Connect with us

Economia

Jorge Triaca dice que Macri está “preocupado” por la inflación

Publicado

on

Jorge Triaca admitió este domingo que el presidente Mauricio Macri está “preocupado” por la inflación, a pesar de que ratificó la meta del 15 por ciento para este año. En ese sentido, el ministro de Trabajo argumentó: “Que nos preocupe no significa que consideremos que hayamos cometido un error. Entendemos que es el camino correcto”, aseguró.

El INDEC informó el jueves pasado que los precios minoristas subieron 2,3% en marzo y el incremento acumulado llegó al 6,7% durante el primer trimestre del año, impulsado por las cuotas de colegios privados y los precios de la indumentaria.

Triaca justificó que la suba se dio en un período “en el que impactan con más fuerza las tarifas, subió el precio del combustible a nivel internacional y la sequía hizo mayores estragos en los precios de los alimentos”, según publicó Noticias Argentinas.

Al ser consultado respecto de la postura del presidente frente al avance de la inflación, el funcionario admitió la preocupación: “Por supuesto que está preocupado, como estamos todos porque sabemos que la inflación afecta a los que menos tienen”, sostuvo.

“Que nos preocupe no significa que consideremos que hayamos cometido un error. Hay que tener confianza que esto es parte del proceso gradual en el que vamos”, sostuvo, y declaró: “Entendemos que es el camino correcto”.

Paritarias y empresarios. En relación al acuerdo de paritarias, el ministro aclaró que “como ministro de Trabajo tengo el objetivo de cuidar el poder adquisitivo, por eso en 2017 hicimos un acuerdo de paritarias con cláusula gatillo que muchas de ellas se están aplicando este año”. Al respecto, apuntó a que los gremios que firmaron la suba salarial con ese acuerdo “comprenden la realidad y entienden que es una situación en la que todos tenemos que trabajar para tener una inflación mucho más baja”.

Triaca mencionó también al sector empresario, que “tiene que acompañar cuidando los precios” y sostuvo que “la verdadera discusión” está en “cómo atendemos los costos, nos volvemos más productivos y desarrollamos más producción para que tener precios más accesibles”.

Advertisement

Economia

Ualá se une al BIND para cargar crédito en sus tarjetas prepagas al instante

Publicado

on

Por

Ualá anunció una nueva alianza con el Banco Industrial (BIND) para que cualquier usuario pueda recargar su tarjeta prepaga a través de una transferencia bancaria en menos de una hora, de 9 a 21hs los 365 días del año.

La Fintech, fundada por Pierpaolo Barbieri, explicó que el acuerdo incluye la incorporación de APIs del BIND para potenciar su propuesta digital. En concreto, se hará uso de la BIND API BANK, una plataforma colaborativa diseñada para trabajar con firmas que buscan maximizar la productividad y la eficiencia de sus recursos brinando alta segurdad en todos los procesos.

Ualá cerró este año una ronda de inversión de 10 millones de dólares liderada por un fondo privado de inversión manejado por Soros Fund Management LLC y con participación de Jefferies, Point72 Ventures, fundadores de General Catalyst y el emprendedor Kevin Ryan, entre otros.

Para usar Ualá, es necesario registrarse 100% desde la app. Luego, se obtiene la tarjeta del mismo nombre sin cargos de apertura, mantenimiento, renovación o cierre.

Rosario Flores Vidal, gerente de Producto de BIND explicó que la plataforma “fue diseñada para integrar a nuestros clientes con nuestros servicios logrando relevantes optimizaciones en términos de tiempos, costos y recursos.”

“Desde que lanzamos, trabajamos en acelerar las cargas y los usos Ualá para ofrecer la mejor experiencia de usuario. Con este lanzamiento ayudamos a optimizar el uso de la tarjeta y logramos que los usuarios tengan su plata disponible en su Ualá muchísimo más rápido. Nos apasiona escuchar lo que pide nuestra comunidad e innovar en nuestros lanzamientos. ”, agregó Pierpaolo Barbieri, fundador de Ualá.

Seguir leyendo

Economia

Por dólar y tasas, caen las ventas y se derrumba 40% la producción de TV, celulares y electro

Publicado

on

Por

Desde cadenas de retail hasta fabricantes fueguinos padecen el actual contexto, marcado por la devaluación y un costo financiero por las nubes

Los empleados hablan entre ellos, chequean sus celulares y, eventualmente, atienden a unos clientes. Algunos terminan definiendo la compra. Otros, hacen un gesto negativo con la cabeza al constatar el elevado interés a la hora de sacar sus tarjetas de crédito, y terminan yéndose.

Estas postales se repiten en buena parte de los locales que vende artículos del hogar y tecnología en el país y sintetizan el momento de crisis que están atravesando todos los jugadores del sector.

Según datos de la consultora GfK a los que accedió iProfesional, en julio, cuando el dólar ya estaba embarcado en su rally alcista que lo llevó a romper récord tras récord, la venta de electrodomésticos registró una caída interanual del 13% en unidades.

“Tal como sucede con otras ramas de actividad, como la automotriz, el sector de la electrónica de consumo está sufriendo una contracción muy importante. La situación es muy mala para toda la cadena: para fabricantes y para el retail. Y lo más preocupante es que esto se está profundizando”, agrega.

Al analizar por categoría, de acuerdo al análisis de GfK, la venta de televisores en unidades cayó un 17% en julio frente a igual mes del año pasado. En el caso de los teléfonos celulares, la baja fue mayor: 18%.

Pequeños electro para el hogar como microondas, secadores de pelo, jugueras o tostadoras tuvieron desplomes mayores, de hasta el 22%.

En el caso de los productos de línea blanca (cocinas, freezers y heladeras), que dependen mucho de la financiación, se produjeron derrumbes de hasta el 25%, en cantidad de unidades vendidas.

Y los dos productos con peor performance a nivel nacional fueron los monitores para PC y las computadoras portátiles, que están experimentando importantes caídas, superiores al 40% interanual (ver gráfico).

 

La única categoría que resultó relativamente ilesa fue la de climatización, según explica a este medio Eduardo Echevarría, project manager de la consultora especializada GfK.

Básicamente, “porque registramos el invierno más frío de los últimos once años y esto impulsó un poco la demanda de estufas y de aires acondicionados con la opción frío/calor”.

Sin embargo, como se observa, la gran mayoría de los rubros que componen a toda esta rama de actividad vivieron un mes para el olvido.

Consultado por el estado de situación, un directivo de una empresa de primera línea que opera en el polo tecnológico de Tierra del Fuego no ocultó su malestar: “Hay mucha preocupación. Más allá del debate sobre si el tipo de cambio estaba atrasado o no, la realidad es que la devaluación fue tan grande que, inevitablemente, hubo que trasladar una parte a precios, ya que el 50% del costo promedio de un producto está formado por los componentes importados”.

“El resto incluye, entre otras variables, a la mano de obra, donde no hubo subas porque tenemos un acuerdo firmado con el sindicato por dos años; pero sí logística, que se encareció muchísimo en estos meses”, apunta el directivo.

Según el Índice de Costos elaborado mensualmente por Fadeeac, que nuclea a empresarios del sector del transporte, poner un camión en la ruta se encareció 29% en lo que va de 2018 y un nada menos que el 40% en un año.

Sin embargo, los empresarios de Tierra del Fuego advierten que no pudieron trasladar toda la suba, básicamente por la fuerte caída de la demanda, una crisis que funciona como “sostén” de los precios, pero afectando los márgenes de rentabilidad.

El relevamiento de GfK confirma esto: los televisores y los smartphones –más del 90% de lo que se comercializa es de producción nacional- subieron un 22% y un 26% en un año, respectivamente, muy por debajo del índice general de precios, que hasta julio acumulaba un avance anual de casi 32%.

Como contrapartida, notebooks –que ahora son 100% importadas- y heladeras –en general se producen en Santa Fe y el Gran Buenos Aires- fueron los productos que más se encarecieron: 69% y 40%.

 

Pese a que los valores de muchos artículos corrieron por debajo de IPC –algunos, bastante por debajo- la realidad es que esto estuvo lejos de ser visto como una oportunidad por parte de los compradores.

“La actividad está sufriendo el peor cóctel: los salarios se deterioraron en términos reales y, lo que es más grave, el costo del financiamiento se disparó. Esto último es crucial, porque marca un cambio respecto de otras épocas con alta inflación”, apunta Echevarría.

“En 2015, por ejemplo, los precios subían pero se subsidiaba mucho el consumo y las ventas se sostenían. Con el efecto licuación, en ese entonces convenía más financiar la compra a doce meses que pagar en efectivo”, agrega el experto.

“Este año, especialmente luego de que la tasa de referencia que fija el BCRA pasó a ubicarse en el 60%, se volvió muy caro usar la tarjeta. El costo final para financiar la compra de electro hoy lleva a que el precio final termine duplicándose”, recalca el experto de GfK.

Para Echevarría esto es especialmente complejo para un sector que tiene un elevado ticket promedio y que sí o sí necesita de la ayuda de los plásticos para apalancar ventas.

Así las cosas, el experto concluye que “es verdad que hubo categorías que subieron por debajo de la inflación, pero la realidad es que hoy pocos pueden comprar una cocina o un teléfono de alta gama en efectivo. Por eso, si a la ecuación le sumamos el costo financiero total, entonces el precio se disparó”, apunta el experto.

Baja la actividad en la isla

Según detallan desde algunas compañías instaladas en Tierra del Fuego, las empresas están revisando a la baja los planes de producción y volviéndose más conservadoras en sus expectativas.

Esto, en un contexto en el que hay pronósticos, como el de la agencia de calificación estadounidense Fitch Ratings, que apuntan a una caída de la economía doméstica del orden del 2,5% para este año.

“En julio tuvimos una contracción en las órdenes de compra por parte del retail y en agosto sufrimos una baja aun mayor. Esto, en momentos en que se acumuló un importante stock, nos obligó a levantar mucho el pie del acelerador”, apunta.

¿De qué nivel fue la caída de la producción en el polo fueguino? En el bimestre julio-agosto, se registró un derrumbe del 40% respecto al mismo período del año pasado.

“El nivel de capacidad ociosa es muy elevado, con algunas empresas que llegan al 40 por ciento”, señalan desde AFARTE, entidad que nuclea a las marcas instaladas en el sur del país.

En este contexto, las proyecciones no son positivas:

En el caso de los televisores, a medida que las líneas de producción se van desacelerando, la expectativa es llegar a fines de 2018 con 3 millones de unidades, unas 200.000 menos que en 2017.

Esto, pese al fuerte empuje que, en el primer cuatrimestre, le había dado el Mundial de Fútbol a este rubro.

Sin embargo, el empresario consultado afirma que “es un clásico: cada cuatro años, hay un aluvión de demanda en la primera parte y luego el mercado se pincha, todo esto ahora agravado por la crisis”.

En el caso de celulares, la meta ahora es producir 10 millones de unidades, unas 600.000 por debajo de los registros de 2017 y lejos del récord de casi 14 millones que se alcanzó en 2012.

En lo que respecta a los equipos de aire acondicionado, los empresarios aseguran que todavía es una incógnita. La meta es “empatarle” al volumen de producción logrado el año pasado. Así y todo, esto implicará un derrumbe del 40% respecto de la marca histórica, alcanzada en 2015.

 

Todo esto, a su vez, está creando un clima de mayor tensión en la isla, dado que la UOM, las empresas y el gobierno provincial y nacional, firmaron un acuerdo de competitividad por el cual se les congeló el salario por el término de 24 meses, contando a partir de junio pasado.

Sin embargo, el mismo fue alcanzado cuando la expectativa de inflación era del 15% para 2018 y del 12% para 2019, cifras que hoy lucen completamente irreales.

Desde el sector empresario se mantienen firmes en cuanto a que el acuerdo salarial debe continuar, si bien reconocen que están buscando vías para paliar la situación.

Como parte de esta iniciativa, se pusieron a disposición de los empleados adelantos de haberes y de aguinaldos, así como el ofrecimiento de préstamos a tasa cero para que los operarios puedan hacer frente a la pérdida de poder adquisitivo ocasionada por la inflación.

En este contexto, los expertos advierten que toda la cadena debe prepararse para una tormenta que será extensa.

“Esto recién está empezando y viene para largo. No es una cuestión de dos o tres meses”, dispara Echevarría.

“El consumo va a culminar en negativo en 2018 y el poder adquisitivo se va a ver resentido al menos hasta la primera parte del año próximo. Además, no hay perspectivas de que el costo del financiamiento baje demasiado en los próximos meses. Es decir, no hay incentivos para la actividad”, agrega.

Frente a este cuadro, desde GfK son claros al trazar un diagnóstico: “La crisis para el mercado de artículos del hogar y electrónica de consumo no debería aflojar sino recién al inicio del segundo semestre de 2019”.

Frente a las urgencias del sector, esto es sinónimo de una “eternidad”.

Seguir leyendo

Economia

Banda de flotación del dólar: por qué es clave que se explique la nueva regla

Publicado

on

Por

Consideran que puede servir para contener la inflación, pero destacan que será importante saber cómo funcionaría en el futuro ante distintos contextos.

Los economistas se hicieron eco del plan que impulsaría el Banco Central para dejar atrás la flotación pura del dólar y coincidieron en señalar que, para saber si la “banda de flotación” puede llegar a ser exitosa, será necesario saber cómo funcionaría el esquema en los próximos años y en distintos contextos.

Roberto Frenkel (CEDES), Martín Redrado (Fundación Capital), Miguel Kiguel (Econviews), Eduardo Levy Yeyati (UTDT) y Federico Furiase (Eco Go) opinaron al respecto.

“Me parece muy bien ir a un esquema de banda móvil que acompañe la inflación. Pero no de banda fija porque anunciar una fijación significaría anclar el precio del dólar”, explica Frenkel.

Para este economista, más allá de si el BCRA da a conocer o no la regla, “lo más importante acá es que el público sepa que se mantendrá por los próximos años un tipo de cambio real alto porque de esa manera Argentina atraerá inversiones”.

¿La banda debe anunciarse o no? Frenkel está a favor por las expectativas que se despertaron. Redrado no. “Siempre que vos explicitas algo, el mercado te mueve el arco”.

Levy Yeyati dice que la banda “sería un arreglo prudente para contener la inercia inflacionaria, en momentos en que sube el traslado de dólar a precios y la meta de inflación perdió credibilidad”.

“Significa definir como referencia una trayectoria cambiaria que preserve el valor real del peso. Es necesario para considerar un acuerdo de precios que evite la indexacion implicita al dolar y reduzca la velocidad inercial de los precios”, agregó.

Para Furiase, “se parte de un tipo de cambio real alto, hay retenciones y se están ajustando los desequilibrios fiscales y externo. Teniendo en cuenta estos tres elementos, más un programa con el FMI que ponga u$s20.000 millones extra y adelantar desembolsos, hay chances altas de que se estabilice el dólar”.

En su visión, las bandas deberían ser móviles en función de una referencia del tipo de cambio real. La clave es que el FMI amplíe el préstamo bajo reservas de libre disponibilidad del banco”. Kiguel coincide: “Harán falta más reservas”.

“Sería importante saber cómo funcionan las bandas en un escenario optimista cuando ingresen capitales. Si el Central va a comprar reservas para que no se aprecie el peso y baje el dólar de $35″, señala Furiase a Clarín.

“En ese contexto el sistema podría entrar en conflicto con el esquema de agregados monetarios porque la autoridad expandiría pesos para comprar dólares. En ese caso habría ruido con el régimen de inflación”, añade.

El equipo económico negocia con el FMI un nuevo acuerdo que reemplazará al stand by ampliado firmado en junio y que comprometía el desembolso de u$s50.000 millones en tres años. Se habla de una banda cambiaria bastante amplia: un techo que iría desde los 40 a 44 pesos y un piso de entre 32 y 36 pesos. Si el dólar supera el techo, el BCRA vendería divisas y si perfora saldría a comprarlas. Sería ‘de palabra’.

Los esquemas de banda flotación que se actualizan por el ritmo al que suben losprecios se conocen con el nombre de crawling peg. Fue adoptado en países desarrollados en la posguerra cuando las tasas de inflación aún no eran tan bajas. El FMI y Argentina llegarían a un entendimiento la semana próxima. Se espera que el organismo amplíe el programa en, al menos, u$s15.000 millones.

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias