Connect with us

Hi, what are you looking for?

Economia

Las calificadoras le bajan la nota a Argentina, pero cae el riesgo país por las versiones de acuerdo

Tras el impago del viernes, piden que se paguen los Credit Defaut Swaps contra Argentina. Estiman que se dispararán pagos por USD 1.500 millones.

Guzmán decidió no pagar los 503 millones de dólares el viernes pasado, pero anunció la continuidad de las negociaciones con los acreedores por lo que no hubo una respuesta unánime de las calificadoras de deuda respecto del default. Fitch y Standard & Poors este martes bajaron la calificación de la Argentina como emisor.

Fitch, por su parte, la clasificó como en default restringido (RD) a la deuda en dólares, calificación que ya había tenido la deuda en pesos por sus múltiples reestructuraciones, pero la conservó con el grado C, porque consideró que había habido “avances significativos” con los acreedores en pos de llegar a un acuerdo para la reestructuración de la deuda.

Precisamente esta es la lectura que impera en el mercado y que hizo caer al riesgo país csdi 9% a la zona de los 2.500 puntos básicos. El Gobierno mostró voluntad política para mejorar la primera oferta de Martín Guzmán en aproximadamente un 20%, de los 40 a los 48 centavos por dólar emitido (al 10% de tasa de descuento), y también hubo señales de parte de los fondos para un acercamiento.

La Argentina entró técnicamente en default, pero sigue negociando con los acreedores

Además, el Gobierno lanzó un nuevo rastrillaje de bonistas mediante los bancos HSBC Y Bank of America para contactar a un número sustancioso de bonistas por fuera de los tres grandes grupos de fondos acreedores. La intención es poder incrementar la aceptación de base de la nueva propuesta en un intento por llegar a los mínimos que exigen las Cláusulas de Acción Colectiva (CACs de cada serie.

El Gobierno lanzó un nuevo rastrillaje de bonistas mediante los bancos HSBC Y Bank of America para contactar a un número sustancioso de bonistas por fuera de los tres grandes grupos de fondos acreedores para sumar aceptación a su propuesta.

Sin embargo, la apuesta por la deuda argentina sigue siendo de riesgo. Y no todos comparten el optimismo. S&P directamente pasó a la categoría “D”, última en el escalafón, a los tres bonos ya defaulteados por el Gobierno y no saldrán de esa calificación hasta que la reestructuración esté culminada.

Entre los menos optimistas, explican que el 22 de mayo el Gobierno perdió varios grados de libertad al quedar expuesto a la posibilidad de que algún acreedor con el 25% de alguna serie pequeña de bonos se presente ante la Justicia de Nueva York y reclame la aceleración de la deuda, es decir, la totalidad de lo adeudado en un solo pago porque no se respetaron los plazos. Así lo explicó a LPO un importante analista de Wall Street.

Sea que se materialice esta posibilidad o no, haber pasado del 22 de mayo sin pagar bastó para que acreedores de Credit Default Swaps (CDS), seguros contra el default, pidieran a la ISDA que se expida sobre si hubo un “credit event” que disparé el pago de estos seguro contra el no pago argentino. Estimaciones del mercado señalan que serían unos 1.500 millones de dólares en contratos entre privados que apostaron a favor y en contra de que Guzmán lograra evitar el default.

La Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA, por sus siglas en inglés), el ente regulador que deberá indicar si se disparan los pagos, anunció este martes la reunión de un comité para evaluar si el caso argentino cumple con los requisitos, una formalidad que se toma siempre en estos casos. Pero no puso fecha para la concreción del encuentro del comité evaluador.

Martín Guzmán es una acérrimo crítico de la existencia de estos seguros que le permiten a los bonistas cobrar si Argentina paga y también si no paga por este instrumento de cobertura, los CDS. Aunque no hace falta ser acreedor de la Argentina, cualquiera puede apostar a favor o en contra en el mercado de derivados.

“Si Argentina cierra un deal con los acreedores llegando a las CACs con un waiver del evento de crédito mientras el comité del ISDA no haya tomado una decisión, eso podría hacer que no se gatille el pago de los CDS, por eso es importante que Argentina cierre rápido un acuerdo”, explicó el economista y profesor de Finanzas de la UTDT, Federico Furiase.

“El tema es que el riesgo de aceleración en favor de los acreedores implica una pérdida fuerte de margen de negociación aunque no se acelere después. No pagar los 500 millones era lo correcto pero si la estrategia era presentar una propuesta que permita cerrar un deal antes del 22/5. Llegar al 22/5 sin un deal y no pagar implica perder poder de negociación por el riesgo de aceleración, y no es que los dólares no estuvieran: entre abril y mayo el Banco Central tuvo que vender en torno a 1000 millones de dólares en parte por la incertidumbre que generó la renegociación de la deuda”, agregó.

Advertisement
Advertisement

También te puede interesar

Politica

Pablo Rossi es periodista y asegura sentirse orgulloso de la carrera profesional que supo edificar paso a paso, con mucho esfuerzo y dedicación. Nacido en...

Politica

A última hora del pasado jueves el Capitán de Pesca Rubén Meloni cobro notoriedad al ser el primer capitán de un buque civil que invocando...

Tecnología

La decisión de la Secretaría de Comercio Interior es para que la empresa suspenda la puesta en vigor de las nuevas Condiciones del Servicio...

Sociedad

Hoy a la mañana y luego de analizar por horas varios vídeos de vigilancia, la policía logró individualizar y detener a quien chocó y...