Connect with us

TECNO

El lado oscuro de Steve Jobs: un retrato descarnado de su hija mayor

Publicado

on

Frío, avaro, irresponsable, cruel, el personaje que surge de las 400 páginas de “Small Fry” parece mejor padre del iPhone que de una niña a la que se negó a reconocer y a la que cuidó intermitentemente, con muchas limitaciones afectivas, hasta que la proximidad de la muerte lo hizo disculparse

Se negó a reconocerla. Luego apuró los trámites para fijar la manutención de menores en USD 500 hasta que ella fuera mayor de edad, cuatro días antes de que su empresa comenzara a cotizar en bolsa y él se volviera millonario.

Tras un examen de ADN, dijo a la revista Time que el 28% de la población masculina de los Estados Unidos podrían ser el padre. Luego la invitó a vivir en la casa de la familia oficial que había formado.

 Play

Apareció de sorpresa durante un viaje escolar y la deslumbró. Luego se negó a pagarle el último año de estudios en la Universidad de Harvard, sabiendo que no le darían una beca porque era hija de un rico.

La mezquindad y la malevolencia de Steve Jobs como complemento acaso necesario de su genio y su capacidad de emprendedor son conocidas: desde la biografía de Walter Isaacson hasta la película de Danny Boyle, desde la autobiografía de Steve Wozniak hasta la entrevista perdida con Robert X. Cringely, numerosos testimonios lo han documentado. Pero las memorias de su primera hija, Lisa Brennan-Jobs, que acaban de salir, las detalla como nunca antes se hizo, y a la vez les dan un contexto más humano.

Jobs no aparece como el ícono de Silicon Valley, y de hecho poco o nada se dice sobre Apple o el iPhone. En cambio, surge como un padre que no quiso serlo, y —como una confirmación de que lo que no se usa se pierde— por fin no pudo.

Las primeras reseñas sobre Small Fry (una expresión que alude tanto a los niños como al pescado frito, y se podría traducir Chiquita o Pececito, y también a alguien sin importancia, De poca monta), se centran en criticar la irresponsabilidad de Jobs al negar su paternidad, la falta de amor por su hija, su avaricia aun cuando él era multimillonario, sus comentarios y manifestaciones sobre el sexo inapropiados ante una niña. Pero Brennan-Jobs sólo describe, en la mayoría de los casos, lo que fue, sin pregonar lo que debió haber sido.

Esa mezcla de curiosidad y aceptación la acompaña en esta pesquisa desde una escena inicial junto a su padre agonizante hasta una escena final en el mismo lugar. En el medio, Silicon Valley deja de ser el paisaje suave de la contracultura y los hippies para convertirse en el gran motor capitalista de la industria tecnológica. Steve Jobs, uno de los íconos de esa transformación, se aleja y se acerca y se aleja, funda Apple y la pierde, crea NeXT y Pixar y se casa y tiene hijos a los que trata como tales, vuelve a Apple y transforma las comunicaciones con el iPhone sin nunca poder comunicarse con la iHija.

Lisa Brennan-Jobs creció con un padre muchas veces distante, cruel y egoísta en su trato con ella.

Lisa Brennan-Jobs creció con un padre muchas veces distante, cruel y egoísta en su trato con ella.

A continuación se citan algunos de los momentos más notables de las casi 400 páginas que Brennan-Jobs escribió sobre su relación con su padre.

A punto de separarse de Jobs, su novia Chrisann Brennan quedó embarazada
“Le dijo a mi padre al día siguiente [de haberse enterado], mientras estaban de pie en el medio de una habitación al costado de la cocina. No había muebles, sólo una alfombra. Cuando se lo dijo, él se mostró furioso, apretó la mandíbula y salió disparado por la puerta del frente, que golpeó al salir. Se fue en su auto; ella pensó que él debió haber ido a hablar con un abogado que le dijo que no volviera a hablar con ella, porque luego de eso, no volvió a decirle una palabra“.

Lisa nació en la granja de un amigo de Chrisann, Robert, en Oregon, en 1978
“Mi padre llegó unos días después. ‘No es mi bebé’, se la pasó diciéndole a todo el mundo en la granja, pero de todos modos había volado para conocerme. Yo tenía pelo negro y una nariz grande, y Robert le dijo ‘La verdad es que se te parece'”.

Antes de la Macintosh, Jobs creó otra computadora, llamada Lisa, cuyo destino pareció anticipar su relación con su hija
“Mientras mi madre estuvo embarazada, mi padre comenzó a trabajar en una computadora que luego se llamaría Lisa. Fue la precursora de la Macintosh, la primera computadora para el mercado masivo con un ratón externo —el ratón era tan grande como un trozo de queso—, que incluía softwares, disquetes con los nombres LisaCalc y LisaWrite. Pero resultó demasiado cara para el mercado, un fracaso comercial (…) La computadora Lisa se discontinuó, y las 3.000 unidades que no se habían vendido fueron luego enterradas en un basural de Logan, en Utah”.

Pocos días después de su nacimiento, Steve Jobs conoció a su hija. (Grove Press/lisabrennanjobs.net)

Pocos días después de su nacimiento, Steve Jobs conoció a su hija. (Grove Press/lisabrennanjobs.net)

Más tarde él negaría que la computadora se hubiera llamado Lisa por la hija
“—¿Y le puso mi nombre a la computadora?
—Luego fingió que no.
Y entonces ella [la madre] me contó —de nuevo— cómo habían elegido mi nombre juntos, en el campo, cómo él rechazó todas las opciones hasta que ella pensó en Lisa. “Él te ama”, dijo. “Es solo que no sabe que te ama”.

Se apresuró a reconocerla antes de que Apple cotizara en bolsa, para pagarle menos manutención
“En 1980, cuando yo tenía dos años, la fiscalía del condado de San Mateo, en California, demandó a mi padre para que pagara manutención de menores. El estado quería que él pagara la manutención y que devolviera los pagos de seguridad social [que la madre había recibido para la niña]. (…) Mi padre respondió negando su paternidad y juró en un testimonio oficial que él era estéril (…) Se ordenó un examen de ADN. (…) Las probabilidades de que estuviéramos vinculados fueron las más altas según lo que se podía medir entonces, 94,4 por ciento. (…)
El caso se terminó el 8 de diciembre de 1980, bajo la insistencia de los abogados de mi padre para cerrarlo, sin que mi madre entendiera por qué una causa que se había demorado durante meses ahora se llevaba a un final apresurado. Cuatro días más tarde Apple comenzó a cotizar en bolsa y de la noche a la mañana mi padre valía más de USD 200 millones“.

Dijo a Time que muchos hombres podrían ser el verdadero padre
“Esto pasó [una mudanza, que se describe antes] cuando salió la nota ‘La máquina del año’, sobre mi padre y las computadoras, en la revista Time, en junio de 1983, cuando yo tenía cuatro años, en la cual él dio a entender que mi madre se había acostado con muchos hombres y había mentido. Allí habló sobre mí y dijo: ‘El 28% de la población masculina de los Estados Unidos podría ser el padre’, probablemente basado en una manipulación del resultado del estudio de ADN.
Tras leer el artículo, mi madre se movió en cámara lenta, se le aflojaron los músculos de la cara. Cocinó la cena con las luces de la cocina apagadas, excepto una pequeña, debajo de un gabinete. Pero en pocos días ya se había recuperado, y su buen humor, y le mandó a mi padre una foto mía, sentada desnuda sobre una silla en nuestra casa, con uno de esos anteojos-careta de Groucho Marx con una gran nariz de plástico y un bigote falso.
—¡Creo que es tu hija! —escribió detrás de la foto. Él usaba bigote entonces, y anteojos, y tenía grande la nariz”.

Chrisann Brennan, novia de Steve Jobs y madre de Lisa. (Grove Press/lisabrennanjobs.net)

Chrisann Brennan, novia de Steve Jobs y madre de Lisa. (Grove Press/lisabrennanjobs.net)

Un montón de contradicciones andantes
“—¿Por qué sus jeans tienen agujeros por todas partes? —pregunté.
Podría haberlos cosido. Sabía que se suponía que él tenía millones de dólares. (…)
Desde luego, las partes no encajaban. Era rico pero tenía huecos en los jeans; era exitoso pero apenas si hablaba; su figura tenía gracia y elegancia, pero era torpe y complicado; era famoso pero parecía perdido y solo; inventó una computadora y le puso mi nombre pero parecía no verme, y no lo mencionaba. Con todo, podía ver cómo esas cualidades contrarias podían ser un atributo, si se formulaba de cierta manera.
—Escuché que cuando se le raya, se compra uno nuevo —mi madre le dijo a Ron mientras yo pasaba.
—¿Un nuevo qué?
—Porsche”.

“A ti no te toca nada, ¿entiendes? Nada”
“Estábamos juntos en su auto, manejando en la oscuridad hacia la casa de Woodside. Esa noche él llevaba una chaqueta de cuero con tejido negro en los puños, que iba bien con el color de su pelo y le daba un aire elegante. Iba callado. Me sentí audaz:
—¿Me lo puedo quedar, cuando no lo quieras? —le pregunté (…)
—¿Que si te puedes quedar qué cosa?
—Este auto. Tu Porsche —me pregunté dónde pondría los otros. Me los imaginé como una línea negra y brillante al final de su terreno.
—Claro que no —dijo de una manera tan agria y mordaz que supe que había cometido un error. Comprendí que quizá no era cierto, el mito del rasguño: quizá no compraba uno nuevo como si nada, quizá la idea de que era derrochador era falsa. No era generoso con el dinero, con la comida ni con las palabras; la idea de los Porsches había parecido una excepción gloriosa (…)
Antes de que hiciera un movimiento para bajarme, giró para mirarme de frente.
—A ti no te toca nada —dijo—. ¿Entiendes? Nada. No te quedas con nada.
¿Se refería al auto, a algo más, más grande? No lo supe. Su voz me hirió, aguda, en el pecho”.

Al comienzo, Steve Jobs se negó a reconocer a su hija. (Grove Press/lisabrennanjobs.net)

Al comienzo, Steve Jobs se negó a reconocer a su hija. (Grove Press/lisabrennanjobs.net)

Dieta extrema y comportamientos tiránicos
“Él había elegido el lugar [un restaurante]. Llegó tarde. Siempre llegaba tarde. Cuando entró, advertí que no estaba contento: quizá no había tenido un buen día en el trabajo. (…)
Mi madre ordenó una ensalada de lechuga romana; yo pedí linguini con camarones. Teníamos cuidado con lo que pedíamos cuando estaba él: estaba en contra de la carne. Su código dietario no tenía que ver con el bienestar de los animales, sino con la estética y la pureza del cuerpo. (…) Una fina línea separaba su urbanidad de su crueldad, entre lo que lo hacía estallar y lo que no. Yo sabía que no le gustaría la idea de los camarones; sabía también que iba a pasar. Pero me había olvidado de advertirle a Sarah [prima de la autora]. “Quiero la hamburguesa”, dijo, muy alto. (…)
Luego de un par de bocados, la cara de mi padre cambió y se endureció.
—¿Qué demonios te pasa? —le preguntó a Sarah.
—¿Qué? —dijo ella. Masticaba un trozo de carne.
—No —dijo—, de verdad. (…) Su voz se volvió aguda y penetrante.
—Ni siquiera puedes hablar —le dijo—, ni siquiera puedes comer. Estás comiendo una porquería.
Ella lo miró; se notaba que trataba de no llorar.
—¿Alguna vez pensaste en lo espantosa que es tu voz? —siguió—. Por favor deja de hablar con esa voz espantosa.”

Le puso condiciones para recibirla en su casa
“—Quiero que consideres si te mudarías con nuestra familia —dijo mi padre un par de meses después [del nacimiento de su hijo Reed, con su esposa Laurene Powell-Jobs]. Estábamos en su Mercedes, manejando de regreso a su casa (…)
“No es ‘por ahora'”, dijo. “Si eliges vivir con nosotros, me gustaría que me prometieras que no verás a tu madre por seis meses. Necesitas intentarlo de verdad”, dijo. No iba a funcionar si yo iba y venía, no se daría. Él había decidido que una ruptura total sería la manera correcta; mi madre no estaba de acuerdo, pero esos eran los términos de él. (…) ‘De lo contrario’, dijo, ‘retiro la oferta’.
—Sí quiero vivir contigo —dije, con una certeza que no sentía.
—Has tomado una decisión muy importante —dijo, con solemnidad—. Es uno de esos momentos de la vida, uno de esos momentos adultos”.

La hija vivía en un sector de la casa sin calefacción
“De noche, una vez que ellos [Steve y Laurene] se iban al dormitorio arriba, me sentía increíblemente sola y lloraba hasta que me quedaba dormida. También tenía frío. Descubrí que la calefacción no funcionaba en mi parte de la casa. (…)
—Paso frío —dije a mi padre en la cocina, en la mañana—. ¿Podrías arreglar la calefacción?
Sacó un jugo de manzana de la heladera. ‘No. No hasta que renovemos la cocina’, dijo. ‘Y no pensamos hacerlo pronto'”.

La memoria de Lisa Brennan-Jobs pinta un retrato descarnado del ícono de Silicon Valley. (Grove Press/lisanbrennanjobs.net)

La memoria de Lisa Brennan-Jobs pinta un retrato descarnado del ícono de Silicon Valley. (Grove Press/lisanbrennanjobs.net)

Tenía comportamientos sexualmente cargados delante de la hija
“Un fin de semana por la tarde, mientras mi hermano dormía, mi padre, Laurene y yo salimos al patio y nos sentamos a la mesa. Laurene cortó sandía y la trajo en un plato. Antes de comer cada pedazo, lo frotaba sobre sus labios como un brillo, humedeciéndolos con el jugo.
Mi padre estaba sentado a su lado, mirándola humedecerse los labios. Entonces la tomó del hombro y la atrajo hacia él (…) Los dos formaban un cuadro: él atrayéndola para besarla, moviendo sus manos cerca de sus senos y en la parte de la pierna donde terminaba la falda, gimiendo teatralmente, como ante un público. Había hecho lo mismo con Tina [la novia anterior a Laurene]. (…)
Comencé a levantarme, por fin, y me acerqué a la puerta de la casa. Se separaron. ‘Eh, Lis’. Dijo él. ‘Quédate. Estamos compartiendo un momento de familia. Es importante que trates de integrarte a esta familia’.
Me senté, quieta, y miré hacia otro lado mientras él gemía y se ondulaba en el borde de mi campo de vista. No quedaba claro cuánto duraría esto. Miré el pasto del patio, el manzano silvestre en flor que crecía junto al sendero de ladrillos”.

Los vecinos Dorothy y Kevin llevaron a Lisa a vivir con ellos por las conductas de Jobs
“—Llévate lo que necesites —dijo Kevin—. Y deja una nota.
Escribí: ‘Querido Steve, me fui de la casa, como dijiste que debía hacer si no iba al circo [Jobs se había enfurecido porque Lisa se había quedado a comer con la madre en lugar de ir al Cirque du Soleil con él, su mujer y su hijo]. Espero que me llames mañana’. Kevin dijo que pusiera dónde me iba a quedar. ‘Me quedo en casa de Kevin y Dorothy’, y escribí su número de teléfono, y ‘Te quiero’. (…)
¿Por qué los vecinos decidieron ayudarme? Durante años estuvieron al tanto de cómo me trataba mi padre, y estaban profundamente incómodos por ello. El padre de Dorothy, también un hombre destacado y carismático, había sido cruel con ella. Tenían suficiente dinero para ayudarme. No les gustaba la idea de que, dado que mi padre tenía dinero y estaba rodeado por personas que lo consentían, pudiera salirse con la suya y maltratar a una menor”.

Poco antes de morir, Steve Jobs se disculpó con su hija Lisa.

Poco antes de morir, Steve Jobs se disculpó con su hija Lisa.

Jobs pidió disculpas a Lisa en su lecho de muerte
“—Me pone tan contento que estés acá —dijo—. Su calidez me desarmó. Las lágrimas rodaban por su cara. Antes de que se enfermase, sólo lo había visto llorar dos veces: una vez en el funeral de su padre y una vez en el cine, al final de Cinema Paradiso, y había pensado que temblaba.
—Es la última vez que me vas a ver —dijo—. Vas a tener que dejarme ir.
—Okey —le dije, pero no le creí del todo y no hubiera creído que moriría al mes siguiente. (…)
—No pasé tiempo suficiente contigo cuando eras pequeña —me dijo—. Quisiera que hubiéramos tenido más tiempo.
—Está bien —dije—. Estaba tan débil, tan frágil. Me acosté de lado sobre su cama, mirándolo.
—No, no está bien. No pasé tiempo suficiente contigo —dijo—. Debería haber pasado el tiempo. Ahora es demasiado tarde.
—Supongo que nuestro sentido de la oportunidad no es muy bueno —dije, sin estar convencida ni siquiera mientras lo decía. (…) Me miró a los ojos y lagrimeó:
—Te debo una.
No supe que pensar de esa frase. Durante ese fin de semana, la repitió una y otra vez: ‘Te debo una, te debo una, te debo una’, dijo, llorando, cuando lo visitaba entre sus siestas. Lo que yo quería, lo que sentí que me debía, era un lugar claro en la jerarquía de aquellos a los que él amaba. (…)
—Lo siento tanto, Lis —lloraba y sacudía la cabeza. Estaba sentado, con la cabeza entre las manos, y como se había encogido y perdido grasa, sus manos lucían desproporcionadamente grandes (…)—. Quisiera poder volver, cambiarlo, pero es demasiado tarde. ¿Qué puedo hacer ahora? Es demasiado tarde, simplemente —lloraba y su cuerpo se sacudía. (…)
—Bueno, estoy acá, ahora —le dije—. Quizá, si hay una próxima vez, ¿podríamos ser amigos? —fue también una estocada suave: sólo amigos. Pero en verdad, durante las semanas posteriores a esta visita y luego de su muerte, lo que lamenté fue nuestra oportunidad perdida de amistad.
—Okey —dijo—. Pero lo siento tanto. Te debo una”.

Él supuso que ella escribiría algo como este libro
“Esa noche, entré a su dormitorio en el piso de arriba, mientras él miraba viejos episodios de Law & Order. Me preguntó, abruptamente, desde la cama:
—¿Vas a escribir sobre mí?
—No —le dije.
—Bueno —dijo, y se dio vuelta hacia el televisor.

Lisa Brennan-Jobs retrata oscuramente a su padre en Small Fry. (Brigitte Lacombe/Grove Press)

Lisa Brennan-Jobs retrata oscuramente a su padre en Small Fry. (Brigitte Lacombe/Grove Press)

Advertisement

TECNO

China continúa su censura a las redes sociales: suspendió 9.800 cuentas desde octubre

Publicado

on

Por

El departamento encargado de la censura en la red en China, la Administración del Ciberespacio de China (CAC), anunció la suspensión de más de 9.800 cuentas en redes sociales al considerar que publicaban informaciones que se situaban fuera de los marcos legales establecidos.

Esta campaña de “limpieza y rectificación de una serie de fenómenos incontrolados” arrancó el pasado 20 de octubre, explicó la CAC en un comunicado emitido anoche.

El órgano censor acusó a populares plataformas sociales como WeChat -equivalente chino de WhatsApp, propiedad del gigante tecnológico Tencent- y Sina Weibo -el Twitter chino- de “falta de responsabilidad, gestión negligente y tolerancia ante la proliferación salvaje” de este tipo de cuentas.

Según el documento, algunos de estos usuarios “propagaban información política dañina, alteraban maliciosamente la historia del Partido y del país, calumniaban a héroes y desacreditaban la imagen del país”.

“Otros creaban rumores, diseminaban informaciones falsas y perturbaban el orden social normal”, agregó.

WeChat, el Whatsapp chino

WeChat, el Whatsapp chino

La CAC también indica que algunas de estas cuentas publicaban pornografía, “desafiaban a la moralidad“, extorsionaban a otros usuarios o infringían los derechos de autor, entre otras acusaciones.

Tras entrevistarse con los funcionarios de la censura cibernética, directivos de las citadas redes sociales afirmaron que supervisarían la opinión pública y que “rectificarían y gestionarían de manera estricta” sus plataformas.

Por último, la CAC pidió en su comunicado que “toda la sociedad participe en la limpieza y en el desarrollo ordenado de los medios“, y agradeció la colaboración de quienes denunciaron “la información ilegal y dañina” para “mantener el orden de la comunicación en red” y garantizar un “ciberespacio limpio, positivo, sano y ordenado”.

En mayo de 2017, el Gobierno anunció medidas para estrechar el control sobre los medios, como la imposición de editores jefes y redacciones aprobadas por las autoridades comunistas en todas las páginas web de información del país.

Desde entonces, los medios también deben “seguir la línea del Partido Comunista” y cumplir determinadas medidas de “emergencia” que el régimen impone ante algunos acontecimientos, como por ejemplo, permitir solo la publicación de información proveniente de medios oficiales ante desastres naturales u otros asuntos sensibles.

China es el país con más internautas del mundo (alrededor de 700 millones) pero a la vez uno de los que ejercen mayor control en los contenidos de la web, como muestra el hecho de que populares webs como Google, Facebook, Twitter o YouTube están bloqueadas en el país desde hace años.

Seguir leyendo

TECNO

De qué se trata el problema del “toque fantasma” de los iPhone X y cómo solucionarlo

Publicado

on

Por

Varios usuarios reportaron haber tenido problemas con la pantalla de su iPhone X. Se trata del “ghost touch” o “toque fantasma”, tal como lo llaman al hecho de que el display se enciende y activa abriendo apps al azar sin parar, como si un dedo invisible estuviera navegando a través de las diferentes opciones.

Las quejas se comenzaron a registrar hace un año en diferentes foros.Hasta ahora, la compañía no había salido a explicar oficialmente de qué se trataba o cómo solucionarlo,

Pero, hace unos días, Apple reconoció el problema en su página de soporte y ahora ofrece reparaciones gratuitas para quienes experimenten este inconveniente.

Apple explicó que las pantallas de algunos iPhone X pueden responder de manera intermitente o activarse incluso cuando no se las tocó. Según dijo en el texto, se debe a una falla en módulo del display pero no se ofrecieron más detalles.

Quienes tengan este problema pueden ir a un Apple Store o un proveedor autorizado para que les cambien el display, sin cargo.

Tal como se aclara en el comunicado, esto es válido solo para los usuarios de iPhone Xy para ningún otro modelo de teléfono.

Seguir leyendo

TECNO

Llega la publicidad a WhatsApp en plena crisis de Facebook

Publicado

on

Por

La red de comunicación comenzará a incluir anuncios en los próximos meses

WhatsApp fue comprada por Facebook en 2014.
WhatsApp fue comprada por Facebook en 2014.

Ya es oficial, anuncios publicitarios llegarán próximamente a WhatsApp. Su vicepresidente, Chris Daniels, lo confesó en una rueda de prensa en Nueva Delhi y confirmó que los anuncios serán el principal “modo de monetización para la empresa”, así como la  “oportunidad para que las empresas lleguen a las personas”.

Serán vistos inicialmente en los “Estados” (el equivalente a Stories de Instagram y Snapchat) espacio que permite personalizar el perfil y que está visible por 24 horas, en el que se puede agregar textos, fotos y videos.

La compañía de mensajería instantánea se ubica entre las más usadas en el mundo, se fundó en 2009 por Jan Koum y Brian Acton y posteriormente fue comprada por Facebook en 2014.

Según explicó su vicepresidente, la decisiónse lleva a cabo para mantener su rentabilidad, sin embargo es una noticia polémica debido a los diversos problemas que Facebook ha tenido en los últimos años.

Facebook en el centro de la polémica

En marzo pasado Mark Zuckerberg , fue citado al Congreso de Estados Unidos por el escándalo de violación de datos personales relacionado con la empresa Cambridge Analytica, por lo que vuelve a despertar la suspicacia entre usuarios la inclusión de publicidad y posibles nuevas filtraciones.

Con este escándalo, la red social perdió US$37.000 millones en un día.

Por esta situación, Jan Koum y Brian Acton, fundadores de WhatsApp, mostraron abiertamente su molestia por la falta de protección de los datos personales de los usuarios.

Acton llegó a declarar que se arrepentía de haber vendido su compañía “Vendí la privacidad de mis usuarios por un beneficio más grande. Tomé una decisión y me comprometí. Y ahora vivo con eso todos los días”.

A comienzos de 2014 la firma de Zuckerberg también compró la empresa Oculus VR, que popularizó masivamente las gafas de realidad virtual. Sin embargo al poco tiempo, Brendan Iribe, el fundador de esta compañía, anunció su salida de la dirección sin detallar los motivos, a pesar de que había declarado que seguiría trabajando de la mano con Facebook.

El mismo caso sucedió con los fundadores de Instagram (que Facebook compró en 2012), Kevin Systrom y Mike Krieger quienes se sintieron frustrados con la activa participación de Zuckerberg en las decisiones internas, por lo que se separaron de la empresa este año.

Por lo pronto Chris Daniels declaró que no pretende que la publicidad sea invasiva, sin embargo tendremos que esperar para saber hasta dónde lo será.

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias