Connect with us

Entretenimiento

De la dictadura del control remoto a la igualdad de género: ¿quiénes conducen hoy en la televisión argentina?

Publicado

on

Los programas en vivo de la tarde son mayormente conducidos por mujeres, mientras en los de la noche priman los hombres. Cómo se explica esta decisión de los canales. Y además, el fenómeno Marley: el público prefiere ver a un padre cambiando los pañales

En ocasiones, la televisión sirve de diagnóstico. Muchas de las cosas que pasan en la sociedad se cristalizan, antes o después, en los programas que vemos a diario. Así fue como -en una tarde cualquiera que no resultó una más- Jorge Rial apareció en Intrusos con un pañuelo verde anudado en la muñeca, y así contribuyó a instalar en la agenda mediática la despenalización del aborto.

En estos días la pantalla chica atraviesa otros planteos, no ajenos a la cuestión de género. Por caso, mirar la grilla de los canales ofrece automáticamente un primer estado de situación. Desde el mediodía hasta la noche, quienes llevan adelante la televisión (al menos frente a cámara), son en su mayoría mujeres.

En su primer programa, Pampito hizo llorar a su pareja, Pico Mónaco

En su primer programa, Pampito hizo llorar a su pareja, Pico Mónaco

Hay excepciones: Jorge Rial en IntrusosIván de Pineda en Pasapalabradesde este lunes José María Listorti en Hay que ver, pero junto a Denise Dumas. Porque el resto, mujeres. Pampita al final de la tarde en Telefe. Mariana Fabbiani después del almuerzo en El Diario de Mariana (El Trece). Pamela David en Pamela a la Tarde (América). Maju Lozano en Todas las tardes (Canal 9). Pía Shaw conduce Infama en América (lo hacía hasta el año pasado junto a la propia Denise Dumas). Y los noticieros: Mónica Gutiérrez en América, María Laura Santillán (desde diciembre, sin Santo Biasatti) en El Trece, Cristina Pérez en Telefé.

Y por carril, la pantalla del prime time. América lo cubre con Santiago Del Moro en Intratables y Alejandro Fantino en Animales Sueltos. En El Trece está La Tribuna de Guido, con Guido Kaczka. Telefé, en cambio, poné al aire novelas compradas en el exterior.

Kaczka, el conductor preferido de El Trece

Kaczka, el conductor preferido de El Trece

Una de las personas que más sabe de la televisión local es Moskita, conocido primero por su Twitter, @MoskitaMuerta, y desde hace un tiempo conductor de un programa en La Once Diez. Consultado por Teleshow, sostiene que “a los conductores de la tevé no hay que pensarlos en relación al género”. Y cita como ejemplos a Mirtha Legrand y Susana Giménez, quienes conducen “los dos programas más importantes del fin de semana”.

Pero, ¿y las tardes femeninas en la pantalla chica? “Tal vez tenga que ver con un viejo resabio de los que deciden y piensan de manera antigua -dice Moslita-, pero para mí debe tener que ver principalmente con una coincidencia”.

 Los programas de la tarde están abocados a temas más superfluos, y las mujeres aún hoy siguen siendo asociadas a temas más livianos

A su vez, es escéptico de una mirada de mercado de la situación. “Creo que no está más ese prejuicio de que la mujer le habla a la mujer y el hombre le habla al hombre. De hecho, los noticieros están siendo conducidos en gran parte por mujeres que, hoy por hoy, tratan más temas duros que los hombres”

—Pero no creés en mirada de género.

—Sí me parece que desde los medios, y también desde el público, se es mucho más duro con las mujeres que con los varones. A un hombre lo podés ver desaliñado, pasado de peso, pero a la mujer eso no se le permite: se la juzga mucho más.

Dos generaciones, dos estilos de conducción: Mirtha Legrand y Mariana Fabbiani

Dos generaciones, dos estilos de conducción: Mirtha Legrand y Mariana Fabbiani

—¿No hay desigualdad?

—Si bien uno ve que el mundo está manejado por más varones que mujeres, me refiero a los lugares de decisión, salvo por Liliana Parodi en América, en la pantalla hay muchísimo espacio para mujeres. Y son espacios importantes. Te diría que el prime time hoy es la tarde más que la noche, porque a la tarde hay más competencia, y en esa franja los canales líderes han elegido a dos mujeres para liderarlos: Mariana Fabbiani y Verónica Lozano, que son las que más proyección tienen, a mi parecer. Hoy las mujeres cuentan con un lugar súper importante y tiene que ver con que rinden y con que venden. Y eso está vinculado con algo no menor: las marcas compran lo que transmiten.

La muerte del zapping

Durante mucho tiempo se dijo que lo que marcaba el pulso de la televisión era quién manejaba el control remoto. Si las mujeres eran quienes elegían qué novela ver, lo que importaba era la elección del galán. Pero entonces, ¿cómo se explica el éxito de una novela como Las Estrellas, siendo mujeres sus cinco protagonistas?

Unidas triunfaremos: Celeste Cid, Justina Bustos, Violeta Urtizberea, Natalie Pérez y Marcela Kloosterboer, “Las Estrellas”

Unidas triunfaremos: Celeste Cid, Justina Bustos, Violeta Urtizberea, Natalie Pérez y Marcela Kloosterboer, “Las Estrellas”

Para Adriana Amado, Analista de Medios y Doctora en Ciencias Sociales por la FLACSO, la teoría del control remoto cayó hace 20 años, por lo cual no tiene sentido creer que hay conductores hombres a la noche porque son los hombres quienes eligen qué ver. “Tiene más que ver con los contenidos -dice Amado-. Hay una cosa medio machista en poner a competir a mujeres contra mujeres y hombres contra hombres; raramente compiten hombres con mujeres. El caso excepcional que está sucediendo a las 19: Pampita en un programa de chimentos contra Iván de Pineda en Pasapalabra, el programa de conocimientos que permite nuestra televisión“.

 Marley demuestra, con su hijo Mirko, que el control remoto puede elegir, y está eligiendo, ver a un hombre cambiar pañales

—¿Por qué creés que hay más mujeres a la tarde, respecto a la noche?

—La distribución de hombres y mujeres tiene que ver con que los programas de la tarde están abocados a temas más superfluos, y las mujeres aún hoy siguen siendo asociadas a temas más livianos. Y a veces las mismas mujeres se ponen en ese lugar: cuando Mariana Fabbiani toca temas de política, por ejemplo, lo hace desde el lugar de “la señora quiere saber”.

—¿La excepción es Rial en Intrusos?

—La ruptura interesante es el caso de Marley. Está a la noche, se supone que va a competir a (JorgeLanata, y hace un programa que es la nada cotidiana. Se pone en una posición súper doméstica, pero es tan original y desusado en la televisión que es un exitazo. El feminista menos pensado después de todo no es Mauricio Macri, sino Marley. Y además demuestra que el control remoto puede elegir, y está eligiendo, ver a un hombre cambiar pañales.

 Play

—¿Quién es más conservador: la televisión o la sociedad?

La televisión es todo lo feminista e igualitaria que la sociedad puede soportar. La televisión es conservadora y avanza al ritmo que avanza la sociedad, pero no la tira para atrás, como se dice: el orden es el inverso.

Advertisement

Entretenimiento

Los Cambiaso: “Nos dimos el gusto de jugar un Abierto de Polo juntos”

Publicado

on

Por

Con doce años, Poroto –hijo de Adolfo y María Vázquez– debutó en un torneo de alto hándicap secundado por su padre, el mejor polista de la historia. “Hablamos algo de táctica y caballos en la previa, pero le contesté lo que me preguntaba, no más”, aseguró el crack sobre el match que La Dolfina Brava ganó –10 a 5– para llegar a la final del Jockey Club.

Seguir leyendo

Entretenimiento

Sandra Borghi: “El poliamor no existe, no creo que se pueda amar a dos personas a la vez”

Publicado

on

Por

“Vos amás a una persona, si tenés relaciones paralelas no se llama poliamor; se llama pantalla, amante, ponele el nombre que quieras”, agregó la reconocida periodista, quien tiene un “contrato de amor” con su pareja

Desde hace siete años se elige todos los días con su pareja, Fernando Casanello, con quien cada seis meses renueva ese contrato de amor al que suscribieron ambos y que ella misma redactó de puño y letra un Día de los Enamorados.

Sin embargo, si bien ella hace hincapié en la libertad que cada uno de ellos tiene desde el hecho de no estar casados, Sandra Borghi está muy lejos de adherir al concepto de “poliamor”, tan en boga en los últimos días a partir de las declaraciones de Flor Peña.

No tengo capacidad para practicar el poliamor, porque para mí no existe, no creo que se pueda amar a dos personas a la vez. Se ama a una; la otra en todo caso es pantalla. Por lo tanto, para mí no existe ni siquiera el concepto de poliamor. En mi vida no sólo no lo practico sino que no creo que pueda existir como concepto”, expresó la reconocida periodista de TN y El Trece.

Vos amás a una persona, si tenés relaciones paralelas no se llama poliamor; se llama pantalla, amante, ponele el nombre que quieras, pero no creo que exista el concepto poliamor. Para mí la monogamia es una cosa y el poliamor es otro concepto totalmente distinto, es un invento mediático que surgió para tapar algo, pero no deja de tapar”, agregó al respecto.

Fernando Casanello es mi pareja y amo a una sola persona. No creo en el poliamor, amo a mi marido y se terminó, no amo a dos personas a la vez. Lo que le pasó a quien le pasó, por donde se destapó todo esto, fue para mí una cosa que cada uno le pone el nombre que quiera, pero para mí no existe. Hoy yo te puedo hablar de polipibes, tengo pibes por todos lados, lo único que hago es criar pibes y laburar, estoy muy lejos del poliamor”, reafirmó, para luego profundizar en el contrato que mantienen desde que están en pareja.

Es cierto que firmamos hace un tiempo un contrato de amor, apenas empezamos a salir, que lo renovamos cada seis mesesEse día nos vamos a comer solos, nos miramos a la cara y nos decimos un montón de cosas. Es el momento en que volvemos a elegirnos y a firmar el contrato. A mí eso me hace sentir libre: yo ya estuve casada, él ya estuvo casado, entonces los dos nos sentimos libres con este concepto y con la elección de renovar todo el tiempo”, aclaró.

“Lo escribimos hace mucho tiempo, cuando empezamos a salir, es un contrato que tiene cláusulas y las respetamos, es la letra chica, los sí y los no. Ese contrato lo volvemos a leer y lo renovamos y modificamos según lo que nos va pasando, y por eso no nos casamos básicamente, porque nos elegimos libres, sin ataduras ante nada y ante nadie. Eso es lo que simboliza para nosotros el contrato. A nosotros eso nos funciona, es nuestro pacto”, agregó al respecto.

“Con cuatro hijos, dos míos (Josefina y Valentín), una de él (Isabella) y Juana, que es nuestra… Los tuyos, los míos y los nuestros, si vos no te elegís no la podés sobrellevar. Aunque quisiera (practicar el poliamor), con tanto quilombo que tengo, no podría hacerlo nunca”, comentó entre risas.

“El concepto de libertad no hace referencia al poliamor desde mi punto de vista, yo soy una persona libre y mi marido es libre. El día que nos dejamos de amar cada uno hace su camino, el día que no lo ame más y ame a otra persona voy a estar con la persona que amo, no voy a jugar al poliamor. El amor, el sentimiento, para mí es sagrado, si descubro que ama a otra persona me va a doler más la traición del sentimiento que la sexualidad”, subrayó.

Yo en su momento dije ‘no creo en la monogamia’, pero sí creo en el amor, para mí el poliamor no es amor, y lo que sí creo es que se está mezclando todo y esto confunde a todos. Desde mi punto de vista el concepto de poliamor no existe, por lo menos en esta sociedad. Creo que surgió para tapar algo, no para otra cosa. Yo lo llamo pantalla, pero no creo que un mismo hombre o una misma mujer pueda amar a dos personas”, destacó, para luego retomar la idea del contrato.

“Surgió de él. Al principio dijo ‘nos planteamos renovarlo mes a mes’, después renovábamos cada dos meses, después cada tres, después cada seis, y un día, a los tres años de estar juntos, un Día de los Enamorados, redacté el contrato famoso. Escribí cláusulas, que algunas tachamos y otras dejamos, y ése es el contrato que vamos renovando cada seis meses. A nosotros nos funciona mucho más que ir a una Iglesia, no creemos en las instituciones. Yo lo recomiendo, a mí me da muy buen resultado”, rememoró.

La sinceridad para mí es la parte fundamental del contrato, decirnos siempre la verdad. Yo confío mucho en Fer y él en mí, con lo cual la sinceridad es la base del contrato, mirarnos a la cara y decirnos siempre la verdad”, afirmó al ser consultada sobre qué cláusulas priorizaba por encima de otras.

Con siete años juntos, se hace inevitable preguntarle por la famosa “comezón del séptimo año”. “Más que la comezón, con la bomba de la llegada de Juana hubo que reacomodarse, pero eso le pasa a todos los que tienen hijos. Ahora ya cumplió un año y por suerte se acomodó, pero al principio los tuyos, los míos y los nuestros era todo un tema. No existen las parejas perfectas ni llegan los niños y todo es color de rosa”, concluyó.

Seguir leyendo

Entretenimiento

El living de Mirtha Legrand: toda la intimidad del set diseñado para festejar sus 50 años en la televisión

Publicado

on

Por

Un espacio ideado especialmente por GENTE para ella en el marco de la gala aniversario, Chiquita celebró sus cinco décadas de éxito.

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias