitter.

El canal local Tolo News mostró imágenes de varios individuos, presumiblemente trabajadores, abandonando uno de los edificios del ministerio a través de las ventanas, después de que las fuerzas de seguridad habilitaran una escalera metálica hasta la calle.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, condenó “enérgicamente el brutal ataque” en un comunicado y afirmó “que atacando a funcionarios e instituciones públicas y generando miedo, los enemigos de Afganistán demuestran que su único objetivo es la muerte y el crimen”.

Tras distanciarse los talibanes del ataque, su autoría apunta ahora al grupo yihadista Estado Islámico, que aún no ha reivindicado la acción.

El atentado de hoy se produce después de que el Gobierno de Catar rechazara esta semana la que hubiera sido la primera reunión entre los talibanes y representantes de Kabul para abordar el proceso de paz, junto a una delegación estadounidense.

Un oficial de las fuerzas de seguridad rescata a un niño en el Ministerio de Comunicaciones (REUTERS/Mohammad Ismail)

Un oficial de las fuerzas de seguridad rescata a un niño en el Ministerio de Comunicaciones (REUTERS/Mohammad Ismail)

La reunión tenía previsto celebrarse este fin de semana y se canceló hace dos días después de que Catar rechazara la lista de 250 participantes sugerida por el Gobierno afgano.

Kabul había preparado a través de un comité no gubernamental la lista de participantes, que incluía, según el Ejecutivo, a “todos los movimientos políticos, sociales, y clases de la sociedad” para asistir a Doha.

Sin embargo, Qatar, anfitrión de la conferencia, formuló su propia versión de la lista de participantes, una que, según el Gobierno afgano, era “no inclusiva” y no representaba a la sociedad afgana.

La lista fue criticada por los talibanes y varios opositores por ser demasiado extensa, razón por la que los insurgentes se burlaron de ella comparándola con las invitaciones de una fiesta de bodas.

En los últimos meses, Washington y los talibanes habían mantenido varias rondas de negociaciones con la ausencia del Gobierno de Kabul.

La guerra en Afganistán, que comenzó en 2001 con la invasión estadounidense y el derrocamiento de los talibanes, se encuentra en uno de sus momentos más sangrientos sin que en el campo de batalla se atisben cambios.

En la actualidad, el Gobierno afgano controla alrededor de un 55 % del territorio y los talibanes dominan casi el 11 %, mientras que el resto del país está en disputa, según datos del inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR), del Congreso de Estados Unidos.

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias