Connect with us

Mundo

Descubre cómo hacer las bebidas alcohólicas más fuertes

Publicado

on

Escuchamos que te gusta el alcohol, así que le pusimos alcohol a tu alcohol.

Era un día deslumbrante de verano en Islay, una isla escocesa remota donde hay mucho viento, cuando el escritor estadounidense Aaron Goldfarb supo del cold fingering. Lo que parecían ser sólo chismes preparatorianos resultó ser la solución a un problema que Goldfarb había tenido desde que comenzó a escribir su libro, Hacking Whiskey, una compilación de diferentes maneras DIY para que lleves tu whisky al siguiente nivel en casa.

Goldfarb estaba cansado de que las destilerías de bourbon lanzaran productos con no más de 40 grados de alcohol, el contenido de alcohol más bajo que un whisky puede tener legalmente para llamarse bourbon (la mayoría del bourbon en las barricas tiene más de 55 grados). Embotellar un bourbon con grado un menor de alcohol significa que una destilería puede vender más inventario por barril, y además un sabor más ligero puede resultarle más apetecible al público en general. “Probé varias veces esos bourbons de 40 grados que olían muy bien, pero que al tomarles eran como agua con sabor a bourbon”, dice Goldfarb. “Podía decir que tenían escondido un gran sabor, pero que simplemente lo habían arruinado disolviéndolo con agua”.

Se embarcó en una misión para encontrar la manera de aumentar el grado de alcohol en el whisky comercial, sin ni siquiera estar seguro de que tal cosa fuera posible. “Lo que quería ver era si podía eliminar el agua de un bourbon de 40 grados y acercarlo más a su fuerza, textura en la boca y sabor naturales originales”, dice Goldfarb.

Ardbeg. Foto por la autora

Ardbeg. Foto por la autora

Goldfarb fue a Islay para ver la destilería Ardbeg, con más de 200 años de antigüedad, durante la investigación y redacción de su libro. Recorrió esta destilería junto al mar al lado de su muy aclamado director de creación de whisky, de destilación e inventario, el Dr. Bill Lumsden, un hombre que también posee un doctorado en bioquímica. “Una de las mentes más brillantes del whisky”, señala Goldfarb.

En el almacén de barricas de la destilería, Lumsden mencionó que a veces el contenido de un barril puede caer por debajo del mínimo legal de 40 grados de alcohol debido al clima, y que hay dos formas de rectificar el problema. Una es legal: mezclar el whisky que no alcanza el mínimo legal con otro de más de 40 grados. La segunda forma es ilegal y se llama cold fingering.

Goldfarb pensó que había encontrado la solución a su problema con el bourbon. “Excepto que él no me dijo qué era exactamente el cold fingering”, dice Goldfarb. “Sólo mencionó esas palabras y se alejó para continuar con el tour, dejándome atónito y con muchas preguntas”.

Después de su visita a Islay, Goldfarb le preguntó a más expertos en whisky sobre el cold fingering, pero nadie había escuchado el término antes. Estaba confundido, pensando que tal vez Lumsden le había tomado el pelo. No sólo el nombre era ridículo, sino que provenía de un hombre con un infame sentido del humor.

“Además de ser brillante, [Lumsden] es uno de los más grandes bromistas de la industria”, dice Goldfarb. “Podría haberle fascinado la idea de que algún ingenuo escritor estadounidense fuera por ahí preguntándole a cualquier destilador que encontrara: ‘Oye, ¿sabes cómo hacer el cold finger?’ ‘¿Que si sé hacer QUÉ?'”.

De vuelta en Nueva York, Goldfarb finalmente encontró a alguien que conocía ese proceso para elevar el grado de alcohol. “Fue el igualmente brillante Dave Arnold quien finalmente me habló del cold fingering”, dice.

Foto cortesía de Scott Gordon Bleicher

Foto cortesía de Scott Gordon Bleicher

Goldfarb describe a Arnold como “el científico más loco del mundo del alcohol, también como chef, propietario de un bar (anteriormente del brillante Booker & Dax), inventor e incluso autor del increíble Liquid Intelligence”.

Arnold le dijo que el cold finger es un dispositivo (con forma de dedo, de ahí el nombre) que puedes usar como condensador en un evaporador rotativo. Puede enfriar el alcohol hasta -78° C y eliminar su agua. El resultado: un líquido con un mayor grado de alcohol.

Con un costo de más de 10,000 dólares, un evaporador rotativo (o rotovap) no es práctico para el hombre común. Arnold le aconsejó a Goldfarb que no perdiera el tiempo con el método del cold fingering y que probara un método mucho más fácil con un nombre más profesional: la crioconcentración.

Arnold le explicó que la crioconcentración sucede cuando enfrías un licor por debajo de su punto de cristalización, luego filtras los cristales congelados antes de que se derritan (él usa una prensa francesa). Para un licor con 40 grados de alcohol, esa cristalización comienza a aproximadamente a -23ºC. Para obtener esa temperatura fría, todo lo que tienes que hacer es poner tu whisky en una hielera de poliestireno con hielo seco y la magia sucederá.

El consejo profesional llegó en el momento perfecto.

“Esto suena como a una historia inventada, pero el mismo día que Dave Arnold me habló sobre la crioconcentración, recibí por correo un gran paquete de mi suegro (ya sabes, fruta y queso y charcutería y demás) que estaba empacado en hielo seco dentro de una hielera de poliestireno”, dice Goldfarb. “No tenía excusa para no probar la crioconcentración”.

Este descubrimiento fue trascendental para Goldfarb, aunque pueda no significar nada para la población en general.

“No me imagino a los chicos de las fraternidades haciendo esto sólo para que su alcohol sea más alcohólico”, dice Goldfarb. “Pero, para los nerds, este es un experimento divertido para ver si pueden hacer que un bourbon más suave tenga más cuerpo y sabor”.

Advertisement

Mundo

Turismo de terror: cómo es por dentro la tenebrosa “isla de las muñecas”

Publicado

on

En la localidad de Xochimilco, en la ciudad de México, se encuentra un lugar que atrae a miles de turistas curiosos por conocer y vivenciar los mitos y leyendas urbanas detrás de los macabros juguetes que invaden el lugar. La historia

Seguir leyendo

Mundo

Confirmaron que el yihadista que lideró los atentados en Sri Lanka murió en uno de los ataques

Publicado

on

El extremista esrilanqués Zahran Hashim, considerado una pieza clave de los atentados islamistas del Domingo de Pascua en Sri Lanka, murió cometiendo el ataque en uno de los hoteles de lujo de Colombo, anunció este viernes el presidente Maithripala Sirisena.

“Lo que los servicios de inteligencia me dijeron es que Zahran murió en el ataque del Shangri La” el domingo por la mañana, declaró el presidente esrilanqués a la prensa.

Zahran Hashim llevó a cabo el ataque contra este hotel frente al mar de la capital con un segundo kamikaze, identificado como “Ilham”, precisó luego el jefe de Estado.

Zahran Hashim aparecía en un vídeo publicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI). que reivindicó estos ataques que dejaron 253 muertos, en el que se le veía liderar a siete hombres en un juramento de lealtad al jefe del EI, Abu Bakr al Bagdadi.

Su paradero desde los atentados suicidas del domingo contra iglesias y hoteles de lujo de la turística isla del sur de Asia era desconocido, y las autoridades lo buscaban activamente.

Zahran Hashim era el líder del National Thowheeth Jama’ath (NTJ), un grupo extremista local poco conocido hasta el domingo y al que el gobierno de Sri Lanka acusa de haber cometido los atentados.

Maithripala Sirisena manifestó además que las autoridades han detectado la presencia en la isla de al menos 130 personas sospechosas de tener vínculos con el grupo yihadista Estado Islámico (EI), y añadió que han arrestado a 70 de ellos.

“Voy a extirpar al EI de Sri Lanka, nuestra Policía y fuerzas de seguridad son capaces de lograrlo”, aseveró, al tiempo que anunció que la nación isleña aceptará ayuda de otros países para luchar contra el grupo yihadista.

En cuanto a las responsabilidades por la inacción ante la información de inteligencia compartida con las autoridades esrilanquesas sobre un posible ataque, el presidente prometió medidas contra los oficiales que cometieron negligencia y prometió una “completa” reestructuración de los órganos de seguridad.

Advirtió de una estrecha relación entre el extremismo y el tráfico de drogas, una lacra contra la que su Gobierno ha tomado varias medidas controvertidas en los últimos meses.

La serie de ataques ocurridos el domingo casi simultáneamente en tres hoteles de lujo y tres iglesias en Colombo y otras ciudades del país, fueron cometidos por al menos nueve suicidas cargados de potentes explosivos.

Los ataques dejaron 253 muertos (AFP)

Los ataques dejaron 253 muertos (AFP)

Horas después, una séptima detonación tuvo lugar en un pequeño hotel situado a una decena de kilómetros al sur de la capital, y la última en un complejo residencial, también en Colombo.

Las autoridades redujeron ayer a 253 el número de muertos en la serie de atentados, unos cien menos de los reportados previamente, un descenso que explicaron por la dificultad de contabilizar los miembros amputados.

En Sri Lanka la población cristiana representa el 7,4 %, mientras que los budistas son el 70,2%, los hinduistas el 12,6 % y los musulmanes el 9,7 %, según datos del censo de 2011.

Las tensiones interreligiosas en la isla han sido comunes en el pasado, con incluso choques comunales y la declaración del estado de emergencia en el país para controlar la violencia.

Sin embargo, atentados de esta magnitud no habían tenido lugar en Sri Lanka desde la guerra civil entre la guerrilla tamil y el Gobierno, un conflicto que duró 26 años y finalizó en 2009, y que causó, según datos de la ONU, más de 40.000 civiles muertos.

(Con información de AFP y EFE)

Seguir leyendo

Mundo

Una mujer de Pennsylvania murió al caer en una máquina trituradora de carne

Publicado

on

Por

Jill Greninger, una empleada de 35 años de una compañía de procesamiento de carne en Pennsylvania, murió en la mañana de este lunes al caer en una de lasmáquinas trituradoras de las instalaciones.

El juez instructor del condado de Lycoming, Charles Kiessling, contó al medio local Williamsport Sun-Gazette, que la mujer se encontraba de pie sobre una plataforma con ruedas antes del incidente.

“Fue un accidente horrible. No sabemos si ella cayó o resbaló mientras intentaba alcanzar algún objeto dentro del molinillo, que estaba a unos dos metros del suelo”, explicó Charles Kiessling.

La víctima trabajaba en la compañía Economy Locker Storage Company,  ubicada en el condado de Lycoming (Foto: Google)

La víctima trabajaba en la compañía Economy Locker Storage Company,  ubicada en el condado de Lycoming (Foto: Google)

Los hechos ocurrieron en la fábrica Economy Locker Storage Company, ubicada en Pennsdale, Pennsylvania, sobre las 11:40 horas de este lunes, mientras Jill Greninger operaba la trituradora de carne.

Aunque ningún empleado presenció el accidente, uno de ellos escuchó un ruido extraño que provenía del interior de la máquina. Al ver a su compañera, pidió ayuda de inmediato, contó el juez instructor.

Los servicios de bomberos del municipio de Muncy se trasladaron a la fábrica y notificaron la muerte de Jill Greninger. Durante 45 minutos trabajaron para desmontar la trituradora y recuperar el cuerpo de la víctima.

A través de Facebook, los familiares y allegados de Jill Greninger la describieron como una “persona increíble”, que “llegó al corazón de muchos de sus conocidos”.

La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de EEUU está a cargo de la investigación del accidente  (Foto: especial)

La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de EEUU está a cargo de la investigación del accidente  (Foto: especial)

Investigadores de la agencia federal del Departamento de Trabajo de los EEUU, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional, estudian ahora las causas de la muerte.

Aunque el número de este tipo de siniestros en los EEUU ha descendido en la última década, la Oficina de Estadísticas Laborales del país reveló que la cifra continúa por encima del millón. 

En el año 2017 se produjeron 1.109.207 accidentes en el trabajo, siendo el sector privado el escenario en el que mayoritariamente se producen. Muchos de estos incidentes se refieren a caídas o lesiones leves.

El Bureau of Labor Statistics detalló que en el año 2017, 5.147 personas fallecieron durante su jornada laboral.

En cuanto al número de inspectores, los EEUU cuentan con uno por cada 100.000 empleados, una cifra similar a la de la OCDE.

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias