Connect with us

Economia

El dólar subió 29 centavos y cerró cerca de los $40

Publicado

on

El dólar minorista subió 29 centavos y cerró en $39,803 promedio, mientras que el mayorista finalizó a $38,80, en una jornada que se caracterizó por poco volumen negociado debido al feriado en Estados Unidos, donde se celebra el día del Presidente.

Por otro lado, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) convalidó hoy una leve suba en la tasa de las letras de liquidez (Leliq) que avanzó 9 puntos básicos y llegó al 44,312% promedio.

Gustavo Quintana, analista de PR Cambios, aseguró que “en una rueda de ínfimo volumen negociado, la divisa norteamericana escaló nuevas posiciones pero en un mercado con poca profundidad y escasez de grandes jugadores”.

“El feriado de hoy en los Estados Unidos tuvo pleno impacto en el nivel de actividad local que se redujo a proporciones ínfimas respecto del promedio habitual de operaciones. Recién a partir de mañana, cuando retorne la actividad plena se podrá tener un panorama más claro sobre la evolución del tipo de cambio mayorista”, explicó Quintana.

Desde ABC mercado de Cambios indicaron que “con muy pocas operaciones los bancos solo atendieron los pedidos de clientes para el pago de sus obligaciones con el exterior que se liquidarán mañana. Por el lado de la oferta, la exportación ingresó pocos dólares, y por lo tanto no se llegó a armar un mercado que pueda operar fluidamente”.

En el mercado de futuros de Rosario (Rofex), se operaron apenas US$ 181 millones, un volumen muy bajo, acompañando lo operado en el spot, por el feriado en Estados Unidos. De este monto más del 60% se pactó en febrero y marzo con precios finales de $39,18 y $40,31. Los plazos más cortos mostraron bajas promedio de cinco centavos.

El volumen operado en el segmento de contado fue de US$ 140,721 millones, mientras que no se registraron operaciones en el segmento de futuros MAE.

Advertisement

Economia

Coparticipación: Salvo Buenos Aires, todas las provincias perdieron contra la inflación

Publicado

on

Por

Un trabajo del Iaraf advierte que en el último año todas las jurisdicciones, con excepción de la dirigida por Eugenia Vidal, presentaron una caída de los envíos automáticos en términos reales. A nivel porcentual, el distrito bonaerense comparte el podio, además, con la CABA en cuanto a los más beneficiados con la suba de los fondos que mandó la Nación entre 2015-2018.

Los envíos automáticos a provincias, que se nutrieron desde 2015 con la coparticipación y, hasta el tercer cuatrimestre de 2018, del fondo federal solidario (FFS), aumentaron contra 2015 un 9,7%, pero la distribución de esa mejora no fue pareja.

Según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) – en base al INDEC y la Dirección Nacional de Coordinación Fiscal con las Provincias – la CABA y la provincia de Buenos Aires se llevaron el 72,6% de esa suba, donde el distrito conducido por Maria Eugenia Vidal recibió 32,7% del incremento, mientras el administrado por Horacio Rodríguez Larreta le tocó el 39,9.

Medidas en pesos constantes por habitante, el ranking de coparticipación señala que la Ciudad de Buenos Aires lo lidera con envíos automáticos por habitante $12.544 mayor, y le siguen las provincias de Buenos Aires y Santa Fe con $1.491,7 y $1.464,50, respectivamente.

Precisamente, el distrito gobernador por María Eugenia Vidal es el único que no presentó una caída de su coparticipación en términos reales; es decir, cuando se le desagrega la inflación.

Mientras que el ranking general, nuestra provincia aparece en el décimosegundo lugar con $452,08 menos por habitante, detrás de Formosa ($316,00) Y Corrientes ($384,60). Misiones, en el NEA, es la provincia más perjudicada con el $639,90.

Dado que las transferencias automáticas son una fuente de financiamiento del gasto público subnacional, un indicador concreto que permite medir su dinámica es el de los fondos automáticos en pesos por habitante. En este indicador no solamente incide el dato de coparticipación total, sino también la evolución demográfica.

Lo primero que surge es que 18 jurisdicciones recibieron menores transferencias automáticas medidas en pesos constantes por habitante, mientras que 6 jurisdicciones terminaron en una mejor situación que 2015.

En este sentido, como los principales cambios de la distribución primaria se hicieron relacionados a Buenos Aires y la CABA, los números marcan que dichas jurisdicciones son las que más participaron del aumento de la masa de recursos que se enviaron de manera automática a las provincias

Seguir leyendo

Economia

Según CAME, la producción de la industria pyme cayó 6,1% en febrero

Publicado

on

Por

La industria pyme bajó por décimo mes consecutivo. La caída sigue siendo profunda, pero muestra una pequeña desaceleración. Además, subió a 58,9% el uso de la capacidad instalada y a 33,1% la proporción de empresas en alza. Si bien todo es poco, y los niveles de actividad son muy bajos, esas leves mejorías podrían indicar que el fondo de la caída ya se encontró, aunque todavía no alcanzan para marcar un cambio de tendencia.

La producción de las Pymes Industriales cayó 6,1% en febrero frente a igual mes del año pasado y 4,2% cuando se la compara con enero (sin desestacionalizar). Los datos surgen de la Encuesta Mensual Industrial de CAME entre 300 industrias pymes del país. El Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) se ubicó en 74,9 puntos en el mes.

“La menor producción refleja la contracción del mercado interno. Algunas empresas están intentando exportar para reactivar las ventas, pero es una tarea difícil ya que los empresarios no están en condiciones de invertir”, dice Pablo Bozzano, director ejecutivo de la Cámara de Industrias Informáticas, Electrónicas y de Comunicaciones del Centro de Argentina (CIIECCA).

Las bajas más acentuadas en la comparación anual se dieron en “Calzado y marroquinería” (-20%), “Productos de madera y muebles” (-14,1%), “Productos textiles y prendas de vestir” (-11,4%), “Productos eléctrico-mecánicos, informática y manufacturas varias” (-10,3%), “Material de transporte” (-10,2%), “Productos minerales no metálicos” (-6,1%), “Alimentos y bebidas” (-3,8%), “Productos de caucho y plástico” (-3,3%), y “Productos de metal, maquinaria y equipo” (-3,4%). Dos rubros que quedaron cerca de revertir la tendencia negativa, en cambio, fueron: “Productos químicos” con una caída anual de 0,5% y “Papel, cartón, edición e impresión”, que se mantuvo sin cambios frente al mismo mes del año pasado.

Seguir leyendo

Economia

El golpe más duro: la pobreza podría ubicarse encima del 32%

Publicado

on

Por

Esta semana se difundirá la nueva medición del INDEC, correspondiente al segundo semestre de 2018, que coincide con el peor momento de la recesión. Es decir, mide el período en el que se produjo la caída aguda de actividad en el último trimestre del año, donde la merma del PBI fue de un impactante 6,2%.

El Gobierno nacional vive por estos días la seguidilla de datos negativos que reflejan la profundidad de la recesión.
Pero, aunque los datos sobre desempleo, caída de actividad, merma en las ventas, crisis sectoriales varias – sin olvidar, claro, la persistente inflación – han sido duros impactos para la imagen y el ánimo del macrismo, todavía falta lo peor.

Este jueves se conocerá el dato de pobreza e indigencia del segundo semestre de 2018. Es decir, mide el período en el que se produjo la caída aguda de actividad – en el último trimestre del año, la merma del PBI fue de un impactante 6,2% -.

Y no solamente se espera que dé bastante por encima del 27,3% que se había registrado en la medición anterior – correspondiente al primer semestre de 2018 -, sino que el Gobierno admite que es probable que se acerque al 32,2% del arranque de la gestión.

Lo cierto es que no se trata de un indicador más, sino que es algo así como “la madre de todos los datos”.

Y lo es por varios motivos. Primero, por la sensibilidad que despierta a nivel social un incremento de la pobreza en un país como Argentina. Segundo, porque es la confirmación final de todos los indicadores fragmentarios de una economía en caída.

Pero, sobre todo, porque el propio Mauricio Macri puso a ese indicador en un sitial protagónico. Lo hizo el día que asumió la presidencia al plantearse como objetivo principal de su gestión la “pobreza cero” y lo ratificó cuando, al debutar el nuevo indicador de pobreza de Indec, en 2016, dijo que ese sería el parámetro con el cual él aceptaba que fuera evaluada su gestión.

De más está decir que la oposición le tomó la palabra y, en plena campaña electoral, piensa sacar todo el rédito político posible del indicador que se está por conocer, y que según todas las estimaciones volverá a ubicar a la pobreza y la indigencia en niveles similares a los que se registraban en el inicio del período macrista.

No hay posibilidad de que sea de otra forma. El propio Macri ya preparó el terreno para ello: resignado a que el número será malo, se adelantó a su publicación para explicar que, aun así, la de ahora es una pobreza menos grave que la que él recibió.

“Vamos a tener la misma pobreza que recibimos, pero distinta, porque no hay más cepos, no hay más tarifas que nos dejan a oscuras”, le dijo a Luis Majul en la comentada entrevista televisiva del domingo pasado.

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias