Connect with us

TECNO

Virus, ransomware, gusanos y troyanos: ¿cuál es la diferencia de cada uno de estos ciberataques?

Publicado

on

Virus, gusanos, troyanos, malware, spyware y ransomware. Seguramente escuchaste estos términos en más de una oportunidad pero ¿a qué se refieren exactamente?

Malware

Es el término genérico para referirse a un tipo de software que tiene como objetivo infiltrarse en un equipo o sistema informático sin el consentimiento del usuario.

En función de los efectos y de la forma de infectar el ordenador o dispositivo, el malware se clasifica en diferentes clases, entre los cuales se destacan virus, troyanos, gusanos, spyware y ransomware.

El ransomware secuestra archivos, los cifra y luego pide rescate para garantizar nuevamente el acceso a esa información. Es uno de los ciberdelitos que más creció en el último tiempo

El ransomware secuestra archivos, los cifra y luego pide rescate para garantizar nuevamente el acceso a esa información. Es uno de los ciberdelitos que más creció en el último tiempo

Virus

Un virus es un programa que infecta el equipo mediante la ejecución de un código maligno y que tiene la capacidad de autorreplicarse. Puede llegar a reducir el funcionamiento del dispositivo e incluso causar daños irreparables.

Gusano

Tiene la capacidad de autorreplicarse, como los virus. A diferencia de estos no tiene como principal objetivo dañar el equipo, aunque pueden ralentizar el funcionamiento.

Los gusanos buscan propagarse e ingresar a otros equipos. Usualmente se usan para crear bots y armar redes de equipos zombies para hacer ataques masivos.

Troyanos

Es un tipo de malware que tienen como objetivo principal abrir una puerta trasera en el sistema para que ingresen otros programas maliciosos y accedan a información confidencial.

Los botnets se emplean para generar ataques masivos en red (Getty Images)

Los botnets se emplean para generar ataques masivos en red (Getty Images)

Spyware

Es un programa espía que puede recopilar información confidencial e incluso instalar otras aplicaciones. A diferencia de los virus y de los gusanos, no tiene la habilidad de autorreplicarse.

Ransomware

Es uno de los ataques que más creció en los últimos años. Estos programas ingresan al equipo y cifran toda la información. Luego le solicitan a la víctima una suma de dinero a modo de rescate para que puedan acceder a esos datos secuestrados.

Mercado negro

El caldo de cultivo donde estos males crecen y se propagan es el mercado negro que habita dentro de la dark web. Allí se venden desde contraseñas y datos de tarjetas de créditos hasta información sobre cómo explotar vulnerabilidades en diferentes sistemas operativos.

Advertisement

TECNO

Cómo un emoji puede matar: a medida que las pandillas proliferan en internet, las redes sociales alimentan la violencia

Publicado

on

Por

En lugar de etiquetar un graffiti, algunos miembros de pandillas rivales cargan videos de ellos mismos vociferando insultos en territorio enemigo. Los insultos y las peleas que alguna vez se jugaron en la calle, ahora se realizan en Twitter e Instagram. La agresión en línea puede traducirse rápidamente en brotes de violencia real: los adolescentes se matan entre sí a través de los emojis y transmiten señales características de las pandillas.

Las redes sociales han cambiado profundamente la actividad de las pandillas en Estados Unidos, según un nuevo informe de una organización sin fines de lucro de Chicago. Una preocupación particular, dicen los investigadores, es cómo las redes sociales, a menudo, parecen amplificar y acelerar el ciclo de agresión y violencia.

“No es necesario que llames a nadie más. Ni siquiera tienes que enviar un mensaje de texto. Todo está en Facebook Live”, comentó Andrew Henning, asesor general de la Comisión del Crimen de Chicago, una organización sin fines de lucro financiada por compañías locales que busca formas de reducir la violencia de la ciudad. “Las redes sociales se han convertido en este vehículo rápido para la violencia, y hay consecuencias reales, además de vidas que se toman debido a eso“.

El informe de 400 páginas de la comisión -llamado The Gang Book y publicado recientemente-, narra nuevas tendencias de pandillas a partir de datos recopilados de más de 100 departamentos de policía suburbanos en el área de Chicago y también se basa en entrevistas con unidades de inteligencia pandillera en ciudades.

Los hallazgos del informe en las redes sociales coinciden con una veta cada vez mayor de investigaciones realizadas por científicos sociales de todo el país que han comenzado en los últimos años a estudiar cómo las redes sociales han cambiado el panorama de las pandillas estadounidenses.

Lo llaman “ciberataque”

“No es nada nuevo que los jóvenes se burlen entre sí. Las redes sociales simplemente amplifican las cosas que ya están sucediendo en la comunidad”, subrayó Demond Patton, un destacado experto que ha sido pionero en gran parte del estudio sobre el tema. Debido a que el campo de investigación es relativamente nuevo y existen pocos datos empíricos, la mayoría de las conclusiones hasta la fecha se basan principalmente en la observación.

Patton, que es profesor asistente de trabajo social y sociología en la Universidad de Columbia, aclara que la mayor diferencia con las redes sociales es cuánto más visible se hacen los intercambios de pandillas y cómo puede hacer que ciertas interacciones se vuelvan virales y se perpetren. “Estas publicaciones no desaparecen. Ves a personas sacando mensajes de hace dos meses, incluso de hace un año, y eso puede desencadenar conflictos entre pandillas”.

Los investigadores advierten que los miembros de las pandillas rivales suelen seguirse e incluso se hacen amigos en las redes sociales para intercambiarse insultos. Los asesinados se conmemoran en línea y sus muertes se convierten en puntos de ignición.

Algunas pandillas utilizan grupos privados en plataformas como Facebook para comercializar sus drogas y armas de fuego, de acuerdo al nuevo informe de la comisión de Chicago.

La naturaleza pública del ciberataque ha sido, a veces, una gran ayuda para las redadas policiales. La mayoría de los principales departamentos de policía metropolitana ahora monitorean las redes sociales para combatir la violencia entre pandillas. Entre las redadas más famosas está la Opew Cut del Departamento de Policía de Nueva York. La policía de Nueva Orleans terminó hace poco una colaboración secreta de seis años con la compañía tecnológica Palantir después de que un medio revelara que la ciudad había utilizado un programa de inteligencia artificial predictiva para identificar posibles perpetradores de violencia, basado en parte en la minería de datos de la empresa de cuentas de redes sociales.

Al mismo tiempo, el uso de las redes sociales en las pandillas presenta dilemas para la aplicación de la ley y los defensores de la comunidad. Muchas plataformas de medios sociales ya tienen monitores de contenido responsables de eliminar publicaciones incendiarias que violan las reglas.

Patton cree que los defensores de la comunidad, los grupos de intervención de pandillas y otros, en realidad, están perdiendo una gran oportunidad para aprovechar las plataformas en línea.

“Cuando hablamos de redes sociales y pandillas, solo hablamos sobre la violencia y lo negativo,pero estos adolescentes también son increíblemente vulnerables y están abiertos en internet de una manera que no son en la vida real“, dijo. “Hablan de no poder dormir, de sentirse impulsados a usar sustancias… Podríamos usarlo para comprender lo que está sucediendo en sus vidas”.

Patton, que fundó un programa en Columbia llamado SAFE lab, ha convocado a un grupo de expertos en informática, investigadores de trabajo social y grupos contra la violencia en Chicago. Juntos están trabajando para desarrollar un programa que utilizará datos en tiempo real de las redes sociales para interpretar y enviar alertas sobre señales de violencia inminente a los trabajadores sociales ya integrados en los vecindarios.

La esperanza es que los que están en el terreno puedan intervenir antes de que estalle la violencia.

Seguir leyendo

TECNO

Cinco formas para dejar de revisar tu celular todo el tiempo

Publicado

on

Por

Poco a poco, podemos mejorar la forma en que respondemos o nos relacionamos con la tecnología.

Me conozco muy bien como para saber que: 1. Estoy totalmente atrapada en una relación tóxica, destructiva y adictiva con mi teléfono; y 2. Nunca lo dejaré.

No lo haré, y no sólo porque no me quiera perder de los chismes de Kanye West en Twitter o de una foto del nuevo perro de un conocido de la secundaria. Como editora y adicta al trabajo certificada, en realidad no puedo estar desconectada por mucho tiempo, por miedo a perderme de un correo electrónico importante o de las noticias de última hora.

Así que no, no voy a dejar mi celular en otro cuarto para dedicarle una hora a mi cuidado personal o para alguna mierda rara del siglo XVIII como esa. Pero, ¿existe alguna forma de que sea más inteligente al usar mi teléfono inteligente? Resulta que si hay y no tienes que recurrir a nada drástico, según el profesor de la Universidad de Baylor James Roberts, cuya investigación se enfoca en la adicción a los celulares y en cómo nos relacionamos con ellos. “Sólo tenemos que tratar de reducir la energía que gastamos en nuestros celulares”, dice. “Poco a poco, podemos mejorar la manera en que respondemos o nos relacionamos con la tecnología”.

Estos son algunos de sus consejos para hacer eso.

Revisa cuánto tiempo lo usas

“El primer paso en el autocontrol es la conciencia”, señala Roberts. Eso significa que su primer consejo para las personas es empezar a poner atención a cómo y por qué estás usando el teléfono. Puedes descargar alguna aplicación (por ejemplo, Moment) que rastrea el uso general y el tiempo que le dedicas a varias aplicaciones. (Te sorprenderás al saber exactamente cuántos minutos u horas, pierdes en Instagram todos los días) Roberts lo llama “usar a la tecnología en su contra”, pero si eso se te hace contradictorio puedes irte con el viejo infalible: un diario. ¿Lo usas porque estás aburrido? ¿Porque te sientes incomodo? Descubre el por qué y puedes comenzar a aliviar tu dependencia. Y a partir de ahí, puedes canalizar dicho aburrimiento o incomodidad en otra cosa, más útil, por ejemplo, en ese libro que no se ha movido de tu buró en semanas, o tomando agua.

Ponte límites y usa un control externo

Hay otra cosa muy buena sobre esas aplicaciones. Muchas te permiten establecer límites personalizados, lo que significa que no puedes perder toda la tarde haciendo doble clic en tu feed de IG o revisando los últimos cuatro meses de tweets de tu ex. “Simplemente no creo que eso vaya a funcionar”, dice Roberts. “Se trata de lograr un equilibrio. Puedes establecer algunos límites”.

Usa las respuestas automáticas no sólo cuando salgas de viaje

Tal vez seas de las personas que ya han probado el alivio que trae la respuesta automática. Hay algo que tienes que saber: funcionan todo el tiempo no sólo para cuando te vas a la playa. Si tienes el tipo de trabajo o jefe que te exige estar disponible casi todo el tiempo, Roberts recomienda utilizar el mismo sistema para cosas cotidianas como cuando sales a cenar, o a correr. “Reciben una respuesta tuya de inmediato, ¿no? como ‘estoy manejando’ o incluso ‘estoy pasando tiempo con mi familia'”. Todas esas cosas le hacen saber a la gente que aunque no estés disponible en ese momento, estás al pendiente siempre”.

Involucra a otras personas

“Algo que usamos para cambiar el comportamiento un poco son los ‘contratos sociales'”, dice Roberts. Ahora, tal vez suene un poco intenso, pero… digamos que tu incesante scrolleo en Twitter ya causó un distanciamiento entre tú y tus amigos o tu pareja.

Roberts señala que un poco de responsabilidad puede servir mucho, y tener a alguien que trabaje contigo puede ser muy útil. “No estamos solos contra el mundo; también hay otras personas que tienen mejores intereses en mente para trabajar con nosotros”. El contrato puede escribirse, y debe quedar claro lo que estás tratando de lograr y qué comportamiento estás tratando de alentar. Incluso puedes tener recompensas y castigos establecidos (por ejemplo, ” No revisaré mi teléfono cuando salgamos a cenar o de lo contrario yo pago la cena”).

Ponte metas tangibles y realistas

No sólo te digas a ti mismo que vas a dejar de scrollear por Facebook o que vas a hacer compras para distraerte o porque estás aburrido. “Otra cosa que puedes hacer es tener metas claras”, dice Roberts. Decir que ‘sólo mandarás ciertos mensajes por día’, o que ‘sólo vas a pasar cierto tiempo en tus redes sociales’… es un buen recordatorio”.

Publicado originalmente en VICE.com

Seguir leyendo

TECNO

Argentina, uno de los ganadores del Mundial de Rusia en YouTube

Publicado

on

Por

El Mundial está en todas partes: en la cancha, la calle, oficina y en YouTube. Ahí también se disputa la Copa. Todos los países que participan del evento deportivo en Rusia 2018 -a excepción de Irán y Arabia- tienen un canal en la plataforma donde comparten material vinculado a la competencia. El canal puede ser de la selección o bien de asociaciones o federaciones que representan a esos equipos nacionales.

El canal de Argentina, con 33 mil seguidores, está en el top 10 de los países con mayor cantidad de suscriptores en YouTube, según un informe de la agencia Brandboost, elaborado con datos recopilados entre mayo de 2017 y mayo de este año. Cabe destacar que como las mediciones son hasta el mes pasado, es posible que los números actuales muestren variaciones (de hecho, el canal de la AFA ya supera los 47 mil)

El primer puesto en este sentido es para Francia con 656 mil suscriptores, seguido por Inglaterra (534K) y Polonia (506K). Le siguen Brasil (275K), Corea del Sur (81K), Alemania (66K), Japón (55K), España (54K), México (38K) y Argentina (33K), al momento de la medición.

Los más activos

Portugal es el más activo en esta plataforma, con más de 1.100 videos publicados. En segundo lugar está Brasil, con 1.000 y Francia, con 862, seguido de Corea del Sur (605) y Rusia (572).

Esta hiperactividad en YouTube generó grandes niveles de participación de la audiencia o engagement que se expresaron a través de comentarios y “me gusta”. En el caso de Portugal, obtuvo más de 62 mil formas de interacciones, en tanto que Francia y Brasil obtuvieron 839 mil y 379 mil respectivamente.

Los que más crecen

 Play

Túnez es el país que más creció: tan solo en el último año incrementó en un 1.780% sus suscriptores, que hoy superan los 7.000. Uno de los materiales más populares fue el amistoso con Costa Rica, el 27 de marzo de 2018: tuvo más de 110 mil vistas y se sumaron 700 suscriptores los días posteriores a su publicación.

Por su parte, Perú mostró un incremento de más del 574%, seguido por Suiza con poco más de 363%, Egipto con 247% y Rusia, con 198%.

El poder de los videos

El más antiguo de los canales es el de Inglaterra, y es un buen ejemplo para analizar cómo incrementó el interés de la audiencia en ver videos. En 2017, se subieron más de 380 clips; en tanto que en 2010 tan solo se publicaron 52.

La producción de contenido aumentó de la mano con el interés y la posibilidad de la gente de ver ese material online en todo momento y lugar.

Hoy es mucho más fácil ver videos gracias al 4G y también porque la penetración de los smartphones aumentó considerablemente: en la actualidad llega al 36,5%, en tanto que en 2011 era de apenas 9,6%, según datos de Statista.

“Para la realización de este estudio se han tenido en cuenta los canales de las selecciones nacionales y equipos que representan a España, Argentina, Nigeria, Australia, Alemania, México, Bélgica e Inglaterra. También se han considerado las asociaciones o federaciones de fútbol del resto de países representados en el Mundial que no disponen un canal específico para cada equipo”, se destaca en el informe.

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias