Connect with us

Deportes

El crecimiento de la “Roca” Néstor Pitana

Publicado

on

Como en Argentina 1978 y en Alemania 2006, un árbitro argentino vuelve a ser uno de los protagonistas del partido inaugural de un Mundial. En este caso el encargado de dar el pitazo inicial entre Rusia y Arabia Saudita será Néstor Pitana. Nito, como le dicen en Corpus , Misiones, estará acompañado por Hernán Maidana (juega su tercer Mundial consecutivo), Juan Pablo Belatti, ambos lo acompañaron también en Brasil 2014, y Mauro Vigliano, que debuta como Árbitro Asistente del VAR.

Para entender la designación por parte de la FIFA hay que analizar a Pitana, táctica, técnica y físicamente. El misionero, que es profesor de educación física, tiene un potente despliegue dentro del campo de juego, una gran explosividad en sus piques, cambios de ritmo parecidos, en algunos casos mejores, que los jugadores a los que arbitra. Pero además de su potencia, se le valora su tipo de conducción en los partidos. “No queremos que los jugadores acosen a los árbitros, que se le vayan encima al juez. Eso no va a suceder en el primer partido porque Pitana es una roca”, dijo ayer, en una conferencia, Pierluiggi Collina, Director del Comité Arbitral de la FIFA.

En el primer partido de cada Mundial la FIFA suele designar al árbitro que ellos creen que va a mostrar el camino a seguir a los demás colegas. En Alemania 2006 fue Horacio Elizondo, en Sudáfrica 2010, el uzbeco Ravshan Irmatov (que dirige su tercera Copa consecutiva) y Yuichi Nishimura en Brasil 2104, que dirigía su segundo Mundial, pero que no tuvo el mismo rendimiento que sus antecesores al sancionar penal a favor de Brasil en una falta no existió. En este caso, el italiano Collina confesó que están convencidos de que Pitana es el adecuado para el comienzo de Rusia 2018.

Una carrera meteórica. “A ver vos, levantate del asiento”, le ordena el profesor Juan Carlos Crespi a un muchacho grandote que está entre 52 congresales en la provincia de Corrientes. El joven se levanta y Crespi lo rodea y lo observa. “¿Te gustaría profundizar en la carrera arbitral?”, le pregunta. “Por supuesto”, contesta, algo tímido, el alumno de 1, 93 metros. Crespi era en ese momento uno de los profesores a cargo del Curso Nacional de Árbitros, que aun hoy dicta el sindicato SADRA y ya sabía que ese joven que había sido jugador de Guaraní Antonio Franco y Textil Mandiyú de Corrientes, era Néstor Pitana.

De 2006 en adelante la carrera arbitral de Pitana fue meteórica. A comienzos de ese año dirigió sus primeros partidos el Torneo Argentino en sus categorías C, B y A, para debutar en diciembre de ese mismo año en la Primera B Nacional. Alguien que sabe de mucho en materia arbitral, pero que prefiere dejar su testimonio en secreto, asegura que el misionero llegó muy rápido por cuestiones políticas y por su gran porte y potencia física, que técnicamente nunca fue de los mejores.

En 2007 no le renovaron el contrato al chaqueño Daniel Giménez, lo que abrió una plaza para otro integrante del NEA en Primera División. Como hubo mucho revuelo por esa situación, y el misionero Pitana aún tenía poco rodaje en la B Nacional, los dirigentes de SADRA esperaron hasta junio de ese año para hacer debutar a un árbitro de Misiones por primera vez en la máxima categoría del fútbol argentino. En menos de dos años había logrado lo que muchos de sus colegas tardaban cinco o seis.

En 2010 debutó como árbitro internacional y sus esfuerzos eran aún mayores. Pitana vivía en Posadas y tenía que viajar casi todas las semanas a Buenos Aires. Esa dificultad lo engrandecía y se propuso lograr lo máximo para un juez de fútbol, disputar un Mundial FIFA. En uno de eso viajes a la Capital argentina, un 29 de abril, lo esperaba Luis Alberto Valdovinos, integrante del Consejo Federal de Fútbol Argentino, que a su vez estaba con Julio Grondona y aguardaban por Carlos Bilardo para ir a la presentación de un libro.

Valdovinos le dice a Grondona: “Don Julio, ¿no le molesta que Néstor vaya con nosotros?”, el entonces presidente de la AFA le contesta: “No, por supuesto, que venga”. En el breve trayecto que separa el hotel de la presentación, el dirigente del Consejo quiere presentar a Pitana, pero Grondona le dice: “No he charlado con él pero lo conozco”. Acto seguido gira un poco la cabeza y le pregunta la edad: “34”, responde Pitana. “Tenés la edad justa para ser nuestro árbitro en el Mundial de Brasil. Pero hacé de cuenta que no escuchaste porque vos todavía no lograste nada”.

Las palabras de Grondona se volvieron realidad y Pitana dirigió en Brasil 2014. En esa competición el misionero de impartió justicia en 4 partidos, destacándose en los encuentros de Estados Unidos-Portugal (2-2) y Francia-Alemania (0-1), pero no pudo seguir en la competencia porque la selección Argentina avanzó hasta la final. Ese año fue galardonado como el mejor Árbitro de América por la IFFHS (Federación Internacional de Historia y Estadísticas del Fútbol). Al año siguiente logró el reconocimiento de la Conmebol, que lo designó para ser parte de la Copa América Chile 2015, junto a Hernán Maidana y Juan Pablo Belatti, sus fieles compañeros, y no solo eso, la terna fue la encargada de dirigir el partido inaugural entre la selección chilena y Ecuador.

En 2017 la misma terna volvió a ser designada por FIFA, en esta oportunidad para dirigir la Copa Confederaciones Rusia 2017, en la que les tocó arbitrar la semifinal entre Alemania y México (4-1). De ese torneo salió elegido entre los 10 mejores árbitros del mundo.

Este 2018 le vuelve a dar la razón Juan Carlos Crespi, quien vio en aquel muchacho grandote un futuro árbitro. Pero en Argentina aún no se lo reconoce porque Pitana intenta dirigir como en los torneos FIFA, y como todos saben, el fútbol argentino es muy complejo para sus protagonistas.

Advertisement

Deportes

Boca no pudo con Rosario Central en la Bombonera

Publicado

on

Por

Boca mostró un flojo desempeño, no le encontró la vuelta al planteo de Rosario Central y apenas pudo empatar 0 a 0, en un partido disputado en la Bombonera y correspondiente a la novena fecha de la Superliga.

El conjunto rosarino sufrió la expulsión de Joaquín Pereyra, por doble amonestación, cuando se jugaba el cuarto minuto de adición del segundo tiempo.

El conjunto boquense, que venía de empatar con el líder Racing como visitante (2-2), alcanzó los 16 puntos, cuatro menos que el elenco de Avellaneda, mientras que los rosarinos, que llegaban de caer por goleada como locales frente a Unión (0-4), suman ahora 11 unidades.

Boca en principio dispuso una formación que parecía ofensiva, con varios habituales suplentes, ya que preservó jugadores de cara a las semifinales de la Copa Libertadores, pero Central superpobló la mitad de la cancha y desde allí manejó los tiempos del partido, contando con las mejores ocasiones dentro de un trámite opaco.

Primer tiempo flojo y friccionado

Boca intentó hacerse del balón en los primeros minutos con un movedizo Edwin Cardona, pero el colombiano no encontraba interlocutores, los volantes “canallas” eran un cerco difícil de sortear y Fernando Gago tenía siempre un rival que le hacía sombra.

Jugados siete minutos, la visita se animó a incursionar en ataque y avisó con un potente zurdazo de Washington Camacho, que salió apenas afuera, cerca del palo izquierdo del arco defendido por Agustín Rossi.

Con el correr de los minutos, el trámite se hizo friccionado, con los mediocampistas visitantes cortando una y otra vez el circuito de juego local, que era lento y sin cambio de ritmo.

Recién a los 27 minutos Boca pudo rematar al arco de Jeremías Ledesma, cuando Cardona probó de tiro libre y la pelota se fue un par de metros afuera.

A los 34, con Boca chocando una y otra vez contra el cerrado esquema rosarino, Central volvió a profundizar, Camacho buscó a Fernando Zampedri en el área, este encaró y remató de derecha, obligando a Rossi a estirarse para desviar el balón al córner.

Los dos lo tuvieron en el final.

El complemento siguió en el mismo tono y en apenas cinco minutos Central volvió a avisar, con un cabezazo de Marcelo Ortiz, bien contenido por Rossi, a la salida de un tiro libre lanzado por el “Colo” Gil.

A partir de esa jugada, cada centro al corazón del área boquense hizo tambalear a la última línea local y así fue que a los 12 minutos Alfonso Parot quedó solo frente al arco, pero no pudo rematar bien y perdió la oportunidad.

Tres minutos más tarde, Cardona probó con una jugada individual, llegó hasta el fondo por la izquierda y obligó a Ledesma a manotear la pelota para evitar el gol.

Pasados los 20 minutos, empezaron a aparecer algunos espacios y los técnicos comenzaron a mover los bancos, buscando piernas frescas.

A los 30 minutos llegó una clara ocasión para Boca, pero el arquero Ledesma volvió a aparecer, tapando en dos tiempos un disparo cruzado del colombiano Villa, que había sido habilitado por el recién ingresado Pablo Pérez.

Cuando el partido se terminaba y parecía encaminarse al empate sin goles, Central erró dos goles increíbles, en sendas jugadas del ex Boca Federico Carrizo.

En la primera, Néstor Ortigoza lo dejó de cara al arco, pero Carrizo remató desviado, de zurda, y en la segunda no pudo conectar con precisión de cabeza, tras un centro de Pereyra.

Los yerros de “Pachi” Carrizo dejaron con vida al local, que pudo llevarse un triunfo agónico segundos después, pero increíblemente Pérez no acertó al arco y perdió el gol en el epílogo.

Seguir leyendo

Deportes

Martínez recibió el alta y sería titular ante Gremio

Publicado

on

Por

El mediocampista Gonzalo Martínez recibió el alta médica hoy, se pudo entrenar a la par de sus compañeros de River, que ya están concentrados en Cardales de cara al partido frente a Gremio de Porto Alegre.

El Pity había sufrido una distensión en el isquiotibial izquierdo que le impidió viajar con la Selección argentina y llegará en buenas condiciones para el duelo del martes a las 21.45, en el estadio Monumental, por la ida de una de las semifinales de la Copa Libertadores.

Con este escenario, el único que aún debe recibir el alta de Franco Armani tras haber padecido una distensión en el recto anterior de la pierna derecha.

Como suele ocurrir antes de cada partido clave, Gallardo dispuso que el plantel se “guarde” en un hotel de Cardales donde tiene varias canchas para poder entrenarse con comodidad y aislado.

Para el duelo, la única incógnita es si Ignacio Fernández es titular o su lugar lo ocupa Juan Fernando Quintero, aunque la ventaja parece estar para Nacho.

La probable alineación es integrada por: Armani; Gonzalo Montiel, Jonatan Maidana, Javier Pinola, Milton Casco; Fernández o Quintero, Leonardo Ponzio, Exequiel Palacios, Martínez; Rafael Santos Borré e Ignacio Scocco.

Seguir leyendo

Deportes

Barcelona recuperó el liderazgo frente al Sevilla

Publicado

on

Por

El Barcelona recuperó hoy la cima de la alocada Liga española de fútbol al golear por 4-2 al Sevilla en un no menos imprevisible duelo totalmente protagonizado por Lionel Messi.

Con una asistencia al brasileño Philippe Coutinho (2′) y un tanto espectacular (12′), el astro argentino resolvió el choque en el primer cuarto de hora, antes de lastimarse el codo derecho en una mala caída que lo dejó KO.

Su presencia en el clásico ante el herido Real Madrid en la próxima fecha es una incógnita. Los blancos, que hoy sufrieron su cuarto tropiezo consecutivo en la Liga al caer ante el Levante, tendrán que esperar al diagnóstico de la lesión.

Y es que, medio mareado y con gestos de tremendo dolor, Messi abandonó la cancha en el minuto 16. Se tendió en la banda sin dejar de estremecerse. Y después de que el médico del Barcelona le vendara el brazo afectado, tomó el camino del vestuario, abatido.

Lo sustituyó el francés Ousmane Dembélé, tres minutos más tarde, cuando los de Ernesto Valverde ya llevaban cinco jugando con nueve jugadores de campo, sin que nada pasara.

Todo el mundo estaba pendiente de Messi, de si podría regresar o no. No lo hizo. Y hasta el Sevilla pareció afectado por ello.

Los de Pablo Machín habían asistido, impotentes, al festival del cinco veces Balón de Oro en los primeros compases del choque. Él solito había puesto patas arriba un duelo que se esperaba reñido.

Andaluces y catalanes luchaban por la punta de una Liga de la que provisionalmente se había adueñado el sorprendente Alavés. El Real Madrid y el Atlético les habían facilitado la labor con sendos tropiezos, una derrota y un empate, respectivamente.

El 10 azulgrana fue clave en la gran jugada colectiva que, en el minuto 2, supuso el primer gol del Barcelona, firmado por Coutinho. El brasileño convirtió en un disparo magistral el último pase de Messi, después de que el balón pasara por los pies de Nelson Semedo y de Luis Suárez en un contrataque que sorprendió al Sevilla.

El arma más utilizada por los andaluces fue hoy lo que los condenó. Porque el segundo tanto de los catalanes nació también de un contragolpe tras un robo de Luis Suárez en el mediocampo. El uruguayo le puso el balón a Messi donde éste lo esperaba y el genio argentino se marchó de cuantos contrarios le salieron al paso para acabar definiendo con un disparo imparable al segundo palo.

Un minuto después, el Camp Nou, que había festejado los goles con euforia, enmudecía con la caída de Messi. Y el choque tomó otro cariz.

El Barcelona mantuvo la compostura, pese a la ausencia de su estrella. El Sevilla no la rentabilizó. E Iván Rakitic desaprovechó la ocasión de sentenciar el duelo en un mano a mano con el arquero andaluz segundos antes de la pausa.

En el segundo parcial, un intercambio de golpes entre ambos equipos, los de Machín adelantaron líneas, se adueñaron de la posesión y amenazaron el arco de Marc André Ter Stegen.

El arquero alemán estuvo sensacional a la hora de partido en una doble intervención, primero ante un potentísimo cabezazo de André Silva y luego ante un disparo a bocajarro de Ben Yedder.

Y repitió en el 85′, en otra doble intervención, que llevó a todo el Camp Nou a corear su nombre.

Nada pudo hacer, no obstante, el arquero del Barcelona en el tanto del honor del Sevilla, una gran parábola de Pablo Sarabia en el 79′, que tocó ligeramente en Clément Lenglet y lo confundió.

El Barcelona, menos dominador, fue, sin embargo, más eficaz. Luis Suárez erró la primera gran ocasión que tuvo en el complemento. De la segunda sacó un penal que él mismo se encargó de anotar en el 63′.

El duelo estaba sentenciado. Valverde y Machín movieron el banco. Y el choque siguió sumando goles de manera casi rutinaria. Rakitic cerró la cuenta para el Barcelona en el 88′, mientras que el colombiano Luis Muriel maquilló el resultado para el Sevilla en el tiempo añadido.

La hinchada azulgrana, satisfecha, no escondió su preocupación por Messi. No quiere ni imaginarse lo que puede ser la vida sin el argentino en este Barcelona tan irregular. Lo comprobará, probablemente el próximo miércoles, ante el Inter de Milán.

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias