Connect with us

Economia

El Banco Mundial recortó fuerte las previsiones de crecimiento para la Argentina

Publicado

on

No son buenas las perspectivas del Banco Mundial para la Argentina. En el último informe presentado por el organismo, el crecimiento esperado para el país en 2018 se ubicó en 1,7%, un fuerte freno sobre las predicciones anteriores, presentadas en enero, que se recortaron 1,3 puntos porcentuales.

“El crecimiento de Argentina se desacelerará para situarse en un 1,7% este año debido a la restricción monetaria y fiscal y a los efectos de la sequía, y permanecerá en un nivel bajo, del 1,8 %, el año próximo”, indicó el informe.

Las nuevas previsiones del Banco Mundial son las primeras que miden las consecuencias de la devaluación del peso durante el mes pasado y la suba de las tasas de interés hasta el 40%.

Para la región, se espera que el crecimiento sea de 1,7 % en 2018 (un nivel inferior al proyectado anteriormente) y 2,3 % en 2019, impulsado por la inversión y el consumo privados. Se proyecta que la recuperación cíclica en curso en Brasil continúe, con un pronóstico de crecimiento por encima del 2% este año y en 2019. Mientras que en México, el crecimiento se incrementará moderadamente hasta ubicarse en el 2,3% en 2018 y en el 2,5% en 2019 como consecuencia del repunte de la inversión.

Las nuevas previsiones del Banco Mundial son las primeras que miden las consecuencias de la devaluación del peso
En tanto, la economía global se expandirá un 3,1% y el crecimiento seguirá siendo sólido, antes de desacelerarse gradualmente en los próximos dos años, a medida que se lentifique el crecimiento de las economías avanzadas y la recuperación de las principales economías en desarrollo y mercados emergentes exportadores de productos básicos se normalice.

“Si logra sostenerse, el sólido crecimiento económico que hemos visto este año podría ayudar a millones de personas a salir de la pobreza, en particular en las economías de rápido crecimiento de Asia meridional”, señaló el presidente del Banco Mundial Jim Yong Kim.

Se espera que la actividad en las economías avanzadas se incremente un 2,2% en 2018 para luego moderarse y mostrar una tasa de expansión del 2% el año próximo, a medida que los bancos centrales eliminen gradualmente los estímulos monetarios, según se afirma en la edición de junio de 2018 del informe sobre las perspectivas económicas mundiales.

Las proyecciones indican que el crecimiento total en los mercados emergentes y las economías en desarrollo se consolidará y alcanzará el 4,5% en 2018 y el 4,7% en 2019, dado que madurará la recuperación de los países exportadores de productos básicos, y los precios de dichos productos se estabilizarán tras el incremento de este año.

El panorama también alerta sobre los riesgos de episodios de volatilidad desordenada en el mercado financiero
El panorama también alerta sobre los “riesgos adversos” como el aumento de la posibilidad de que surjan episodios de volatilidad desordenada en el mercado financiero y el mayor grado de vulnerabilidad de algunas economías en desarrollo y mercados emergentes a tales alteraciones. Otro riesgo mencionado es la mayor inclinación por el proteccionismo comercial.

Por otra parte, el informe destaca que la desaceleración prevista en la demanda mundial de productos básicos podría limitar las perspectivas sobre el precio de estos productos y, por ende, el crecimiento futuro de los países que los exportan.

“La caída prevista en el crecimiento del consumo de productos básicos en el largo plazo podría generar desafíos para las dos terceras partes de los países en desarrollo que dependen de las exportaciones de esos productos para obtener ingresos”, afirmó Shantayanan Devarajan, director superior de Economía del Desarrollo del Banco Mundial. “Esto refuerza la necesidad de procurar la diversificación económica y fortalecer los marcos fiscales y monetarios”.

Advertisement

Economia

A pesar del aumento del desempleo en el país, el Gran Resistencia es la zona con menos desocupados

Publicado

on

Por

La fuerte devaluación, y la brusca caída en la actividad económica afectaron fuertemente el mercado laboral durante el año pasado y potenciaron una suba en el índice del desempleo.

Según las cifras divulgadas por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), si se suman los subocupados -quienes hacen changas y trabajos esporádicos-, que suman alrededor de 2,3 millones de personas, en la Argentina hay 4.000.000 de habitantes con graves problemas de empleo.

Con relación a igual período de 2017, el dato oficial implicó una suba de casi dos puntos (7,2% fue ese período) y un aumento de 0,1% contra el tercer trimestre de 2018.

Pero, ¿en qué regiones la tasa de desempleo fue mayor al promedio general y, por contrapartida, en qué lugares del país se registraron los menores porcentajes?

Mar del Plata y Rosario, las ciudades con más desocupados

Las peores cifras que mostró el INDEC aparecen en los aglomerados de Mar del Plata (12,8%); Gran Rosario (12,8%); Partidos del Gran Buenos Aires (11,4%); San Nicolás-Villa Constitución (11,3%); Santa Rosa – Toay (10,1%).

A su vez, en Rawson-Trelew subió al 9,7%; en Bahía Blanca-Cerri, al 9,4%; y Gran Córdoba (9,2%).

Gran Resistencia, el área con menos desocupados del país

Por el contrario, los menores niveles de desocupación se evidenciaron en Gran Resistencia (1,6%); Gran San Luis (2,8%); Comodoro Rivadavia-Rada Tilly (2,9%); Gran Santa Fe (3%); Gran San Juan (3,1%).

Seguir leyendo

Economia

Según un estudio, más de la mitad de los argentinos le debe plata a alguien

Publicado

on

Por

Según un informe, el 52,5% le debe plata a al banco, a familiares, a financieras o a amigos.

Un estudio de la consultora Taquion reveló que más de la mitad de los argentinos le debe plata a alguien o en los próximos meses va a necesitar pedir prestado.

El 52,5% le debe plata o a un banco, o a un familiar, o a un amigo o a una financiera; el 54,5% reconoció que en los próximos meses va a necesitar que alguien le preste dinero.

En ese contexto, el 82,5% compra lo que puede en el súper y el 78,6% cambió sus hábitos de consumo y ahora se inclina por segundas marcas.

TE IRÍAS A VIVIR FUERA DE LA ARGENTINA

Si bien sólo el 37,6% afirmó que no dejaría el país por la situación actual, el porcentaje es mucho mayor en el grupo etario que va entre los 16 y los 34 años: el 52,1% admitió que busca irse de la Argentina. La mayoría de este grupo detalló que baraja esta posibilidad o porque no confía en la clase política o porque considera que no hay futuro en el país.

MACRI, ALEJADO DE LA REALIDAD

Para el 65,4% Macri está totalmente o bastante alejado de la realidad y un 54,9% aspira a un cambio de Gobierno. Otro detalle: cuanto más joven es el grupo consultado mayor es el descontento con la gestión de Cambiemos.

En este sentido, el 39,2% responsabiliza por la situación del país a las políticas económicas de Macri y sólo el 11,4% a “la herencia del kirchnerismo”.

Seguir leyendo

Economia

En el último trimestre de 2018 el desempleo alcanzó el 9,1% y ya afecta a 1.752.000 de argentinos

Publicado

on

Por

Tal como se esperaba, el Gobierno confirmó una suba de casi dos puntos en la tasa de desocupación en el cuarto trimestre del 2018 respecto del mismo período del año anterior.

La cifra informada de desempleados fue de 9,1%, frente al 7,2% de fin del 2017. Se trata del valor más alto desde 2005 en la comparación cuatrimestral. Si se lo proyecta al total de la población urbana (ascienden a 41,3 millones de personas), los desempleados son 1.752.998 personas, 385.134 más que año pasado, según el economista Claudio Lozano.

El Indec informó que de un total de 27,9 millones de personas que habitan los 31 conglomerados donde realiza el relevamiento, al último trimestre del 2018 había 1,18 millón de personas desocupadas, frente a los 926.000 de fin del año anterior. La población económicamente activa, es decir, los que tienen trabajo y los que no lo tienen pero buscan empleo, alcanzó los 12,9 millones en el período analizado.

En la comparación interanual, si bien la tasa de actividad se mantiene estable (46,5%), no sólo aumentó 1,9 puntos porcentuales la tasa de desocupación, sino que cayó 0,8 puntos la tasa de empleo (de 43% al 42,2%) y la tasa de subocupación (es decir, los que tienen trabajo pero buscan más) subió de 10,2% a 12%. También creció la tasa de ocupados demandantes, que trepó de 14,7% a 17,3%, informó el Indec.

En este marco, se destaca la destrucción principalmente de empleos registrados y formales (hay 231.494 puestos formales menos), una caída de las ocupaciones de jornada plena (395.000 menos) y un aumento de la sub ocupación. “En un contexto de emergencia social, crece la participación de la mujer en el mercado laboral, pero, como suele ocurrir, en jornadas laborales reducidas. En ese marco, la tasa de empleo de los varones cae, y sube la de las mujeres”, remarcó Lozano, presidente de Unidad Popular y coordinador del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas.

Su análisis agrega que el sector público es el responsable de la mayor destrucción de puestos de trabajo (142.000 menos) mientras que el privado es quien más puestos formales de empleo destruye, con la industria en el primer puesto, con 118.600 ocupaciones menos que hace un año.

Según las planillas del Indec, con respecto a la tasa de empleo, las mayores variaciones se verifican entre las mujeres de 30 a 64 años, donde se registró una caída de 1,2 puntos porcentuales (de 63,6% a 62,4%), mientras que el principal aumento de la tasa de desocupación se evidencia en los varones de 14 a 29 años, que se incrementa en 0,9 puntos porcentuales (de 14,5% a 15,4%).

La cifra oficial muestra un importante aumento del desempleo respecto del valor registrado durante el cuarto trimestre del 2017, cuando había alcanzado el 7,2% de la población económicamente activa. Ese número había sido el más bajo desde el mismo período de 2014 (6,9%), pero la realidad económica del año pasado empeoró las condiciones económicas y del mercado de trabajo, lo que disparó nuevamente los niveles de desocupación.

A fin del 2017, sobre una población en los 31 grandes aglomerados urbanos del país, de 27,63 millones de personas, el Indec registró una oferta laboral de 12,8 millones, de las cuales 11,9 millones estaban ocupadas en tareas remuneradas y 926 mil se encontraban desempleadas, pese a que querían ocuparse.

Las cifras de 2017 fueron muy alentadoras. De hecho, fue el año de mayor crecimiento de la economía desde 2011, con un alza del PBI de 2,8%. Pero la realidad cambió drásticamente el año pasado, con un combo de medidas internas y shocks internacionales que terminaron provocando una brusca devaluación, con aceleración inflacionaria, caída del salario real y fuerte caída de la actividad, que el Gobierno espera comience a revertirse en el segundo trimestre de este año.

Se vino la noche de manera brutal sobre el mercado laboral. Más de 5 millones de personas (26,4% de la PEA) buscan cotidianamente trabajo en la Argentina“, afirmó Lozano.

“La desocupación llega al 11,4% en el Gran Buenos Aires y al 12,8% en el Gran Rosario (en total hay 385.000 desocupados más). A su vez, hay 370.000 sub ocupados más y la precariedad laboral se hace manifiesta al observar que aquellos que aún estando ocupados, dada las malas condiciones de trabajo e ingresos que tienen, siguen demandando empleo”, dice el informe del economista, que anticipa que este deterioro laboral “adelanta la expansión de los niveles de pobreza e indigencia que publicará el Indec”, la semana próxima.

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias