Connect with us

Deportes

Los goles más gritados de la Selección en mundiales

Publicado

on

Para el hincha futbolero no hay nada más lindo que gritar los goles de su selección en un Mundial, ni hablar si se trata de una instancia de eliminación directa o la mismísima final.

Jorge Burruchaga fue el autor del gol más importante para la Selección Argentina en la historia de los mundiales y seguramente el más gritado, aquel que le convirtió a Alemania en la final de la Copa del Mundo que se jugó en México en 1986.

Restaban seis minutos para que finalicen los noventa reglamentarios y los dirigidos por Carlos Bilardo igualaban 2-2 con el equipo de Franz Beckenbauer. Maradona toca de cabeza con Giusti, Giusti le devuelve de cabeza a Maradona y Diego le da un pase magistral al Burru, quien fue decidido a marcar el gol de la victoria y el título.

El último gol que marcó Diego Maradona en una Copa del Mundo tendrá para siempre su lugar en el archivo. Fue en el triunfo de Argentina 4-0 frente a Grecia, en el Mundial de Estados Unidos 1994. El 21 de junio ‘El Diez’ hizo un fantástico gol tras una serie de combinaciones que él culminó con un remate que entró por el ángulo superior derecho.

Brasil 2014 fue un Mundial especial para todos los argentinos y para muchos periodistas fue difícil dejar la pasión de lado para realizar transmisiones lo más objetivas posibles. Un torneo de mucho sufrimiento en el que se llegó a la final tras ganar por penales. Un torneo en el que Angel Di Maria fue el héroe de los octavos de final ante Suiza. La emoción del relator eriza la piel, para volver a ilusionarse.

El camino de la Selección del Narigón Bilardo hacia el séptimo partido en Italia ’90 no fue nada fácil. La mala primera ronda determinó que la Albiceleste chocara con Brasil, uno de los cucos de aquel campeonato. Otra vez un pase de Maradona fue determinante y la frialdad de Claudio Caniggia para definir terminó en un grito ensordecedor de gol ante el clásico rival.

Con Maradona como director técnico, la Selección que compitió en el Mundial Sudáfrica 2010, donde sufrió para sellar el pase a octavos frente a Grecia.

Ese día, Martín Palermo se convirtió en el jugador más veterano en convertir para la Albiceleste en una Copa del Mundo y escribió un capítulo más de su increíble carrera, marcada por distintos hechos inolvidables. Un jugador que trascendió por sobre los colores de Estudiantes de La Plata y Boca Juniors.

Hay dos goles de Maxi Rodríguez que es difícil no emocionarse al recordarlos. Yendo atrás en el tiempo, el penal decisivo frente a Holanda para clasificar a la final y el bombazo a México en el alargue de los octavos de final del Mundial Alemania 2006, ese que llenó de gol las gargantas argentinas.

La Fiera recupera una pelota en defensa, llega a la puerta del área y recibe un pase bombeado, la para de pecho y en el relato de Sebastián Vignolo se escucha la voz de Bilardo: “¡Arco!”. Y boom, zapatazo inatajable.

Argentina disputó muchos tiempos suplementario a lo largo de la historia de los mundiales. De hecho, una de las dos estrellas que posee, la primera, fue producto de final que se definió en el alargue.

En el Monumental de Núñez, Mario Alberto Kempes estampó el 2-1 para la Selección contra Holanda tras una jugada de pura guapeza del Matador. Luego, los dirigidos por César Luis Menotti ganaron 3-1 y se consagraron campeones en suelo propio en 1978.

Luego del tanto a Brasil en los octavos de final, el Pájaro Caniggia volvió a romper las gargantas argentinas con el gol a Italia, anfitriona del torneo organizado por la FIFA en 1990. Una contra bárbara del equipo terminó con un centro del Vasco Olarticoechea a la cabeza de Caniggia, quien convirtió ante la marca de defensor azzurro.

En el Mundial disputado en Francia, en 1998, Argentina se encontró con Inglaterra en los octavos de final. Un partidazo que tuvo cuatro goles en el primer tiempo.

La Selección de Passarella comenzó en ventaja, los ingleses lo dieron vuelta y en el final de esa etapa Batistuta amagó a patear un tiro libre que terminó con un pase de Juan Sebastián Verón al Pupi Zanetti, quien venció al arquero David Seaman con un zurdazo impecable.

No podía quedar afuera la maravilla de Diego Maradona frente a Inglaterra, en cuartos de final de la Copa del Mundo disputada en México en 1986. Una obra de arte que se gritó días y días acompañada del memorable relato de Víctor Hugo Morales.

Advertisement

Deportes

Boca no pudo con Rosario Central en la Bombonera

Publicado

on

Por

Boca mostró un flojo desempeño, no le encontró la vuelta al planteo de Rosario Central y apenas pudo empatar 0 a 0, en un partido disputado en la Bombonera y correspondiente a la novena fecha de la Superliga.

El conjunto rosarino sufrió la expulsión de Joaquín Pereyra, por doble amonestación, cuando se jugaba el cuarto minuto de adición del segundo tiempo.

El conjunto boquense, que venía de empatar con el líder Racing como visitante (2-2), alcanzó los 16 puntos, cuatro menos que el elenco de Avellaneda, mientras que los rosarinos, que llegaban de caer por goleada como locales frente a Unión (0-4), suman ahora 11 unidades.

Boca en principio dispuso una formación que parecía ofensiva, con varios habituales suplentes, ya que preservó jugadores de cara a las semifinales de la Copa Libertadores, pero Central superpobló la mitad de la cancha y desde allí manejó los tiempos del partido, contando con las mejores ocasiones dentro de un trámite opaco.

Primer tiempo flojo y friccionado

Boca intentó hacerse del balón en los primeros minutos con un movedizo Edwin Cardona, pero el colombiano no encontraba interlocutores, los volantes “canallas” eran un cerco difícil de sortear y Fernando Gago tenía siempre un rival que le hacía sombra.

Jugados siete minutos, la visita se animó a incursionar en ataque y avisó con un potente zurdazo de Washington Camacho, que salió apenas afuera, cerca del palo izquierdo del arco defendido por Agustín Rossi.

Con el correr de los minutos, el trámite se hizo friccionado, con los mediocampistas visitantes cortando una y otra vez el circuito de juego local, que era lento y sin cambio de ritmo.

Recién a los 27 minutos Boca pudo rematar al arco de Jeremías Ledesma, cuando Cardona probó de tiro libre y la pelota se fue un par de metros afuera.

A los 34, con Boca chocando una y otra vez contra el cerrado esquema rosarino, Central volvió a profundizar, Camacho buscó a Fernando Zampedri en el área, este encaró y remató de derecha, obligando a Rossi a estirarse para desviar el balón al córner.

Los dos lo tuvieron en el final.

El complemento siguió en el mismo tono y en apenas cinco minutos Central volvió a avisar, con un cabezazo de Marcelo Ortiz, bien contenido por Rossi, a la salida de un tiro libre lanzado por el “Colo” Gil.

A partir de esa jugada, cada centro al corazón del área boquense hizo tambalear a la última línea local y así fue que a los 12 minutos Alfonso Parot quedó solo frente al arco, pero no pudo rematar bien y perdió la oportunidad.

Tres minutos más tarde, Cardona probó con una jugada individual, llegó hasta el fondo por la izquierda y obligó a Ledesma a manotear la pelota para evitar el gol.

Pasados los 20 minutos, empezaron a aparecer algunos espacios y los técnicos comenzaron a mover los bancos, buscando piernas frescas.

A los 30 minutos llegó una clara ocasión para Boca, pero el arquero Ledesma volvió a aparecer, tapando en dos tiempos un disparo cruzado del colombiano Villa, que había sido habilitado por el recién ingresado Pablo Pérez.

Cuando el partido se terminaba y parecía encaminarse al empate sin goles, Central erró dos goles increíbles, en sendas jugadas del ex Boca Federico Carrizo.

En la primera, Néstor Ortigoza lo dejó de cara al arco, pero Carrizo remató desviado, de zurda, y en la segunda no pudo conectar con precisión de cabeza, tras un centro de Pereyra.

Los yerros de “Pachi” Carrizo dejaron con vida al local, que pudo llevarse un triunfo agónico segundos después, pero increíblemente Pérez no acertó al arco y perdió el gol en el epílogo.

Seguir leyendo

Deportes

Martínez recibió el alta y sería titular ante Gremio

Publicado

on

Por

El mediocampista Gonzalo Martínez recibió el alta médica hoy, se pudo entrenar a la par de sus compañeros de River, que ya están concentrados en Cardales de cara al partido frente a Gremio de Porto Alegre.

El Pity había sufrido una distensión en el isquiotibial izquierdo que le impidió viajar con la Selección argentina y llegará en buenas condiciones para el duelo del martes a las 21.45, en el estadio Monumental, por la ida de una de las semifinales de la Copa Libertadores.

Con este escenario, el único que aún debe recibir el alta de Franco Armani tras haber padecido una distensión en el recto anterior de la pierna derecha.

Como suele ocurrir antes de cada partido clave, Gallardo dispuso que el plantel se “guarde” en un hotel de Cardales donde tiene varias canchas para poder entrenarse con comodidad y aislado.

Para el duelo, la única incógnita es si Ignacio Fernández es titular o su lugar lo ocupa Juan Fernando Quintero, aunque la ventaja parece estar para Nacho.

La probable alineación es integrada por: Armani; Gonzalo Montiel, Jonatan Maidana, Javier Pinola, Milton Casco; Fernández o Quintero, Leonardo Ponzio, Exequiel Palacios, Martínez; Rafael Santos Borré e Ignacio Scocco.

Seguir leyendo

Deportes

Barcelona recuperó el liderazgo frente al Sevilla

Publicado

on

Por

El Barcelona recuperó hoy la cima de la alocada Liga española de fútbol al golear por 4-2 al Sevilla en un no menos imprevisible duelo totalmente protagonizado por Lionel Messi.

Con una asistencia al brasileño Philippe Coutinho (2′) y un tanto espectacular (12′), el astro argentino resolvió el choque en el primer cuarto de hora, antes de lastimarse el codo derecho en una mala caída que lo dejó KO.

Su presencia en el clásico ante el herido Real Madrid en la próxima fecha es una incógnita. Los blancos, que hoy sufrieron su cuarto tropiezo consecutivo en la Liga al caer ante el Levante, tendrán que esperar al diagnóstico de la lesión.

Y es que, medio mareado y con gestos de tremendo dolor, Messi abandonó la cancha en el minuto 16. Se tendió en la banda sin dejar de estremecerse. Y después de que el médico del Barcelona le vendara el brazo afectado, tomó el camino del vestuario, abatido.

Lo sustituyó el francés Ousmane Dembélé, tres minutos más tarde, cuando los de Ernesto Valverde ya llevaban cinco jugando con nueve jugadores de campo, sin que nada pasara.

Todo el mundo estaba pendiente de Messi, de si podría regresar o no. No lo hizo. Y hasta el Sevilla pareció afectado por ello.

Los de Pablo Machín habían asistido, impotentes, al festival del cinco veces Balón de Oro en los primeros compases del choque. Él solito había puesto patas arriba un duelo que se esperaba reñido.

Andaluces y catalanes luchaban por la punta de una Liga de la que provisionalmente se había adueñado el sorprendente Alavés. El Real Madrid y el Atlético les habían facilitado la labor con sendos tropiezos, una derrota y un empate, respectivamente.

El 10 azulgrana fue clave en la gran jugada colectiva que, en el minuto 2, supuso el primer gol del Barcelona, firmado por Coutinho. El brasileño convirtió en un disparo magistral el último pase de Messi, después de que el balón pasara por los pies de Nelson Semedo y de Luis Suárez en un contrataque que sorprendió al Sevilla.

El arma más utilizada por los andaluces fue hoy lo que los condenó. Porque el segundo tanto de los catalanes nació también de un contragolpe tras un robo de Luis Suárez en el mediocampo. El uruguayo le puso el balón a Messi donde éste lo esperaba y el genio argentino se marchó de cuantos contrarios le salieron al paso para acabar definiendo con un disparo imparable al segundo palo.

Un minuto después, el Camp Nou, que había festejado los goles con euforia, enmudecía con la caída de Messi. Y el choque tomó otro cariz.

El Barcelona mantuvo la compostura, pese a la ausencia de su estrella. El Sevilla no la rentabilizó. E Iván Rakitic desaprovechó la ocasión de sentenciar el duelo en un mano a mano con el arquero andaluz segundos antes de la pausa.

En el segundo parcial, un intercambio de golpes entre ambos equipos, los de Machín adelantaron líneas, se adueñaron de la posesión y amenazaron el arco de Marc André Ter Stegen.

El arquero alemán estuvo sensacional a la hora de partido en una doble intervención, primero ante un potentísimo cabezazo de André Silva y luego ante un disparo a bocajarro de Ben Yedder.

Y repitió en el 85′, en otra doble intervención, que llevó a todo el Camp Nou a corear su nombre.

Nada pudo hacer, no obstante, el arquero del Barcelona en el tanto del honor del Sevilla, una gran parábola de Pablo Sarabia en el 79′, que tocó ligeramente en Clément Lenglet y lo confundió.

El Barcelona, menos dominador, fue, sin embargo, más eficaz. Luis Suárez erró la primera gran ocasión que tuvo en el complemento. De la segunda sacó un penal que él mismo se encargó de anotar en el 63′.

El duelo estaba sentenciado. Valverde y Machín movieron el banco. Y el choque siguió sumando goles de manera casi rutinaria. Rakitic cerró la cuenta para el Barcelona en el 88′, mientras que el colombiano Luis Muriel maquilló el resultado para el Sevilla en el tiempo añadido.

La hinchada azulgrana, satisfecha, no escondió su preocupación por Messi. No quiere ni imaginarse lo que puede ser la vida sin el argentino en este Barcelona tan irregular. Lo comprobará, probablemente el próximo miércoles, ante el Inter de Milán.

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias