Connect with us

Mundo

La Mara Salvatrucha amenaza a una escuela de Maryland: “Si alguien no hace algo pronto, habrá una tragedia”

Publicado

on

Los chicos habían sido amigos antes de que el MS-13 reclutara a uno de ellos.Mientras otros estudiantes estaban en clase, en la escuela secundaria William Wirt, en Riverdale (Maryland), los dos adolescentes se peleaban en el baño del tercer piso, cuyo momento fue capturado por otro estudiante en su teléfono celular.

El recluta del MS-13 le dio un puñetazo a la cara de su antiguo amigo. Su oponente se agachó y agarró al joven de 15 años al tiempo que caían al suelo de baldosas verdes.

“Me gusta eso”, gritaba alguien que estaba fuera de plano mientras el recluta intentaba taparse el rostro.

“Parece que duele”, escribió alguien en el pie del video, que se subió a Instagram el 19 de abril y fue visto por unas 400 personas.

Las peleas relacionadas con pandillas ahora son algo cotidiano en Wirt, donde un pequeño grupo de presuntos miembros de la Mara Salvatrucha que van a la escuela hispana dejan señales pandilleras, venden drogas, dibujan graffitis y reclutan agresivamente a estudiantes recién llegados de Centroamérica, según narran más de dos docenas de maestros, padres y estudiantes. La mayoría de los entrevistados pidieron no ser identificados por temor a perder sus empleos o ser blanco de la banda MS-13.

Aunque los administradores niegan que Wirt tenga problemas de pandillas, la situación dentro de ese edificio sobrepoblado y envejecido ha dejado a algunos maestros con miedo a quedarse a solas con sus estudiantes. Muchos dijeron que habían denunciado, reiteradamente a los administradores, incidentes que involucraban a presuntos miembros de pandillas, pero sus quejas habían sido ignoradas, algo que ha sido respaldado por documentos obtenidos por The Washington Post.

“Los maestros se sienten amenazados, pero no se sienten apoyados. Los estudiantes se sienten amenazados, pero no están protegidos”, afirma un educador. “La escuela es una bomba de tiempo“.

La presencia de la pandilla en el centro de Wirt llega en un momento en que la administración Trump ha declarado la guerra a la banda MS-13, y las comunidades de todo el país se enfrentan a un aumento en la violencia relacionada con ese grupo criminal.

El campus de la escuela William Wirt queda cerca de un bosque donde se había visto mucha actividad pandillera en los últimos tiempos (The Washington Post / Michael Robinson Chavez)

El campus de la escuela William Wirt queda cerca de un bosque donde se había visto mucha actividad pandillera en los últimos tiempos (The Washington Post / Michael Robinson Chavez)

Casi una docena de padres aseguraron a este diario que estaban preocupados por la actividad pandillera en la escuela, que se encuentra a unos 15 kilómetros de la Casa Blanca. Muchos remarcaron que estaban decididos a cambiar de colegio a sus hijos porque tenían miedo de que fueran asesinados.

Una joven dijo que había sido violada por otro compañero que pertenecía a la Mara Salvatrucha, un ataque que tuvo lugar fuera de la propiedad de la escuela y que fue denunciado a la policía, aunque luego se retractó por miedo a represalias. Los investigadores del condado de Prince George concluyeron que la denuncia había sido infundada, pero la chica afirmó que ahora vive con el temor de que la pandilla la apuñale cuando salga de la escuela.

La MS domina la escuela, pero ni siquiera hablo con los guardias de seguridad sobre lo que sucede aquí porque parece que no les importa“, agregó.

Rhonda Simley, la directora del instituto, rechazó repetidas solicitudes de una entrevista.

“La directora es consciente de las preocupaciones sobre las pandillas en la comunidad, pero no ha experimentado ningún problema en la escuela“, escribió en un correo electrónico el vocero del sistema escolar del condado de Prince George, John White.

La policía, que tiene un oficial destinado en la escuela, se negó a hablar sobre la posible actividad de las pandillas.

Un árbol pintado con “MS-13” en Riverdale (Maryland) (The Washington Post / Michael Robinson Chavez)

Un árbol pintado con “MS-13” en Riverdale (Maryland) (The Washington Post / Michael Robinson Chavez)

Desde el 1 de mayo, las autoridades han recibido 74 llamadas, según un recuento del departamento.

White, en una entrevista, confirmó que cinco estudiantes fueron arrestados por asalto, posesión de drogas y llevar armas al edificio.

Aunque los maestros estiman que hay solo una docena de miembros de la MS-13 en la escuela, otros estudiantes se han unido para plantarles cara, lo que ha provocado que se desate una especie de batalla armamentística. Los maestros dijeron que, al menos, cuatro cuchillos y cuatro pistolas de aire comprimido habían sido confiscados este año en Wirt, aunque White aclaró que solo habían sido dos cuchillos y una pistola.

Si alguien no hace algo pronto, va a haber una tragedia en esta escuela“, advirtió el padre de la niña.

Las pruebas del dominio de la MS-13 en Wirt no son difíciles de encontrar. Simplemente hay que seguir el camino de tierra que serpentea desde el borde del estacionamiento de la escuela hacia el bosque, a través de un arroyo y hacia la parte trasera del instituto Parkdale High.

(@EmisorasUnidas)

(@EmisorasUnidas)

Aquí, a pocos metros de ambas escuelas, los árboles están cubiertos de graffiti de la Mara Salvatrucha. Latas de cerveza vacías, envoltorios de caramelos y unos papeles arrugados rodean un tocón ennegrecido por el fuego. También hay un tronco de árbol que parece que se hubiera utilizado para practicar con cuchillos.

En febrero, diez miembros de la MS-13 atacaron a un rival en estos bosques golpeándolo con un bate de béisbol en la cabeza antes de apuñalarlo tres veces en el estómago. Ocho estudiantes de Parkdale fueron arrestados, aunque solo uno había asistido a Wirt. Dos meses antes, un tiroteo involucró a otros estudiantes de Parkdale y la MS-13 obligó a que ambas escuelas cerraran por precaución (lo que se conoce en Estados Unidos como lockdown).

Decenas de escuelas desde el norte de Virginia hasta Long Island y Boston están lidiando con un resurgimiento de la MS-13, que se ha relacionado con una cadena de asesinatos espeluznantes en todo el país. El crecimiento de la pandilla ha sido impulsado por una oleada migratoria de 200.000 adolescentes que viajaron solos a Estados Unidos para escapar de la pobreza y la violencia de las pandillas en Centroamérica. La gran mayoría se inscribe en la escuela y no se mete en problemas, pero un pequeño porcentaje se involucra en la MS-13 en Estados Unidos.

Casi 5.000 de esos menores no acompañados han llegado a Prince George desde 2012, lo que afecta a las escuelas en Langley Park, Hyattsville, Beltsville y Riverdale. Wirt ya estaba luchando contra eso antes de que la afluencia de tantos niños vulnerables ayudara a aumentar la población escolar en un 50 por ciento.

Alrededor de 1.200 estudiantes están en un edificio diseñado para 750, y muchos están en barracones. 9 de cada 10 estudiantes que van ahí reciben almuerzo sin costo o a un precio reducido y la mayoría no lee ni tiene el nivel de matemáticas que le tocaría en su grado.

Están siendo educados en una de las escuelas secundarias más antiguas del condado, programada para ser reemplazada en 2020, después de años de fugas y moho.

Muchos maestros afirmaron que están preocupados por los menores que están solos, que a menudo están traumatizados por la travesía para llegar a Estados Unidos, por estar alejados de sus familias y por sentirse aislados ya que tienen un inglés limitado. Pero también dijeron que un pequeño número de estos niños están más que preocupados: pertenecen a la MS-13.

Un educador se sorprendió cuando, al comienzo del año escolar, varios estudiantes gritaban continuamente obscenidades y tiraban objetos en el aula. El hombre vio a los mismos estudiantes garabateando “MS-13” en papeles, en las mesas y en la piel. Acosaban a compañeros de habla hispana y hostigaban sexualmente a las chicas en clase. Varios estudiantes contabilizaban abiertamente dinero en efectivo, probablemente obtenido de la venta de marihuana en los baños de Wirt, transacciones que un estudiante y varios padres también describieron a The Washington Post.

Este mismo educador afirmó que los administradores rechazaron estas denuncias y el comportamiento se extendió a otros estudiantes.

White negó que los administradores hayan ignorado las quejas sobre la actividad de las pandillas y agregó que ni los guardias de seguridad ni el oficial de policía de la escuela habían reportado estos problemas.

Sin embargo, los documentos obtenidos por este diario respaldaban la versión del educador. Uno recordó cómo los miembros de la MS-13 intimidó tanto a una chica que ella se vio obligada a abandonar la escuela.

Un miembro de la MS-13(@canaltn8)

Un miembro de la MS-13(@canaltn8)

Las peleas han aumentado dramáticamente a medida que la MS-13 presiona a los recién llegados para que se unan a la pandilla. Varios apuntaron que los presuntos miembros de la Mara Salvatrucha irrumpieron en las aulas y atacaron a los estudiantes.

“Ahora tenemos dos o tres peleas al día”, dijo un instructor. “En este punto, está completamente fuera de control“.

White restó importancia a esos informes.

“¿Las peleas ocurren en la escuela? Sí, pero como pasa en todas las escuelas del país”, agregó. “Hasta que no tengamos pruebas de que la actividad pandillera fue la causa de la pelea, no lo sabremos. Y hasta ahora, no hemos encontrado esa evidencia”, apuntó.

El vocero también señaló que se habían efectuado 32 suspensiones este año por peleas.

En una reciente reunión de emergencia, la directora atribuyó un aumento en la violencia a una “guerra racial” entre los hispanos, que representan aproximadamente el 80 por ciento de los niños de la escuela, y los estudiantes negros, según las personas presentes.

White reconoció que Simley, la directora, usó esas palabras, pero dijo que estaba instando a su personal a intervenir para evitar “una guerra racial”.

Advertisement

Mundo

Yukpas, la comunidad indígena venezolana sin patria que huyó del régimen de Nicolás Maduro en busca de arroz

Publicado

on

Por

Alrededor de 500 indígenas yukpa de Venezuela cruzaron la frontera para buscar arroz en Colombia. La siembra de tres meses apenas les daba para comprar una libra, que duraba ese tiempo si se comía una ración cada dos días. Ahora, del otro lado, les toca sobrevivir al cruce de balas de las organizaciones criminales que se disputan el control de los negocios ilícitos de la zona. Por eso, buscan que el Gobierno los reconozca como pueblo binacional y les brinde condiciones de vida dignas.

La etnia habita un complejo montañoso que comparten Colombia y Venezuela llamada Serranía del Perijá. Pero no tiene nacionalidad de ninguno de los dos países. Sus miembros nunca fueron anotados en ningún registro civil ni tienen documentos. Según las normas internacionales, son considerados apátridas.

Los yukpas son una de las pocas etnias en el mundo que aún son nómadas y guerreras. Cazan y cultivan su alimento, y se mueven cuando las condiciones lo ameritan. Y la crisis humanitaria del régimen de Nicolás Maduro los estaba matando.Era tiempo de volver a moverse.  Entonces se radicaron en los departamentos colombianos de Norte de Santander, Cesar y La Guajira.

Los yukpas son nómadas y cazadores, pero el dinero reunido de sus siembras no les alcanzaban para abastecerse de alimentos. (Foto Juan Pablo Gutiérrez – ONIC)

Los yukpas son nómadas y cazadores, pero el dinero reunido de sus siembras no les alcanzaban para abastecerse de alimentos. (Foto Juan Pablo Gutiérrez – ONIC)

Llegaron por el rumor de que en Colombia había arroz. Tres días de viaje en caminatas, buses y hasta burros. Buscaban también asistencia médica para sus embarazadas y para sus niños que padecían sarampión o cualquier otra afección. Pero se encontraron con otro idioma -pues la mayoría no habla español, sino su lengua nativa: yukpa-, con represión policial y con amenazas de muerte. Se hallaron en lotes baldíos cerca de riachuelos o debajo de puentes en improvisados cambuches de palo y plástico, durmiendo sobre cartón.

Hace unos meses dos de sus niños murieron por gastroenteritis y un paro cardiorrespiratorio, asociados a la desnutrición. Y a eso se suma la violencia armada. Estas zonas de frontera son disputadas por las organizaciones ilegales como el ELN, las disidencias de las FARC, Los Rastrojos y el Clan del Golfo, que buscan el control de las rutas de contrabando y del tráfico de droga. Las balaceras ocurren a plena luz del día, e intentan reclutarlos a la fuerza.

En Colombia, dos niños han muerto por causas asociadas a la desnutrición, y dos hombres han desaparecido forzosamente. (Foto Juan Pablo Gutiérrez – ONIC)

En Colombia, dos niños han muerto por causas asociadas a la desnutrición, y dos hombres han desaparecido forzosamente. (Foto Juan Pablo Gutiérrez – ONIC)

Una noche de mayo, los cerca de 250 indígenas que habitan en un refugio en el barrio Nuevo Escobar de Cúcuta, ubicado al cruzar el puente internacional Francisco de Paula Santander -que comparten Colombia y Venezuela-, fueron atacados por hombres armados que dispararon sin discriminación. “Corrimos al otro lado de la calle y allí amanecimos”, contó a Infobae Brinolfo Romero, un indígena yukpa que aseguró que días más tarde un muchacho fue golpeado cuando un grupo armado intentó llevárselo.

Además, dos indígenas están desaparecidos desde aquella vez; según denunció en su momento el Servicio Jesuita a Refugiados (SJR) que pidió reubicarlos. En vista de la negativa de las autoridades y la falta de protección ante las amenazas, la comunidad decidió regresar a Venezuela en junio, pero la crisis humanitaria los obligó a devolverse otra vez. “Allá estábamos pasando penurias, no hay alimentos, teníamos hambre“, comentó Romero. Así, las familias quedaron divididas, y se pasan de un territorio a otro para intercambiar los alimentos que los ayudan a sobrevivir.

Cerca de 500 indígenas se han exiliado de Venezuela a causa de la crisis humanitaria del régimen de Maduro y han llegado a Colombia. (Foto redes sociales)

Cerca de 500 indígenas se han exiliado de Venezuela a causa de la crisis humanitaria del régimen de Maduro y han llegado a Colombia. (Foto redes sociales)

Eso les trajo otro problema: la policía fronteriza los tilda de contrabandistas, porque algunos son utilizados por las redes criminales y otros cargan por los pasos legales e ilegales bolsas de carne y otros elementos para poder subsistir. Las confrontaciones con las autoridades son constantes. La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) ha denunciado desalojos forzados y violentos que terminan en fuertes enfrentamientos entre los indígenas y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD).

Para ellos, esto demuestra la ausencia de enfoque étnico en las estrategias para contener la migración masiva, sumado a actos de discriminación y xenofobia. “Hay que entender que en la cosmovisión del pueblo Yukpa toda la Serranía del Perijá, donde habitan, es un solo territorio; ellos no distinguen fronteras entre Colombia y Venezuela. Por eso piden ser considerados como un pueblo binacional”, explicó a Infobae Óscar Montero, coordinador del enlace de Derechos Humanos de la ONIC.

Al no tener documentos de ninguno de los dos países, los yukpa no pueden adquirir el status de refugiados. Los gobiernos de Colombia y Venezuela deben llegar a un acuerdo de protección que ofrezca cada uno a esta comunidad. Y tal como ocurre en la etnia Wayuu, de La Guajira, que también comparte ambos territorios, sin que tengan fronteras entre las dos naciones sudamericanos.

Los yukpas esperan recibir el mismo tratamiento. Por eso, el pasado 2 de mayo dos caciques yukpa -con apoyo del SJR- presentaron una tutela al Estado colombiano para garantizar sus derechos y una atención humanitaria de emergencia. “Mediante varias acciones se ha logrado que el Gobierno les brinde acceso a salud. Pero hacen falta solventar otras necesidades como la vivienda, la sanidad, la educación”, comentó Montero.

Pese a la evidente situación crítica que enfrenta los yukpas, el juez negó la tutela en primera instancia. Decidieron impugnar la decisión, y tampoco lo lograron. Alegaron que esa acción jurídica no era la adecuada para exigir la defensa de sus derechos. Entonces, el SJR se unió con Dejusticia y la ONIC para pedir una revisión del caso a la Corte Constitucional, entregada el pasado 22 de agosto.

La decisión del juez de negar la tutela interpuesta por dos caciques yukpas al Estado colombiano para que les garanticen una vida digna. (Fuente Dejusticia)

La decisión del juez de negar la tutela interpuesta por dos caciques yukpas al Estado colombiano para que les garanticen una vida digna. (Fuente Dejusticia)

“El Estado adelante medidas de “retorno digno”, consistentes en transporte hasta un municipio fronterizo y la entrega de dinero y alimento para el viaje de regreso a sus lugares de origen, pero esto no garantiza que la lamentable situación que enfrentan las comunidades indígenas se resuelva. Sus constantes regresos a Cúcuta se deben a la escasez de recursos en su territorio”, describen las instituciones.

Argumentan que la situación implica una medida de protección urgente para ofrecer a los yukpa una vida digna, sin desconocer que también son víctimas del conflicto armado. Y alegan que la decisión del juez desconoce precedentes de la Corte y de instancias internacionales sobre las poblaciones migrantes y la atención humanitaria a comunidades étnicas.

En Cúcuta, la comunidad vive en improvisados cambuches de pala y plástico, sin poder suplir sus necesidades básicas. (Foto redes sociales)

En Cúcuta, la comunidad vive en improvisados cambuches de pala y plástico, sin poder suplir sus necesidades básicas. (Foto redes sociales)

Y no son los únicos que hacen la solicitud. La directora para las Américas de Amnistía Internacional Erika Guevara Rosas, ha manifestado que “las autoridades colombianas han fallado en su responsabilidad de brindar protección y en garantizar la vida, integridad y reubicación digna del pueblo indígena Yukpa en Cúcuta. Desgraciadamente, en vez de proteger su pervivencia cultural, están forzando su retorno a Venezuela, vulnerando su derecho a permanecer en el país con la protección y asistencia debida”.

La ONIC viajó a Ginebra a exponer el caso ante las Naciones Unidas, y también lo presentaron ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Mientras, Colombia envió una solicitud al gobierno de Venezuela para un acuerdo binacional para su protección; la respuesta aun no llega y las relaciones diplomáticas de ambos países empeoran cada vez más. Y los yukpas siguen sometidos a la inclemencia del clima, al hambre, a las balas y a la indiferencia.

Seguir leyendo

Mundo

Angela Merkel consideró “insuficientes” las explicaciones de Arabia Saudita sobre la muerte del periodista Jamal Khashoggi

Publicado

on

Por

La canciller alemana Angela Merkel calificó este sábado de “insuficientes” las explicaciones de Arabia Saudita sobre la muerte del periodista Jamal Khashoggi, luego que Riad admitiera que murió en el consulado saudí en Estambul.

“Las informaciones dadas sobre el desarrollo de los hechos en el consulado en Estambul son insuficientes”, dijo Merkel en una declaración conjunta con el ministro de Relaciones Exteriores, Heiko Maas.

Ambos indicaron que esperan de Arabia Saudita “transparencia sobre las circunstancias de la muerte y las razones de fondo”, y que se encuentren los “responsables” de la misma.

En tanto, las organizaciones Amnistía Internacional y Reporteros Sin Fronteras reiteraron este sábado su pedido de una investigación independiente bajo la égida de la ONU.

El fiscal general de Arabia Saudita se refirió a una “pelea” mortal en el consulado, conclusiones que no son “dignas de confianza y constituyen un nuevo récord catastrófico de Arabia Saudita en materia de derechos humanos”, reaccionó Amnistía en un comunicado.

Riad había afirmado hasta ahora que el periodista, crítico del poder saudita, había salido del consulado, al que había ingresado a realizar un trámite administrativo el 2 de octubre.

“El gobierno turco tiene que pedir al secretario general de ONU que ordene una investigación urgente sobre la muerte de Khashoggi y sus circunstancias”, agregó la organización.

Según Amnistía, una investigación independiente “será la única garantía contra aquello que parece cada vez más como un encubrimiento saudita de las circunstancias del asesinato de Khashoggi, o contra cualquier intento de otros gobiernos de silenciar el problema para preservar las lucrativas ventas de armas y otros vínculos comerciales con Riad”.

Por su parte, la organización Reporteros Sin Fronteras reiteró en un comunicado su llamado a que se mantenga la “presión” sobre Arabia Saudita, boicoteando el Foro Económico del Golfo y congelando “los asuntos comerciales” con Riad.

“Parece inimaginable hacer negocios ‘como de costumbre’ y conversar sobre inversiones como si nada hubiera pasado, aunque la nueva versión oficial está claramente destinada a disimular lo esencial, a saber, que el crimen atroz perpetrado contra un periodista fue por orden de un patrocinador estatal “, dijo Christophe Deloire, secretario general de RSF, citado en el comunicado.

Seguir leyendo

Mundo

Un tribunal peruano ordenó liberar a Keiko Fujimori por el caso de lavado de dinero de Odebrecht

Publicado

on

Por

Un tribunal de apelaciones peruano ordenó este miércoles liberar a la líder opositora Keiko Fujimori, detenida desde hace una semana tras ser acusada por la fiscalía de recibir dinero de la constructora brasileña Odebrecht para su campaña electoral en 2011, anunció un juez.

La corte “dispone la inmediata libertad de los indiciados detenidos” por este caso,entre ellos la hija del ex mandatario Alberto Fujimori (1990-2000), dijo el presidente de la sala, Octavio Sahuanay, al acoger la apelación de la líder opositora y otros tres detenidos por el delito de lavado de activos, a raíz del presunto financiamiento ilegal de la campaña.

Keiko, de 43 años, abrazó llorando a su abogada Giuliana Loza al escuchar el fallo, dictado luego de seis horas de deliberación de los tres jueces del tribunal.

Keiko antes del fallo que dictara su liberación. (Luka GONZALES / AFP)

Keiko antes del fallo que dictara su liberación. (Luka GONZALES / AFP)

La corte declaró que el juez de investigación que ordenó el arresto, Richard Concepción Carhuancho, había cometido dos irregularidades al ordenar la detención de Keikocopiar y pegar los argumentos de la fiscalía en su resolución y emplear “conocimiento privado” que tenía sobre el caso.

El tribunal aclaró que no se pronunciaba sobre el fondo de la acusación de la fiscalía contra Keiko, de usar la “estructura” de su partido para canalizar el dinero de Odebrecht a su compaña en 2011.

Sin embargo, la corte dispuso que el caso pase ahora a manos de otro magistrado.

Keiko estaba detenida desde el 10 de octubre en el cuartel central de la policía de Lima, una semana después de que la justicia anulara el indulto a su padre mientras cumplía una condena de prisión de 25 años por crímenes contra la humanidad y corrupción.

El ex mandatario, de 80 años, permanece internado en una clínica en calidad de detenido desde hace dos semanas.

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias