Connect with us

Economia

Créditos UVA: el Gobierno podría poner un tope a las cuotas para aliviar el impacto de la inflación

Publicado

on

El presidente Mauricio Macri anunciará este viernes un paquete de medidas para aliviar el impacto de la inflación en los deudores de créditos hipotecarios que se ajustan por UVA y para dar impulso a la construcción. Una de las medidas que trascendió es un tope a la cuota de estos créditos si la inflación crece 10% por encima del índice de salario. El monto por encima de ese techo se podrá pagar cuando la relación se invierta y los salarios le ganen a la inflación.

Además de los créditos hipotecarios, en el paquete —que tendrá unas nueve medidas— se incluirá el relanzamiento del sistema Procrear y planes de viviendas sociales. Aunque aún no está definida la modalidad, el anuncio lo realizará el propio presidente, probablemente desde la residencia de Olivos y luego habría una conferencia de prensa con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el secretario de Vivienda, Iván Kerr.

En el último año, hubo distintos proyectos de ley promovidos por la oposición para amortiguar el impacto de la inflación y la devaluación entre quienes tomaron un préstamo hipotecario UVA. Pero, a diferencia de las medidas que analiza el Gobierno, se basaban en la creación de “fondos compensadores”.

Actualmente, la alternativa que tienen los deudores frente a una suba elevada de las cuotas es solicitar al banco la extensión del crédito original, a través de una cláusula en los contratos que se activa en caso de que la inflación supere por más de 10 puntos al aumento de los salarios.

 La posibilidad de aplicar estas medidas dependerá de la evolución que en los próximos meses tenga la inflación minorista frente al aumento de los salarios

La aplicación de medidas de alivio dependerá de la evolución que en los próximos meses tenga la inflación minorista (reflejada en el índice UVA) frente al aumento de los salarios, cuya evolución publica mensualmente el INDEC a través del Coeficiente de Variación Salarial (CVS).

Cuando surgieron los créditos hipotecarios UVA, en marzo de 2016, fue para muchos una opción “alcanzable” para llegar a la vivienda propia, con un plazo de hasta 30 años y una cuota similar a un alquiler que se actualizaba por inflación.

La morosidad de los deudores de créditos UVA se mantiene en niveles muy bajos (Istock)

La morosidad de los deudores de créditos UVA se mantiene en niveles muy bajos (Istock)

En ese momento, el escenario de que los salarios perdieran más de 10 puntos contra la inflación parecía muy lejano: en las últimas décadas, la única vez que los salarios perdieron más de diez puntos contra la inflación fue en 2002, en la crisis posterior al estallido de la convertibilidad.

El mayor impacto sobre la cuota mensual de los préstamos UVA podría llegar en noviembre, cuando se refleje la inflación de septiembre, estimada por algunas consultoras en 7%. Según cálculos privados, la inflación se ubicaría en 45% en todo 2018, pero es poco probable que los salarios aumenten por encima del 35 por ciento.

 Según las cifras del Banco Central, por ahora el nivel de morosidad de los deudores de créditos hipotecarios bajo la modalidad UVA es muy bajo

Con todo, según las cifras del Banco Central, por ahora el nivel de morosidad de los deudores de créditos hipotecarios bajo la modalidad UVA es muy bajo. De acuerdo con los datos oficiales, apenas 0,2% del stock total presenta algún grado de morosidad. Y cuando se analiza el comportamiento de aquellos que recibieron un crédito UVA hace por lo menos un año y medio, el ratio de morosidad se eleva hasta aproximadamente 1,5 por ciento.

En el último mes, los requisitos para acceder a un crédito hipotecario UVA, para un dos ambientes promedio usado en Capital Federal con un valor de USD 115.000 (unos $4.485.000) exigen un ingreso que se acerca a los $90.000. Este es el caso de un préstamo del Banco Nación, que cubre el 80% del valor de la propiedad a 30 años con una cuota inicial de $22.916.

Así, el otorgamiento de estos créditos hipotecarios viene en baja. Las estadísticas del Colegio de Escribanos porteño reveló que en agosto apenas 14% de las ventas de inmuebles se realizaron con hipotecas. En el mejor momento, a fines de 2017, esta relación se acercó al 40 por ciento.

Advertisement

Economia

Coparticipación Federal: Chaco recibió en 2018 un 42% más de 2017

Publicado

on

Por

De acuerdo a un informe de la consultora Macroviews SA, al que tuvo acceso la consultora Politikon, las provincias argentinas cuentan actualmente con mayor independencia económica por incrementos de las transferencias automáticas.

Durante el año 2018, las provincias recibieron mayores recursos de manera automática que en los últimos 20 años, medido como porcentaje de la recaudación.

¿Cómo se distribuyen los recursos?

De acuerdo a la Ley Nº 23.548 de Coparticipación Federal, la distribución primaria de la recaudación de impuestos coparticipables estipulaba que el 42,34% de ellos corresponde al Gobierno Nacional, mientras que el 54,66% correspondía a las provincias (a distribuir según los guarismos correspondes a cada una de ellas). Además, establecía que el 2% vaya de manera automática a cuatro provincias (Buenos Aires, Chubut, Neuquén y Santa Cruz) para el “recupero relativo”; mientras que el 1% se destinaba para el Fondo de Aportes del Tesoro Nacional a las provincias.

 

Además, el Artículo 7º de la ley establecía que “el monto a distribuir a las provincias, no podrá ser inferior al treinta y cuatro por ciento (34%) de la recaudación de los recursos tributarios nacionales de la Administración Central, tengan o no el carácter de distribuibles por esta Ley”,

 

Dicha Ley fue sancionada en 1988 como un “régimen transitorio de distribución”, con vigencia hasta 1989 y prórroga automática en caso de“inexistencia de un régimen sustitutivo del presente”. Desde ese momento hasta el presente, no hay existido un régimen sustitutivo.

 

Las diferentes modificaciones a esta misma ley, referidas a variaciones en los guarismos de distribución (caso Tierra del Fuego, provincializada luego de la sanción de la Ley; y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), creación de nuevos impuestos y otros factores, la tornaron de una complejidad considerable, lo que ató a las provincias a sufrir variaciones en cuanto a la distribución.

 

Situación en el año 2018 y comparación con períodos anteriores

Según mencionado informe de Macroviews SA, los gobernadores de provincia recibieron, en 2018, más recursos de manera automática que durante los gobiernos de Menem, De la Rúa, Duhalde, Néstor Kirchner y Cristina Fernández, lo que marca así una “mayor independencia” de las provincias respecto al poder central.

 

Según se detalla, durante el final del período menemista (1998), las provincias recibían transferencias automáticas del Gobierno Nacional del orden del 41,9% del total de la recaudación (no incluye aportes a la seguridad social ni blanqueo). Esa distribución cayó al 38,9% en el último año de gobierno de Fernando de la Rúa (2001), hasta tocar un piso de 30,3% en 2002 con Eduardo Duhalde, siendo así el menor valor observado en los últimos 20 años.

 

A partir del gobierno de Néstor Kirchner, año a año se fue incrementado el porcentaje transferido a las provincias, hasta alcanzar el máximo del período (2007) con un 33,6%.

El primer año de gobierno de Cristina Fernández volvió a descender al orden del 31,7%, pero luego incrementarse hasta tocar el techo de 37,9% (con vaivenes) en el año 2015.

En el año 2016 se observa un salto importante, llegando al 41,5%, y en 2018 se dio el máximo valor observado en veinte años: 44,8% (ver gráfico adjunto).

Las provincias argentinas, sobre toda aquellas con menor actividad económica, dependen mucho de los fondos de coparticipación federal, que suelen representar la mayor parte de sus ingresos presupuestarios. Una baja distribución de estos recursos significó una gran dependencia del poder central, a modo de conseguir fondos de carácter discrecional para poder hacer frente a sus obligaciones.

 

¿A que se debe el incremento?

La principal razón de este incremento de los recursos coparticipables transferidos a las provincias como porcentaje de la recaudación total se debe a la devolución progresiva de los 15 puntos de coparticipación que se retenía, desde la década del 90, para la Anses.

Esta devolución progresiva se realiza a razón de 3 puntos porcentuales por año (independientemente de la posibilidad de las provincias de “adelantar” devolución vía toma de crédito).

Además, este incremento explicaría (en parte) la razón por la cual las provincias argentinas (salvo tres) terminaron el 2018 con superávit fiscal.

El impacto en las cuentas públicas provinciales

Este incremento en las transferencias automáticas a las provincias, junto a otras acciones enmarcadas en las obligaciones que resultan de la firma del Consenso Fiscal, generó un reordenamiento de las cuentas públicas municipales que trajo como resultado una significativa mejora de las mismas, al punto de que se pasó de 21 provincias argentinas que terminaron con déficit fiscal en 2017 a solo cuatro en 2018.

Este dato surge de un informe realizado por el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de la Fundación Mediterránea. Allí, se explica que uno de los principales motivos de la mejora en las cuentas provinciales fue el aumento de las transferencias automáticas, y especifica que, en los últimos tres años, los recursos tributarios nacionales que son transferidos automáticamente a las provincias se incrementaron en un 19% en términos reales, al tiempo que la fracción que va al Estado nacional se redujo un 10% en términos reales.

La situación del Chaco

En términos de transferencias automáticas, la provincia del Chaco recibió en 2018 un 42% más que en 2017, mientras que, si se compara con 2015, el incremento fue de 144,5%

Sin embargo, el Chaco es una de las provincias que terminó el año 2018 con déficit fiscal: 0-,1%.

Seguir leyendo

Economia

Efecto “Picapiedras”: luego del informe que alertó al Gobierno, el dólar superó los $40 y escaló el riesgo país

Publicado

on

Por

La divisa de EEUU acumula un alza de más de 5% en febrero, los ADR perdieron hasta 8% y el índice que mide JP Morgan volvió a tocar los 700 puntos

En lo que va de febrero el dólar subió un 5,2 por ciento
En lo que va de febrero el dólar subió un 5,2 por ciento

Plan “Picapiedras”. Por rudimentario en su estrategia para estabilizar el dólar, así se supo que define el economista Carlos Melconian al actual programa de la Argentina con el FMI. “Falta un plan macroeconómico, además de lo que todo el mundo repite, como la reforma laboral o previsional”, aseguró en las últimas horas.

Esos conceptos, que son parte del último informe técnico que el economista le acercó al presidente Mauricio Macri para que lea en su viaje a India, reflejan una situación complicada para la economía local hasta las elecciones, con una recuperación que no sería la esperada por el Gobierno y una inflación con una tendencia alcista que no aflojaría. Macri lo leyó con preocupación, según detalló el lunes Infobae.

Y parte de ese impacto se trasladó ayer a un mercado en el que la política empieza a pesar cada vez más.

Luego del feriado en EEUU, el dólar que cerró por arriba de los $40 ($40,32 en el promedio del Banco Central), el riesgo país que tocó otra vez los 700 puntos, con el consecuente impacto en los bonos soberanos del país, y las acciones locales que cotizan en EEUU con pérdidas de hasta 8 por ciento.

“El mercado está priceando el tema político, que es el mal dato de inflación de enero, por encima del consenso. Y justamente unos días antes, Macri dijo que la inflación estaba bajando. Además, se espera que la inflación de febrero arroje un valor todavía por encima. Ayer fue feriado en EEUU y hoy se vende todo lo que no se vendió ayer. Macri tiene que ir con buenos números económico a la carrera presidencial, pero empezó el partido uno a cero abajo“, aseguró Sebastián Cisa, jefe de Mesa del Grupo SBS.

“El tema político es fundamental. Y apareció un informe de Melconian… Este mercado es súper chico, si gente de afuera vio ese paper, desarma posiciones antes de preguntar“, asegura en off the record un portfolio manager de un fondo común de  inversión.

Este martes, además, los títulos locales que cotizan en Estados Unidos, los ADR, perdieron hasta 8 por ciento. Es el caso de Banco Macro (-8,3%). Otros papeles en rojo en el día de la fecha fueron Pampa Energía (-7,3%), Edenor (-6,9%) y Supervielle y Francés (-5,9%).

Desde Portfolio Personal destacan que el riego país otra vez en 700 puntos básicos (su máximo en un mes) hizo que los títulos públicos en dólares tuvieran “totalidad de bajas de hasta 1,8% (DICA), y los rendimientos se ubicaron entre el 3,6-12% anual con durations de hasta 11 años. Entre los bonos emitidos en pesos, tanto los indexados por CER como los Badlar culminaron entre neutros y negativos de hasta 1% (PARP)”.

El Bonar 24, de referencia entre los locales, cayó 0,7 por ciento. “Los bonos en dólares se vieron ofrecidos durante toda la rueda para cerrar con bajas promedio de entre 75 centavos y 1 dólar a partir del tramo medio de la curva”, detalló el agente de bolsa.

ADRs argentinos (Fuente: Rava, 17:30 horas)

ADRs argentinos (Fuente: Rava, 17:30 horas)

“Una inesperada corrección evidenciaron los ADR argentinos, que nuevamente operaron a contramano de los mercados de referencia. Mientras que los principales índices bursátiles de Estados Unidos registraban cerca de las 17.00 (Arg) ganancias promedio del 0,40%, el principal índice de la Bolsa el S&P Merval cerraba la jornada con pérdida del 2,80%. El impacto en la plaza local también se hizo sentir en forma, pero en menor medida, porque se vio atenuado por la suba del tipo de cambio“, detallo Eduardo Fernández, de Rava Bursátil.

“Esta importante baja, tanto de acciones como de bonos, podemos decir que estuvo relacionada por la emisión de informes de brokers internacionales. En el mismo advertían acerca del riesgo Argentino, más que nada por el tema política, debido a que no parece estar garantizado el triunfo del oficialismo en las elecciones de octubre“, detalló.

El dólar, otra vez en 40 pesos

En la jerga de la City porteña se dice que “el dólar no avisa”. Puede sintetizarse en que en el largo plazo, el valor de la divisa replica en forma aproximada el recorrido de la inflación acumulada, pero en el corto plazo la tasa de cambio puede alternar períodos de calma o “pax cambiaria” con otros de ascenso súbito, como el de las últimas ruedas.

En febrero el dólar sube un 5,2 por ciento (Adrián Escandar)

En febrero el dólar sube un 5,2 por ciento (Adrián Escandar)

En contexto, el billete verde está recuperando posiciones después de cuatro meses en los que la inflación no amenguó, mientras que la divisa se mantenía debajo de los 40 pesos, una marca “psicológica” que volvió a quebrar este martes. En febrero el dólar sube un 5,2%, mientras que desde que empezó 2019 el alza se acota a 4,2%, una tasa similar a la de la inflación del período.

Los expertos financieros destacan tres motivos que respaldan el repunte del dólar: una inflación que asoma como más alta que lo esperado, un precio bajo para el dólar –cerca del “piso” de la zona de no intervención del BCRA- y la caída de los rendimientos en pesos.

La luz roja de la inflación

El Indec informó que en enero la inflación fue de 2,9%, tasa que amplió la inflación acumulada en doce meses a 49,3%, la más alta de la gestión Cambiemos, mientras que proyecciones privadas señalan que en febrero podría rondar el 3%, debido al aumento de tarifas.

Con un ritmo de inflación tan alto, empezaba a observarse un cierto retraso en la cotización del dólar.

Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda (Maximiliano Luna)

Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda (Maximiliano Luna)

“Definitivamente la inflación es ‘más nafta’ en el mismo sentido y por eso hay un movimiento un poco brusco, que ya se observaba la semana pasada cuando el mayorista sondeó $38,80. No me sorprendería ver a un dólar mayorista en los 40 pesos en pocos días”, comentó Miguel Boggiano, director de Carta Financiera.

“Parece difícil hablar de elementos disparadores para el tipo de cambio. En realidad los argumentos los conocemos todos, como la alta inflación y las tasas de interés: confluyen en que haya participantes del mercado que se empiezan a pasar al dólar después de muchos meses de cobrar intereses en pesos”, dijo.

 Conocida la inflación de enero, los números fríos ya no reflejaban que haya pasado lo peor (Ullúa)

Para el economista Hernán Hirsch, “es difícil pronosticar hasta dónde va a llegar el dólar, porque el equilibrio es muy inestable y el BCRA tiene que actuar entre múltiples objetivos: estabilizar el dólar, controlar la inflación, cumplir con las metas de Base Monetaria. Y en algún momento hay que dejar que la economía respire, porque no podés tener una política monetaria tan contractiva o, mejor dicho, un contexto tan contractivo. Sería justificable una recesión para desinflar, pero cuando hay creciente pérdida de empleo y cuando la recesión alcanza un nivel mayor al previsto, ya es necesario revisar la política económica”.

Cerca del piso de la banda

Hasta el pasado 13 de febrero el dólar mayorista era negociado por debajo del “piso” de la zona de no intervención establecida por el Banco Central, un objetivo de precios que aumenta a un ritmo de 2% mensual en el primer trimestre de 2019. Y debe recordarse que hasta el 7 de febrero el dólar todavía operaba por debajo de los precios de cierre de diciembre de 2018.

Es decir que era de esperar un aumento en la demanda de la divisa, que permaneció estabilizada mientras subieron los precios de todos los activos financieros.

“Estoy viendo un mercado que empezó a calentarse en lo operativo, con más demanda en una plaza que venía muy chata. Del lado técnico puede empezar a darse un quiebre de resistencias después de un proceso lateral, por cuanto no descarto que en próximas ruedas vuelvan a verse los precios máximos del año pasado. Veo una posibilidad de regresar a los máximos de $41,50 mayorista, probablemente después se calme”, refirió el analista financiero Ruben Ullúa.

 Cuando la recesión alcanza un nivel mayor al previsto ya es necesario revisar la política económica (Hirsch)

“El mercado empieza a decir ‘me voy a dolarizar’, pero no hay ningún disparador particular. El trader ve el movimiento, no busca explicaciones, sigue la tendencia y por eso el dólar mayorista vuelve a máximos en más de cuatro meses. Ese es argumento suficiente, cuando las variables empiezan a hacer nuevo máximo o nuevo mínimo”, agregó Boggiano.

Compresión de las tasas

En el arranque de 2019 el Banco Central aprovechó la estabilización cambiaria y la expectativa de una desaceleración inflacionaria para recortar las tasas de política monetaria. La referencia de las Letras de Liquidez (Leliq) cedió 15 puntos porcentuales en el transcurso de 2019, desde 59,25% a 44,5% anual.

Hernán Hirsch detalló que “con la baja de tasas de las últimas semanas y la señal que hoy (por ayer) dio el Central de inyectar pesos, hay una sensación en el mercado de que no había efectivamente un endurecimiento de la política monetaria con las recientes alzas marginales, lo cual impulsó el dólar”, mientras que “el dato de inflación y la suba del riesgo país, más algún temor que puede haber sobre la licitación de Letes, pudieron activar la demanda”.

“En lo fundamental, el mercado puede estar entendiendo que la baja de tasa se dio muy rápido, muy de golpe. Con una expectativa de inflación que se desaceleraba, la tasa venía bajando y el dólar no tuvo una reacción inmediata. Pero después de conocida lo inflación de enero, los números fríos ya no reflejaban que haya pasado lo peor”, precisó Ullúa. Además, cree que el mercado entiende que el dólar sigue siendo cobertura después de que las inversiones en acciones y bonos tuvieron un enero excepcional: “A eso hay que sumarle el frente político que va a agregar tensión en los próximos meses, y el efecto de la inflación“.

 Los inversores se empiezan a pasar al dólar después de muchos meses de cobrar intereses en pesos (Boggiano)

“La baja de tasas nos sorprendió a todos en el mercado por la velocidad que tuvo en las últimas semanas. Ya en las últimas jornadas, la tasa de Leliq ascendió levemente, pero sin generar sobresaltos. Creemos que la tasa se va a mantener en estos niveles. En cuanto al dólar, creemos que debería mantenerse siempre más cerca de la banda inferior en los próximos meses”, resumió Matías Roig, director de Portfolio Personal Inversiones.

“Sobre la evolución de la política monetaria, va a ser muy importante ver cómo reacciona el dólar a partir de esta idea del Banco Central de sobrecumplir la meta(de Base Monetaria). A pesar de la leve suba durante las últimas jornadas, estamos a uno o dos por ciento de la banda inferior; un escenario mucho más tranquilo del que se imaginaba varios meses atrás”, afirmó Roig.

Los datos de la “macro” mercado cruzado por la política es algo que se verá cada vez con más fuerza. Para los mercados, la campaña también ya empezó.

Seguir leyendo

Economia

Actualizaron el formulario de la Aduana para declarar bienes al volver al país

Publicado

on

Por

Desde la AFIP cambiaron algunas frases y requisitos para declarar objetos, ya sea antes de partir o de vuelta en Aeroparque o Ezeiza.

La AFIP modificó el formulario que deben completar los pasajeros al llegar al país, y entre las novedades figuran desde cambios en el léxico hasta qué se debe declarar al salir o entrar.

Todo empezó con la novedad presentada por un bloguero de viaje, y en seguida el nuevo diseño llamó la atención de todos. Los pasajeros tendrán que prestar atención al llegar a Ezeiza o Aeroparque, o a cualquiera de las terminales que reciban vuelos del exterior.

El formulario deberá ser completado por todos los pasajeros mayores de 16 años, pero en el caso de las franquicias se podrán combinar las de un grupo familiar con hijos menores a esa edad.

Las franquicias se dividen entre los U$S 500 comprados en el exterior y los U$S 500 de lo adquirido en el Free Shop para los adultos, y los U$S 250 en cada caso para los menores de 16.

Se paga el 50% del monto excedente.

Al igual que pasa en el resto del mundo, es necesario declarar el ingreso con más de 10 mil dólares en efectivo o “instrumentos monetarios” en el caso de los adultos y de U$S 5000 en el caso de los menores de 16 años.

En el nuevo formulario, que es para “matrimonios y uniones convivenciales” por igual, se deben declarar marca, modelo, número de serie y precio de los dispositivos electrónicos, por ejemplo. También se deben declarar alimentos frescos y otros elementos que el Senasa debe autorizar.

Lo que no hace falta es “confesar” las compras como ropa, libros u “objetos de uso personal”, así como tampoco todos los aparatos que se hayan declarado al salir del país, como tablets, celulares o cámaras de fotos.

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias