Connect with us

Hi, what are you looking for?

Economia

El doble desafío de Sergio Massa: acumular dólares y poder

Dos extenuantes desafíos ponen a prueba la capacidad de Sergio Massa. Acaparar poder, aún a pesar de Cristina Fernández, con la designación de su viceministro y el secretario de Energía. En paralelo, enfrenta la tarea de sumarle ya reservas al BCRA, que no para de venderlas.

El reloj corre. El tiempo es cada vez más corto y perentorio. Sergio Massatuvo la idea de nombrar como su viceministro a Gabriel Rubinstein, un economista experto en macro, que trabajó en el BCRA y que es partidario de un plan de estabilización, de controlar el gasto y reducir el déficit. Pero el cristinismo puso en duda su designación cuando descubrió algo que Rubinstein jamás ocultó: sus críticas a Cristina.

¿Puede un encono de la Vicepresidenta justificar que le ponga un límite a la necesidad de Massa de armar un buen equipo en este delicado momento que vive la Argentina? Algo parecido ocurre en torno a la designación del reemplazante del renunciado secretario de Energía, Darío Martínez. Reemplazo que Cristina querría cubrir con un nombre propio.

La agenda de Massa esta semana será muy dura: confirmar el nombramiento de Rubinstein o elegir a otro economista sin que haga mella en la promocionada idea de que él es un “superministro”.

Semáforo amarillo: o acierta en el movimiento o sale dañado. También reunirá a todos los ministros para ponerles un techo al gasto, lo que dispara resquemor de todos los sectores, incluidos gobernadores, intendentes y movimientos sociales.

Tal vez el momento más sencillo para atravesar sea el que hasta hace poco parecía el más complicado: el canje voluntario de bonos para despejar los vencimientos de este año y postergarlos para mediados de 2023. Además, Massa anunciará, el miércoles, un bono para los jubilados, que pierden por goleada contra la inflación: mientras en los primeros siete meses los precios crecieron 45 por ciento, los haberes subieron solo 29 por ciento hasta fines de junio.

El jueves será el momento más duro: se conocerá el IPC, que estará en torno al 8% y que empuja la inflación anual a un elevado 90 por ciento. Massa, cuando asumió, admitió que agosto está perdido en materia de inflación. Es realista. Pero no lo eximirá de pagar el costo del malhumor de la sociedad.

El otro desafío es acumular reservas. Massa planea reunir unos US$10.000 millones de dólares, que llegarían por vía del anticipo de exportaciones, un repo de un pool de bancos y préstamos de organismos internacionales.

Pero ese monto podría atesorarse recién en septiembre u octubre. Ahí surgen dos preguntas. Por un lado, cómo hará el BCRA para evitar desprenderse de reservas cuando no puede parar la sangría diaria que produce las ventas en el mercado único de cambios (MULC).

Por otro lado, y teniendo en cuenta que esos US$10.000 millones no entrarán a las arcas del BCRA antes de fin de septiembre, cómo hará la entidad para aguantar hasta entonces cuando las reservas actuales no llegan a US$1200 millones y no alcanzan para cubrir ni diez días de importaciones.

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement

También te puede interesar

Espectáculos

La influencer publicó un chat que expone la violenta reacción que tuvo el cantante cuando se enteró de que ella iba a ver a...

Espectáculos

A través de Instagram, compartió una foto del auto en cuestión. La publicación fue comentada por Agustina Cherri, exnovia del actor.

NOTICIAS

Los movimientos sociales anunciaron el nuevo plan de lucha votado la semana pasada en el plenario nacional. Mañana marcharán al edificio donde funciona la...

Deportes

El talentoso futbolista de 29 años se entrena en Vélez de lunes a viernes, solo y por la tarde. “Necesitaba irme de todo, tuve...

Advertisement