Connect with us

Mundo

Coronavirus: un pueblo en Italia logra contener la expansión del virus con un experimento “único en el mundo”

“Estar encerrados y rodeados por tus propias fuerzas armadas es mucho peor que estar en una cárcel”, afirmó uno de los protagonistas de la prueba.

Publicado

on

Vo’ Euganeo era, hasta hace un mes, un bonito pueblo como muchos en la región de Véneto, en el norte de Italia. Incrustado en las laderas de unas colinas volcánicas, a media hora en auto de la ciudad de Padua, Vo’ era famoso por su vino prosecco, por su parque natural y por los cercanos establecimiento termales.

Pocos habrían imaginado que este idílico escenario se convertiría en pocas semanas en uno de los primeros epicentros de la pandemoa de covid-19 en Italia. Y menos aún son los que podían siquiera pensar que Vo’ Euganeo sería el escenario de un “experimento científico único” .

A principios de febrero Adriano y Renato, dos vecinos de esta localidad de unos 3.300 habitantes, estaban internados en un hospital de la zona por una pulmonía. Ante la ausencia de síntomas que lo indicasen, los médicos descartaron la idea de realizar el examen para detectar el coronavirus, tal como preveían los protocolos.

Sin embargo, después de dos semanas de curas ineficaces, un médico de ese hospital decidió saltarse las normas previstas y realizó un examen de Covid-19 a los dos vecinos. ¿La respuesta? Positivos.

Los dos hombres fueron trasladados de inmediato al Departamento de Enfermedades Infecciosas del hospital de Padua y fueron sometidos al tratamiento previsto para estos casos. Pero quedaba un misterio: ¿cómo podían haberse contagiado?

Las autoridades averiguaron que ni Adriano ni Renato, de 77 y 83 años respectivamente, habían viajado a China y que tampoco habían entrado en contacto con personas que mostrasen síntomas. Hasta ese momento, esas eran las causas principales conocidas de transmisión del virus entre humanos.Te puede interesar

Lo único que se sabía era que, poco antes de desarrollar su enfermedad, los dos hombres habían pasado muchas horas juntos jugando a las cartas en uno de los bares del pueblo. Inesperadamente, el 19 de febrero el cuadro clínico de Adriano empeoró y, al cabo de dos días, el 21, el hombre falleció. Fue la primera muerte registrada en Italia por coronavirus.

Esa misma noche el alcalde de Vo’, Giuliano Martini, propietario de una de las dos farmacias del pueblo, declaró la cuarentena. Cerró las escuelas, los bares, las tiendas y hasta las paradas de buses. Prohibió las misas en la iglesia y las fiestas de Carnaval. Obligó a los vecinos a quedarse en casa.

El 23 de febrero, el gobierno italiano y las autoridades regionales impusieron la cuarentena para Vo’ Euganeo y enviaron a decenas de policías y militares a bloquear los accesos del pueblo. Nadie podría entrar ni salir del pueblo hasta nuevo aviso. Solo se permitiría la entrada de los camiones que abastecen los supermercados, la panadería y las farmacias.

“Era como estar en guerra”, recuerda Martini en conversación telefónica con BBC Mundo. “Estar encerrados y rodeados por tus propias fuerzas armadas es mucho peor que estar en una cárcel”. Sin embargo, quedaba por resolver el misterio: ¿cómo había llegado el virus hasta esta comunidad?

Para descubrirlo, el mismo 23 de febrero los sanitarios instalaron en la escuela del pueblo un centro de análisis para realizar el examen para detectar el contagio de coronavirus a todos los vecinos que lo quisieran.

En los seis días siguientes, prácticamente todos los habitantes se sometieron voluntariamente al test con un kit elaborado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Padua, que dirige el profesor Stefano erigliano. “Esto no habría pasado sin el espíritu de colaboración de todos los vecinos “, reconoce orgulloso el alcalde.Te puede interesar

Los investigadores detectaron el virus en 89 personas, a las que las autoridades conminaron al aislamiento inmediato en sus casas durante 14 días. Algo más les llamó la atención: entre el 50 y el 60% de ellos mostraban pocos o ningún síntoma. “Eso es algo que no había ocurrido en ninguna de las epidemias del último siglo”, le explica a BBC Mundo el profesor Merigliano. 

“Tener este porcentaje de asintomáticos es peligrosísimo”, añade el profesor Andrea Crisanti, profesor de Epidemiología y Virología en el Hospital de la Universidad de Padua y del Imperial College de Londres, “porque esas personas siguen su vida habitual y contagian a un número muy elevado de personas”.

Fue en ese momento cuando Merigliano y Crisanti propusieron al gobernador de Véneto, Luca Zaia, una idea: transformar Vo’ Euganeo en “un laboratorio experimental único en el mundo” .

“Teníamos unas condiciones irrepetibles para entender cómo se comporta este virus”, ilustra Merigliano. “Había una muestra consistente de personas aisladas. Conocíamos su estado de salud y podíamos controlar sus movimientos y con quién se relacionaban. ¡Era perfecto! “.

Con el visto bueno de las autoridades regionales, el 6 de marzo -12 días después de los primeros exámenes y mientras en Italia el número de contagiados llegaba hasta los 4.636 (con 197 víctimas fatales)- un equipo de la Universidad de Padua volvía a controlar a todos los habitantes de Vo’ Euganeo.

Los nuevos casos que dieron positivo esta vez fueron ocho, de los cuales seis estaban relacionados con los infectados del primer examen. A todos ellos se les impuso el aislamiento. “Antes había solo estimaciones”, afirma Crisanti, “mientras que nosotros demostramos científicamente dos cuestiones fundamentales: que el periodo de incubación del virus es de dos semanas y que cualquier estrategia de contención de esta pandemia tiene que tener en cuenta el elevado número de positivos asintomáticos “.Te puede interesar

Para entender el enfoque del experimento, Crisanti compara el caso de Vo’ Euganeo con el del crucero Diamond Princess, que quedó retenido durante dos semanas en un puerto de Japón cuando se detectó a bordo un caso de coronavirus.

“A bordo había unas 3.000 personas entre pasajeros y tripulación”, comenta Crisanti, “un número parecido al de la población de Vo’ Euganeo. Pero decidieron realizar los exámenes solo a los que iban presentando los síntomas”. “Después de dos semanas de cuarentena”, concluye Crisanti, “se reportaron unos 542 casos positivos”.

El 8 de marzo, dos semanas después de la muerte del señor Adriano, se levantó el aislamiento de Vo’ Euganeo. La vida en el pueblo empezó a circular normalmente y, a partir del 14 de marzo, no se registró ningún nuevo caso de infección.

Hasta el pasado viernes 20 de marzo, cuando se detectó un nuevo brote en el pueblo. “Era de esperar”, comenta Crisanti. “¿Con qué parámetros se decide levantar la cuarentena?”, se pregunta este epidemiólogo. “Si levantas la cuarentena basándote solo en la disminución del número de enfermos, estás dejando fuera también a todos los asintomáticos, y eso quiere decir que la epidemia puede volver”.

Crisanti reconoce, sin embargo, que el experimento de Vo’ Euganeo -que costó unos 160.000 dólares y fue financiado por la administración regional – no es replicable en ciudades más grandes. Pero asegura que sí es posible controlar la difusión del virus a nivel de barrio, identificando rápidamente dónde se generan los brotes y aislando a los posibles contagiados. Algo parecido a lo que, afirma, logró hacer Corea del Sur .

Mientras, la región de Véneto acaba de lanzar una campaña paralela, también dirigida por el profesor Crisanti, para examinar a las personas de grupos de riesgo, como el personal sanitario, las fuerzas policiales, los empleados de supermercados y conductores de autobuses.

El objetivo, según las autoridades regionales, es realizar 13.000 exámenes diarios antes de que acabe esta semana. Más de 4.000 personas en Italia murieron desde que el señor Adriano falleciese en el hospital de Padua. El viernes pasado, un mes después de su fallecimiento, su familia pudo finalmente celebrar su funeral.

Advertisement

Mundo

Una luz de esperanza: científicos chinos encuentran anticuerpos efectivos contra el COVID-19

Luego de ser China el primer país con tener casos de coronavirus, ahora podría adelantarse al resto y tener listo o una cura o una vacuna

Publicado

on

Por

Apesar de que no hay aún un medicamento o una vacuna en contra del coronavirus, parece que estamos cerca de encontrar una. Pues recientemente científicos chinos encontraron anticuerpos que resultan ser efectivos a la hora de tratar el COVID-19.

Se ha hablado mucho sobre las curas y vacunas posibles que puede haber para tratar al coronavirus. De hecho se han compartido también un gran números de noticias falsas en redes sociales y WhatsApp sobre esto. Pero dentro de toda la desinformación, por fin tenemos noticias reales y buenas respecto a eso.

Esto se confirmó de parte del Dr. Zhang Linqi de la Universidad de Beijing. En donde aseguran que de crear un medicamento con los anticuerpos que encontraron, podría ser más efectivo que todo lo que se ha intentado hasta la fecha.

Cabe mencionar algo: esta no es la medicina en contra del coronavirus y no curaría a nadie. Hasta el momento los tratamientos y los medicamentos solos o en conjunto que se administran a los pacientes solo aceleran la recuperación.Te puede interesar

Sin embargo, estás siguen siendo grandes noticias, pues una recuperación rápida significa un regreso pronto a la vida normal y más pacientes recuperados en menos tiempo.

Pero hay algo más, pues aseguran que los anticuerpos que encontraron pueden detener el contagio. Es decir, de los 20 anticuerpos que probaron, 4 de ellos lograron bloquear la entrada del virus. De esos 4, dos fueron extremadamente exitosos a la hora de bloquear la entrada del virus.

Estos anticuerpos fueron encontrados al analizar la sangre de pacientes que ya se recuperaron del COVID-19. Haciendo esto, lograron asilar 206 anticuerpos que parecían ser lo suficientemente fuertes para atrapar las proteínas del virus.

Sin duda alguna este es una de las mejores noticias que hemos visto recientemente y esperemos que pronto podamos ver un medicamento con estos anticuerpos en el mercado, indicó FayerWayer.

Seguir leyendo

Mundo

Alertan que se viene la “semana más triste y dura en la vida de los estadounidenses”

Lo afirmó el director general de Salud Pública de EE.UU. Este domingo, las víctimas fatales llegaron a 9.180 y a 324.052 los contagiados

Publicado

on

Por

Estados Unidos, donde el coronavirus ya mató a más de 9.400 personas y contagió a más de 330.000, advirtió este domingo que la población debe prepararse para niveles de tragedia que recuerdan los de los ataques del 11-S y el bombardeo de Pearl Harbor.

“Francamente, esta va a ser la semana más dura y triste de las vidas de la mayoría de los estadounidenses”, dijo el director general de Salud Pública, Jerome Adams, durante una entrevista con la cadena de televisión Fox News.

“Este será nuestro momento de Pearl Harbor, nuestro momento del 11 de septiembre, solo que no será localizado; va a estar sucediendo en todo el país, y quiero que Estados Unidos entienda eso”, remarcó.

El ataque japonés por sorpresa a la base militar de Pearl Harbor, en Hawái, en 1941, causó la muerte de más de 2.400 estadounidenses, mientras que otras 2.996 perdieron la vida en los atentados del 11 de septiembre de 2001 en las Torres Gemelas de Nueva York, el Pentágono y el siniestro de un avión en Pensilvania. La pandemia superó ya esas dos cifras sumadas.

Adams planteó el espectro de los ataques más graves contra Estados Unidos para alertar acerca del dolor inminente que está previsto que provoque el virus al celebrarse hoy el domingo de Ramos, que da inicio a la Semana Santa cristiana que concluye con el domingo de Pascua.

Las contundentes evaluaciones destacan cuánto cambiaron con el correr de las semanas las predicciones del propio presidente Donald Trump acerca de que el virus pasaría pronto, y sus sugerencias de que gran parte de la economía podría estar funcionando para Pascua, el domingo próximo.

La pandemia proseguía su aceleración elevando el número de contagios y muertes en todo el mundo, pese a la estabilización de grandes focos como los de Italia o España.

Hasta hoy, al menos 9.441 personas habían muerto en todo Estados Unidos y 331.151 habían sido contagiadas por el coronavirus, según el recuento en línea de la Universidad Johns Hopkins.

Casi 4.200 de esas muertes están en el estado de Nueva York, aunque hoy el gobernador Andrew Cuomo informó que se registró un pequeño descenso en la cantidad de nuevas muertes en las últimas 24 horas, según Télam.

El foco de la crisis se mantenía de todos modos en ese distrito -y particularmente en la ciudad de Nueva York-, aunque las autoridades empezaron a preocuparse por otras ciudades, como Detroit, Chicago y Nueva Orleans.

“Esta va a ser una mala semana”, coincidió el principal epidemiólogo del país, Anthony Fauci, en una entrevista con la televisora CBS News.

“Vamos a seguir viendo una escalada pero esperamos que en el plazo de una semana, quizá un poco más, empecemos a ver un aplanamiento de la curva y un descenso”, agregó.

Fauci matizó que no se puede decir que Estados Unidos tenga la crisis “bajo control, porque eso sería una declaración falsa”, pero opinó que las medidas para contener los contagios, con más de 90% de la población bajo órdenes de quedarse en casa, “están funcionando claramente”.

El especialista explicó que esas medidas permitirán que se rebaje “el número de casos nuevos”, y advirtió que cuando eso ocurra “las muertes tardarán en reducirse una o dos semanas, o más”.

En el estado de Nueva York, que concentra más de un tercio de los contagios del país, Fauci pronosticó que la próxima semana será dura “porque todavía no se ha llegado al pico”.

“En una semana, ocho o nueve días, esperamos empezar a ver cómo cambian las cosas” en Nueva York, añadió.

El epidemiólogo lanzó además una crítica velada a los gobernadores -todos ellos republicanos- de los únicos nueve estados de Estados Unidos que por ahora no urgieron a sus habitantes a quedarse en casa todo lo posible: Arkansas, Oklahoma, Utah, Carolina del Sur, Iowa, Nebraska, Wyoming, Dakota del Norte y Dakota del Sur.

“No es que estén poniendo en riesgo al resto del país, es que se están poniendo ellos mismos en riesgo”, subrayó Fauci, que dirige el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, (NIAID, en inglés).

Seguir leyendo

Mundo

Seúl recomienda mantener el distanciamiento social para frenar la transmisión

La medida será durante al menos dos semanas debido a que los contagios de coronavirus entre la población siguen ocurriendo aunque a un ritmo más lento.

Publicado

on

Por

Corea del Sur extendió hoy su recomendación de distanciamiento social durante al menos dos semanas debido a que los contagios de coronavirus entre la población siguen ocurriendo aunque a un ritmo más lento.

“No tenemos otra opción que continuar con una intensa campaña de distanciamiento social por un tiempo”, dijo el primer ministro surcoreano, Chung Sye-kyun, tras una reunión del Ejecutivo para analizar la evolución de la situación del Covid-19 en el país.

El Gobierno ha venido recomendado a los ciudadanos mantener una distancia entre ellos de al menos dos metros desde que el país registró su primer contagio de coronavirus el pasado 20 de enero.

La extensión de la recomendación, es para evitar algunos focos de contagio como iglesias, gimnasios u otros lugares propensos a las aglomeraciones.

La política de distanciamiento social que aplica Seúl “ha demostrado ser claramente efectiva” y “ha permitido al país ser un entorno más seguro frente a los contagios que los que se están observando en Europa o en Estados Unidos”, dijo Chung en declaraciones recogidas por la agencia local Yonhap.

El primer ministro, no obstante, afirmó que “la situación sigue siendo muy grave” en Corea del Sur, por lo que destacó la necesidad de mantener dicha política hasta que el número de nuevos contagios diarios disminuya por debajo del medio centenar.

El país registró ayer 96 nuevas infecciones, lo que elevó el total a 10.156, según los últimos datos oficiales ofrecidos esta madrugada por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Infecciosas de Corea (KCDC).

Corea del Sur no registra más de 200 contagios diarios desde el 12 de marzo y ha tardado 20 días en sumar los últimos 2.000, promediando unos 100 casos al día, informó la agencia de noticias EFE.

Además de su política de distanciamiento, las autoridades surcoreanas han adoptado un sistema de testeo y rastreo de las infecciones a gran escala que sumado a su estrategia de hospitalización generalizada le ha permitido gestionar el elevado número de contagios, del cual un 60% ha logrado recuperarse.

El país asiático, aunque llegó a ser el segundo con más afectado por el virus, no ha limitado el movimiento de sus ciudadanos ni cerrado fronteras.

Entre otras medidas, se ha retrasado el inicio del nuevo curso escolar, que estaba previsto para comienzos de marzo, y se ha decidido que empiece a impartirse la próxima semana completamente online.

Según el recuento de la Universidad Johns Hopkins, un total de 10.156 surcoreanos han contraído el virus, de los cuales 177 han muerto y 6.325 se han recuperado, mientras que 3.654 casos siguen activos.

Seguir leyendo

Tendencia