Connect with us

Mundo

Así son los preparativos para la llegada del huracán Florence en EEUU

Publicado

on

El Cuerpo de Marines de los Estados Unidos en Parris Island en preparativos para evacuación (REUTERS)

Trabajadores aseguran la madera para proteger ventanales antes de la llegada del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte, EE.UU, 12 de septiembre de 2018 (REUTERS / Chris Keane)

Trabajadores aseguran la madera para proteger ventanales antes de la llegada del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte, EE.UU, 12 de septiembre de 2018 (REUTERS / Chris Keane)

La gente se prepara y buscan hielo antes de que el huracán Florence llegue a la costa en Carolina Beach, Carolina del Norte, EE. UU., 12 de septiembre de 2018 (REUTERS / Carlo Allegri)

La gente se prepara y buscan hielo antes de que el huracán Florence llegue a la costa en Carolina Beach, Carolina del Norte, EE. UU., 12 de septiembre de 2018 (REUTERS / Carlo Allegri)

El personal de la Fuerza Aérea estadounidense de la Base Aérea Seymour Johnson, Carolina del Norte (REUTERS)

El personal de la Fuerza Aérea estadounidense de la Base Aérea Seymour Johnson, Carolina del Norte (REUTERS)

Blaire Johnson y Mike Driver cargan sus pertenencias en un camión de alquiler antes de que el huracán Florence llegue a la costa en Carolina Beach (REUTERS / Carlo Allegri)

Blaire Johnson y Mike Driver cargan sus pertenencias en un camión de alquiler antes de que el huracán Florence llegue a la costa en Carolina Beach (REUTERS / Carlo Allegri)

Una vista del huracán Florence tomada por cámaras fuera de la Estación Espacial Internacional muestra cómo se desplaza en el Océano Atlántico en dirección oeste, noroeste hacia la costa este de los Estados Unidos (REUTERS)

Una vista del huracán Florence tomada por cámaras fuera de la Estación Espacial Internacional muestra cómo se desplaza en el Océano Atlántico en dirección oeste, noroeste hacia la costa este de los Estados Unidos (REUTERS)

Las personas ponen madera en las ventanas de un teatro antes de la llegada del huracán Florence a Greenville, Carolina del Norte, EEUU (REUTERS / Eduardo Muñoz)

Las personas ponen madera en las ventanas de un teatro antes de la llegada del huracán Florence a Greenville, Carolina del Norte, EEUU (REUTERS / Eduardo Muñoz)

Las casas a orillas del océano están vacías antes de la llegada del huracán Florence en Surfside Beach, Carolina del Sur, EEUU (REUTERS / Randall Hill)

Las casas a orillas del océano están vacías antes de la llegada del huracán Florence en Surfside Beach, Carolina del Sur, EEUU (REUTERS / Randall Hill)

Un muelle de pesca antes de que llegue el huracán Florence a Carolina Beach, Carolina del Norte, EEUU (REUTERS / Carlo Allegri)

Un muelle de pesca antes de que llegue el huracán Florence a Carolina Beach, Carolina del Norte, EEUU (REUTERS / Carlo Allegri)

Vista de una casa vacía después de que la familia fuera evacuada ante la llegada del huracán Florence en Carolina Beach, Carolina del Norte, Estados Unidos (EFE/CAITLIN PENNA)

Vista de una casa vacía después de que la familia fuera evacuada ante la llegada del huracán Florence en Carolina Beach, Carolina del Norte, Estados Unidos (EFE/CAITLIN PENNA)

Personas evacuadas buscan refugio en la escuela secundaria Emma B. Trask ante la llegada del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte (EFE/CAITLIN PENNA)

Personas evacuadas buscan refugio en la escuela secundaria Emma B. Trask ante la llegada del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte (EFE/CAITLIN PENNA)

Vista de las camas que han sido instaladas en un pabellón de la Base del Cuerpo de Marines Camp Lejaune en previsión a la llegada del huracán Florence, en Jacksonville, Carolina del Norte, EEUU (EFE/Foto cedida por el Cuerpo De La Marina De EEUU)

Vista de las camas que han sido instaladas en un pabellón de la Base del Cuerpo de Marines Camp Lejaune en previsión a la llegada del huracán Florence, en Jacksonville, Carolina del Norte, EEUU (EFE/Foto cedida por el Cuerpo De La Marina De EEUU)

Camas dispuestas en un pabellón de la Base del Cuerpo de Marines Camp Lejaune en previsión a la llegada del huracán Florence, en Jacksonville, Carolina del Norte (EFE/Foto cedida por el Cuerpo De La Marina De EEUU)

Camas dispuestas en un pabellón de la Base del Cuerpo de Marines Camp Lejaune en previsión a la llegada del huracán Florence, en Jacksonville, Carolina del Norte (EFE/Foto cedida por el Cuerpo De La Marina De EEUU)

Emmett West saca su bote de un puerto deportivo cercano para asegurarlo en su casa frente al huracán Florence en Morehead City, Carolina del Norte (AP Photo/David Goldman)

Emmett West saca su bote de un puerto deportivo cercano para asegurarlo en su casa frente al huracán Florence en Morehead City, Carolina del Norte (AP Photo/David Goldman)

Sarah Dankanich saca un envoltorio “fuera de servicio” de una bomba de gasolina mientras su esposo, Bryan Dankanich, se prepara para cargar gasolina en latas antes del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte (AP Photo/Chuck Burton)

Sarah Dankanich saca un envoltorio “fuera de servicio” de una bomba de gasolina mientras su esposo, Bryan Dankanich, se prepara para cargar gasolina en latas antes del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte (AP Photo/Chuck Burton)

Las personas se alinean frente a Home Depot para abastecerse de generadores y contrachapados antes del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte (AP Photo/Chuck Burton)

Las personas se alinean frente a Home Depot para abastecerse de generadores y contrachapados antes del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte (AP Photo/Chuck Burton)

Un residente de Virginia Beach, Virginia, carga un saco de arena antes de llevarlo a su camioneta (AP Photo/Alex Brandon)

Un residente de Virginia Beach, Virginia, carga un saco de arena antes de llevarlo a su camioneta (AP Photo/Alex Brandon)

Los trabajadores sacan barcos fuera del agua en el puerto de Wanchese, Carolina del Norte (AP Photo/Gerry Broome)

Los trabajadores sacan barcos fuera del agua en el puerto de Wanchese, Carolina del Norte (AP Photo/Gerry Broome)

Victor Lawrence, del departamento de bomberos de la Isla de Palms, se prepara para conducir por la isla anunciando que el gobernador ordenó una evacuación obligatoria en la Isla de Palms, Carolina del Sur (AP Photo/Mic Smith)

Victor Lawrence, del departamento de bomberos de la Isla de Palms, se prepara para conducir por la isla anunciando que el gobernador ordenó una evacuación obligatoria en la Isla de Palms, Carolina del Sur (AP Photo/Mic Smith)

Mark Lewis, conservador, y Alisa Reynolds aseguran el cuadro “The Shoppers” de William James Glackens en el Museo de Arte Chrysler (The’ N. Pham/The Virginian-Pilot via AP)

Mark Lewis, conservador, y Alisa Reynolds aseguran el cuadro “The Shoppers” de William James Glackens en el Museo de Arte Chrysler (The’ N. Pham/The Virginian-Pilot via AP)

Los policías de Wrightsville Beach comprueban la identificación en el puente a Wrightsville Beach. Miles de personas tratan de huir del paso del huracán (Matt Born/The Star-News via AP)

Los policías de Wrightsville Beach comprueban la identificación en el puente a Wrightsville Beach. Miles de personas tratan de huir del paso del huracán (Matt Born/The Star-News via AP)

Yugonda Sample espera fuera de su automóvil en una fila de autos a lo largo de Oyster Point Road mientras la gente espera recoger sacos de arena. La ciudad de Newport News ofrecía sacos de arena gratis a los residentes en el Centro de Operaciones de Obras Públicas a medida que se aproxima el huracán Florence (Jonathon Gruenke/The Daily Press via AP)

Yugonda Sample espera fuera de su automóvil en una fila de autos a lo largo de Oyster Point Road mientras la gente espera recoger sacos de arena. La ciudad de Newport News ofrecía sacos de arena gratis a los residentes en el Centro de Operaciones de Obras Públicas a medida que se aproxima el huracán Florence (Jonathon Gruenke/The Daily Press via AP)

Los camiones se organizaron antes de un viaje a Wilmington, Carolina del Norte, para ayudar con los esfuerzos de restauración de energía tras el paso del huracán Florence (Foto AP / Skip Foreman)

Los camiones se organizaron antes de un viaje a Wilmington, Carolina del Norte, para ayudar con los esfuerzos de restauración de energía tras el paso del huracán Florence (Foto AP / Skip Foreman)

Los miembros de las fuerzas del orden trabajan con la Guardia Nacional para dirigir el tráfico hacia la autopista US 501 mientras el huracán Florence se acerca a la costa este (AP Photo/Sean Rayford)

Los miembros de las fuerzas del orden trabajan con la Guardia Nacional para dirigir el tráfico hacia la autopista US 501 mientras el huracán Florence se acerca a la costa este (AP Photo/Sean Rayford)

Una casa frente a la playa está tapiada ante la amenaza del huracán Florence en Holden Beach, Carolina del Norte, EEUU (REUTERS/Anna Driver)

Una casa frente a la playa está tapiada ante la amenaza del huracán Florence en Holden Beach, Carolina del Norte, EEUU (REUTERS/Anna Driver)

Las casas tapiadas antes de la llegada del huracán Florence, en Holden Beach, Carolina del Norte (REUTERS/Anna Driver)

Las casas tapiadas antes de la llegada del huracán Florence, en Holden Beach, Carolina del Norte (REUTERS/Anna Driver)

Personas se alinean para comprar gas propano en la ferretería Socastee, antes de la llegada del huracán Florence a Myrtle Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

Personas se alinean para comprar gas propano en la ferretería Socastee, antes de la llegada del huracán Florence a Myrtle Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

Personal de la Guardia Nacional Aérea de Carolina del Sur y del 169 ° se prepara para apoyar los esfuerzos de rescate antes del Huracán Florence en la Base de la Guardia Nacional Conjunta McEntire, Carolina del Sur (U.S. Air National Guard/Master Sgt. Caycee Watson/Handout via REUTERS)

Personal de la Guardia Nacional Aérea de Carolina del Sur y del 169 ° se prepara para apoyar los esfuerzos de rescate antes del Huracán Florence en la Base de la Guardia Nacional Conjunta McEntire, Carolina del Sur (U.S. Air National Guard/Master Sgt. Caycee Watson/Handout via REUTERS)

Los soldados de la Guardia Nacional de Carolina del Sur transfieren combustible diesel a granel a los camiones cisterna de combustible para su distribución antes del huracán Florence, en North Charleston, Carolina del Sur (Sargento del Ejército de EEUU Brian Calhoun / Folleto a través de REUTERS)

Los soldados de la Guardia Nacional de Carolina del Sur transfieren combustible diesel a granel a los camiones cisterna de combustible para su distribución antes del huracán Florence, en North Charleston, Carolina del Sur (Sargento del Ejército de EEUU Brian Calhoun / Folleto a través de REUTERS)

El muelle de Surfside Beach, que aún muestra parte del daño de 2016 durante el huracán Matthew, se muestra antes del huracán Florence en Surfside Beach, Carolina del Sur (REUTERS / Randall Hill)

El muelle de Surfside Beach, que aún muestra parte del daño de 2016 durante el huracán Matthew, se muestra antes del huracán Florence en Surfside Beach, Carolina del Sur (REUTERS / Randall Hill)

El destructor de misiles guiados USS Nitze de la Armada de Estados Unidos sale de la Estación Naval Norfolk para evitar el huracán Florence, en Norfolk, Virginia (U.S. Navy/Mass Communication Specialist 2nd Class Justin Wolpert/Handout via REUTERS)

El destructor de misiles guiados USS Nitze de la Armada de Estados Unidos sale de la Estación Naval Norfolk para evitar el huracán Florence, en Norfolk, Virginia (U.S. Navy/Mass Communication Specialist 2nd Class Justin Wolpert/Handout via REUTERS)

Trent Bullard llena contenedores de gasolina para su generador antes del huracán Florence en Pembroke, Carolina del Norte (REUTERS/Anna Driver)

Trent Bullard llena contenedores de gasolina para su generador antes del huracán Florence en Pembroke, Carolina del Norte (REUTERS/Anna Driver)

Cientos de autos viajan hacia el oeste por la carretera interestatal 26 antes de la llegada del huracán Florence cerca de Orangeburg, Carolina del Sur (REUTERS/Chris Keane)

Cientos de autos viajan hacia el oeste por la carretera interestatal 26 antes de la llegada del huracán Florence cerca de Orangeburg, Carolina del Sur (REUTERS/Chris Keane)

Los agentes de policía vigilan el tráfico en una entrada a la Interestatal 26 antes de la llegada del huracán Florence cerca de Orangeburg, Carolina del Sur (REUTERS/Chris Keane)

Los agentes de policía vigilan el tráfico en una entrada a la Interestatal 26 antes de la llegada del huracán Florence cerca de Orangeburg, Carolina del Sur (REUTERS/Chris Keane)

Heather Samson, dueña de Beach Beads and Glass Studio, usa pintura en aerosol para dejar mensajes en su negocio antes de la llegada del huracán Florence en Surfside Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

Heather Samson, dueña de Beach Beads and Glass Studio, usa pintura en aerosol para dejar mensajes en su negocio antes de la llegada del huracán Florence en Surfside Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

John Muchmore ayuda a cargar maderas para proteger los condominios Afterdeck antes de la llegada del huracán Florence en Garden City Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

John Muchmore ayuda a cargar maderas para proteger los condominios Afterdeck antes de la llegada del huracán Florence en Garden City Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

Ocean Boulevard vacío de turistas después de que se declararon las evacuaciones obligatorias para las áreas costeras de Carolina del Sur antes de la llegada del huracán Florence en Myrtle Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

Ocean Boulevard vacío de turistas después de que se declararon las evacuaciones obligatorias para las áreas costeras de Carolina del Sur antes de la llegada del huracán Florence en Myrtle Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

El buque hospital estadounidense USNS Comfort sale de la Estación Naval Norfolk antes de la llegada huracán Florence en Norfolk, Virginia (Ricks/Handout via REUTERS)

El buque hospital estadounidense USNS Comfort sale de la Estación Naval Norfolk antes de la llegada huracán Florence en Norfolk, Virginia (Ricks/Handout via REUTERS)

El personal de la Fuerza Aérea estadounidense de la Base Aérea Seymour Johnson, Carolina del Norte, llega durante una evacuación antes del huracán Florence, en la Base de la Fuerza Aérea Barksdale, Luisiana (Fuerza Aérea de EEUU, Sydney Campbell/Handout via REUTERS)

El personal de la Fuerza Aérea estadounidense de la Base Aérea Seymour Johnson, Carolina del Norte, llega durante una evacuación antes del huracán Florence, en la Base de la Fuerza Aérea Barksdale, Luisiana (Fuerza Aérea de EEUU, Sydney Campbell/Handout via REUTERS)

Un hombre lee un graffiti que dice “Reza por Wilmington” en un negocio cerrado por la llegada del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte, Estados Unidos (REUTERS/Ernest Scheyder)

Un hombre lee un graffiti que dice “Reza por Wilmington” en un negocio cerrado por la llegada del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte, Estados Unidos (REUTERS/Ernest Scheyder)

Advertisement

Mundo

26 empresas que surgieron de las mejores universidades de EEUU, con dueños graduados o desertores

Publicado

on

Por

Por la educación, por los contactos, por el estímulo: las universidades de excelencia se repiten en la historia de la gestación de empresas como Microsoft, Airbnb, Amazon, Fitbit o Newman’s Own

La importancia de la educación superior tiene muchas formas: la oportunidad de aprender de las mentes más importantes de un país en un momento dado y la posibilidad de hacer conexiones sociales con otras personas ambiciosas y creativas. De allí que la calidad de las universidades sea un factor decisivo a la hora de elegir no sólo una vocación, sino un lugar donde estudiar.

La revista Business Insider identificó 26 grandes empresas que nacieron a partir de los enclaves educativos más enriquecedores de los Estados Unidos, tanto de manos de fundadores que se graduaron con todos los honores, como fue el caso de Jeff Bezos en Princeton, como de las de aquellos que desertaron sus carreras universitarias, como Bill Gates.

Bonobos

La startup famosa por haber comenzado con un par de pantalones perfectamente hechos es la creación de dos estudiantes de la Facultad de Negocios de Stanford, Andy Dunn y Brian Spaly, en 2007. Ahora produce toda la gama de ropa masculina.

Ministry of Supply

Este enfoque científico del diseño para la ropa de trabajo surgió del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), para lograr que las prendas fueran mucho más cómodas y durables. La camisa Apollo 3 es una creación conjunta del MIT y la NASA y se promociona com 19 veces más ventilada que el algodón; dos personas han corrido maratones con los trajes Kinetic Suit para difundir su flexibilidad.

Bose

Amar Bose, quien se graduó en el MIT, creó el gigante del audio. En 2011 entregó la mayoría de las acciones sin derecho a voto al instituto, donde también trabajó.

Airbnb

Brian Chesky y Joe Gebbia se conocieron en la Escuela de Diseño de Rhode Island (RISD) y convocaron a Nathan Blecharczyk, quien compartió la vivienda universitaria con Chesky, y luego continuó sus estudios en Harvard, como director de tecnología y co-fundador de Airbnb, en 2008. Entonces pensaron en poner un colchón inflable en la casa que alquilaban en San Francisco para hacer menos difícil el pago de la renta; hoy la empresa vale USD 25.000 millones.

Maelove

Un grupo de graduados del MIT, investigadores de tumores cerebrales e ingenieros químicos, fundó la empresa de productos accesibles para el cuidado de la piel. Primero crearon fórmulas básicas; luego, con inteligencia artificial, las modificaron según millones de comentarios. Una línea entera de productos, que incluye el best seller The Glow Maker, tiene un valor de menos de USD 30.

StubHub

Si se requiere una entrada, esta firma de intercambio en línea la ofrece: conecta compradores y vendedores para conciertos, eventos deportivos, cine y otras formas de entretenimiento en vivo. La fundaron en 2000 los inversores Eric Baker, graduado de Harvard, y Jeff Fluhr, de Stanford y la Universidad de Pensilvania, ambos estudiantes de la Facultad de Negocios de Stanford.

Nike

Phil Knight, graduado de Stanford, fundó en 1964, con Bill Bowerman, Blue Ribbon Sports, una distribuidora del calzado deportivo japonés Onitsuka Tiger. En 1971 cambió el nombre de la empresa a Nike, por la diosa griega de la victoria. En 2017 el valor de la marca era de USD 29.600 millones.

Apple

La primera empresa valuada en más de USD 1 billón fue fundada en 1976 por Steve Jobs, Ronald Wayne y el graduado de Berkeley Steve Wozniak. Hoy es la compañía de tecnología más grande el mundo, el tercer fabricante de teléfonos celulares y el principal vendedor de música.

Birchbox

Por USD 10 mensuales, la firma que fundaron en 2010 dos graduadas de Negocios en Harvard, Katia Beauchamp y Hayley Barna, crea muestras de cuatro o cinco productos que se presentan en una caja, en general de cosméticos y cuidado de la piel. En mayo de 2018 habían recolectado fondos por casi USD 90 millones.

Stitch Fix

Katrina Lake, graduada de Stanford y Harvard, creó en 2011, junto con la encargada de compras de J.Crew Erin Morrison Flynn, este servicio de shopping personal. En febrero de 2018 Stitch Fix valía aproximadamente USD 2.000 millones.

Jet

Esta subsidiaria de Walmart desde 2016 se lanzó en 2015 y en cuatro rondas de recaudación obtuvo USD 820 millones de firmas como Google Ventures, Goldman Sachs, Bain Capital Ventures y Alibaba. Marc Lore y Nate Faust, graduados de Harvard y Princeton, la fundaron junto con Mike Hanrahan.

Amazon

El gigante fue fundado por un graduado de Princeton, con honores. Hoy Jeff Bezos posee también The Washington Post y la compañía de infraestructura espacial Blue Origin. Amazon lo convirtió en el hombre más rico del mundo.

Magoosh

Una adaptación al inglés de la palabra persa para sabio, este servicio en línea de preparación para una miríada de exámenes comenzó en 2009, cuando Hansoo Lee, Bhavin Parikh, Pejman Pour-Moezzi y Vikram Shenoy eran estudiantes en la Escuela Haas de Negocios en la Universidad de Berkeley.

Gap

Donald Fisher, egresado de Berkeley, y Doris F. Fisher, egresada de Stanford, fundaron Gap en 1969. La primera tienda abrió en Ocean Avenue, en San Francisco con jeans Levi’s y LP de vinilo para atraer clientes adolescentes.

iRobot

Con sensores para detectar suciedad y evitar los muebles, la limpiadora autónoma iRoomba, que ho se ha expandido hasta la aplicación iRobot Home, fue la creación de dos graduados de MIT, Colin Angle y Helen Greiner, y el profesor del MIT Rodney Brooks mientras trabajaban en el Laboratorio de Inteligencia Artificial de la institución.

Newman’s Own

La empresa de alimentos que destina todas sus ganancias, tras el pago de impuestos, a una fundación que apoya a organizaciones educativas y de caridad, comenzó en 1982 de la mano del autor A.E. Hotchner y el actor Paul Newman, quien también era un graduado de Yale. La firma ha donado un total de más de USD 530 millones.

Expedia

Esta compañía de tecnología para viajes en el mundo, un spin-off de Microsoft, es la creación de Richard Barton (como Glassdoor y Zillow), un graduado de Stanford.

Book of the Month Club

El servicio —hoy basado en internet— que cada mes ofrece una selección de cinco libros nuevos a sus suscriptores, y cuyos editores han detectado algunas de las obras más relevantes de la literatura estadounidense, como las de Ernest Hemingway y Margaret Mitchell, fue fundado en 1926 por el graduado de la Universidad de Pensilvania Harry Scherman. Tras una pausa, fue relanzado en 2015 y tiene más de 100.000 miembros.

Microsoft

Bill Gates desertó de Harvard para fundar Microsoft con Paul Allen. Desde 1975 la firma creció hasta definir el mercado de las computadoras personales.

Coursera

Una plataforma en línea para tomar cursos, hacer especializaciones o graduarse en universidades de excelencia por mucho menos que lo que sale la asistencia física: esa fue la idea de los profesores de Stanford Andrew Ng (graduado de MIT y Berkeley) y Daphne Koller (graduada de Stanford).

Intuit

Creada en 1983 por Scott Cook y Tom Proulx, graduados de Stanford, esta empresa probó sus productos con personas comunes, hasta que logró una manera sencilla de realizar una declaración de impuestos.

Wayfair

Este sitio de muebles y objetos para el hogar comenzó en 2002 como la iniciativa de dos egresados de la Universidad de Cornell, Niraj Shah y Steve Conine.

Fitbit

El principal vendedor de dispositivos para el seguimiento de la actividad física y otros wearables fue fundado por un desertor de Harvard, James Park, y un egresado de Yale, Eric Friedman.

Staples

La cadena de insumos para la oficina abrió las puertas en 1986 en Brighton, Massachussets, donde vivían Leo Kahn, graduado de Harvard y Columbia, y Thomas G. Stemberg, graduado de Negocios en Harvard.

Saks Fifth Avenue

La marca que se convirtió en la casa para la moda de lujo pero semi-accesible, se remonta a 1867, cuando la fundó Andrew Saks, un graduado de la Universidad de Cornell.

Hotels.com

También de Cornell salieron David Litman y Robert Diener, que fundaron este sitio en 1991. La firma, que se convirtió en parte de Expedia en 2001, hoy tiene 85 webs en 34 idiomas y ofrece 325.000 hoteles en unos 19.000 lugares.

Seguir leyendo

Mundo

Fui a leerme el tarot, y ahora estoy buscando a un hombre de ojos pardos

Publicado

on

Por

Yo, que no le tengo miedo a las artes adivinatorias, y que creo que la vida es una sucesión de nudos ya establecidos, tengo que confesar que no necesitaba de ninguna evidencia de sus poderes.

Estoy buscando a un hombre de ojos pardos.

La bruja, mujer de voz ronca, cigarrillo pegado en los labios con sorprendente habilidad de no dejar que se le cayera mientras hablaba, muy reputada entre las mujeres de clase alta de Bogotá, me echó el tarot y le vio los ojos. Se los vio al hombre que, según ella, va a ser mi pareja.

Antes de su vaticinio, claro, me había dado con precisión alguna otra información sobre mi vida. Me pidió que, si era casada, barajara las cartas con la derecha, y yo, soltera, las organicé con la izquierda. Al ver mi gesto me dijo: “usted es soltera, pero usted ya vivió con un hombre”. No se equivocaba. Luego me dijo que por qué me veía rodeada de mar. Yo, justamente, me había mudado de Bogotá a una ciudad costera. Luego, simplemente, se abalanzó a detallar con precisión cómo mis padres estaban vendiendo el apartamento en el que habían vivido 30 años y cómo mi hermano, recién ascendido, le sería ofrecido un nuevo asenso.

Yo, que no le tengo miedo a las artes adivinatorias, y que creo que la vida es una sucesión de nudos ya establecidos por los que vamos a pasar no importa qué (que luego se conectan de formas inesperadas, accidentales y divertidas gracias a libertad de nuestras decisiones) tengo que confesar que no necesitaba de ninguna evidencia de sus poderes.

Yo ya creía ciegamente en esa bruja.

Aunque ella no se acordaba de mi, hacía tres años, en marzo de 2015 la había ido a ver arrastrada por una amiga, devota de conocer su futuro, a la que se la habían recomendado. En ese entonces, la mujer hizo un vaticinio que, aunque me resultó descabellado, se cumplió al pie de la letra. Me dijo: “El próximo año usted va a vivir en otro país con una pareja”, sentenció sin titubeo. Yo, que andaba feliz con mi trabajo de entonces, no había mandado la primera hoja de vida afuera del país y que estaba desjuiciadamente soltera, mandé su predicción al olvido. Charlatanería, pensé.

En septiembre de ese año, sin embargo, una vieja amiga con la que había trabajado en España me llamó a decirme: “Te vamos a traer a vivir al mar”. Para entonces tenía también ya en marcha la que quizás ha sido mi relación amorosa más adulta. Exactamente para el año siguiente de la predicción de la bruja, me mudaba con ese novio al más insospechado trabajo en el extranjero.

Creía pues, (¿cómo no hacerlo?), casi sin asomo de duda en esta mujer.

Ahora, después de años, la volvía a ver, porque estaba, como se podrá sospechar, nuevamente soltera (en mi defensa debo decir que había dejado ir a ese amor con el que me mudé más por razones geográficas que sentimentales). Su primera predicción para mi beneplácito no era sobre el trabajo, era sobre el amor. Yo iba a conocer pronto, “prontísimo”, a mi pareja, una que ella bautizó con una sentencia muy esotérica: “mi pareja de destino”, supongo, una manera de decir de forma menos manida “el hombre de mi vida”.

Me dijo que no lo conocía aún, lo cual me dio mucho alivio porque ya me veía yo revisitando con obsesión todos mis contactos de Facebook e Instagram tratando de encontrar a un hombre que se ajustara al perfil por ella descrito. Me dijo que era un viajero, un extranjero, que tenía mi edad y que cuando lo conociera iba a pensar que él no era, lo que, más que una predicción futurista, parecía la más acertada descripción de mi forma de operar con los hombres: siempre pensar que no son.

Luego me dijo lo de los ojos. Les asignó un color y me dijo, “tiene los ojos pardos”. Añadió otro detalle: tiene una hija. ¿Qué hace uno cuando alguien en cuya palabra se cree marca el destino de manera tan detallada? ¿Cómo se hace para que todas las decisiones venideras no se vean afectadas por esa idea sentenciada de futuro? ¿Qué hace uno con el resto de la humanidad cuando te dicen que tienes un hombre específico asignado? Tuve la pulsión y se lo pregunté directamente a la bruja: ¿y ahora qué hago mientras este hombre llega? “¡Pues vivir!”, me contestó ella con obviedad.

¿Vivir? Yo ahora solo podía imaginarme intentando descubrir si los ojos de cualquier desconocido del supermercado que me mirara, de un compañero de trabajo al que le interesara, del nuevo amigo de mis amigos, del amable conductor del Uber o de mi profesor de yoga eran pardos. (Que alguien me diga ¡por favor! qué sería en la vida real unos ojos pardos a ver si llegamos a un común acuerdo de qué quiso decir esta mujer).

Con los antecedentes que tenía con esta bruja, la predicción —no lo voy a negar— ha marcado mis más recientes meses. Como ya no puedo hacer lo que hice la primera vez, de olvidarme de todo lo que me dijo, casi como si se tratara de un cuadro de Excel, cada vez que conozco a alguien rápidamente hago un escaneo y veo qué de las características de el nuevo candidato coinciden con las descripciones del tarot. Ya hasta mis amigos me preguntan: ¿Y cómo vas con lo de los ojos pardos?

Todo parece una broma. Mi mejor amiga hasta me dice que es un saboteo, una vez que ahora además de todas mis demandas dementes, mi futura pareja tiene que tener un tipo de color de ojos.

Yo, de corazón, estoy esperando al hombre de los vaticinios, porque más allá de la predicción, la bruja me ha dado una certeza que necesitaba: que el amor está disponible para mí.

Bueno, mientras tanto, salgo con uno de ojos cafés y bien oscuros, y me gusta, quién sabe…Por ahí la bruja tiene una tergiversada escala de tonos. Y, como dice una amiga, lo de la hija no resulta siendo tan complicado: “cuántos hombres con hijos por ahí sin saber que los tienen”.

Igual, no está de más preguntarlo: ¿algún candidato por ahí?

Publicado originalmente en VICE.com

Seguir leyendo

Mundo

Nicolás Maduro lanzó un ultimátum a los bancos: “Se les dio 48 horas para que liberen el dinero secuestrado del pueblo”

Publicado

on

Por

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, exigió a los bancos “liberar” los billetes, un ítem que escasea en el país, e instó a la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) a legislar para castigar la reventa del dinero físico, una práctica que crece en el territorio nacional.

“Se les dio 48 horas a los bancos públicos y privados para que liberen el dinero secuestrado del pueblo”, dijo Maduro durante una alocución que fue transmitida de forma obligatoria por todas las emisoras de radio y televisión.

El líder chavista dijo no creer en los banqueros. “A pesar de que se ha distribuido el dinero suficiente a todos los bancos, el dinero no está en la calle”, afirmó.

La pérdida de valor del bolívar, representada de manera gráfica: lo que se necesita para comprar un kilo de carne (REUTERS)

La pérdida de valor del bolívar, representada de manera gráfica: lo que se necesita para comprar un kilo de carne (REUTERS)

Recordó que su Gobierno puso en marcha el mes pasado una reconversión monetaria que le quitó cinco ceros al bolívar, una moneda que se devaluó en 95,8 %, y echó a andar una nueva familia de billetes con denominaciones más ajustadas a la inflación que cerrará el año en 1.000.000% según estimaciones del Fondo Monetario Internacional.

Maduro tomó esta medida, entre otras razones, para solventar la falta de efectivo que se ha ido agravando en el país, y criticó que al día de hoy las entidades financieras estén haciendo una entrega racionada del dinero. “Estaban dando 10 bolívares por cajero (16 centavos de dólar según la tasa oficial) una falta de respeto para el pueblo”, sostuvo.

Por ello, el gobernante venezolano pidió al Banco Central (BCV) y a la Superintendencia de Bancos (Sudeban) “hacer respetar” la norma que, explicó, consiste en entregar los billetes sin límites a los ciudadanos que a diario se forman en colas durante horas a las afueras de los bancos en búsqueda de algunos billetes.

Los venezolanos hacen largas filas en los bancos para conseguir billetes (AP)

Los venezolanos hacen largas filas en los bancos para conseguir billetes (AP)

“Liberen el billete, está en el arca de los bancos, tenemos 10 veces más billete del que pusimos a circular y del que hace falta en la circulación nacional. Ahora, con la disciplina fiscal, monetaria que tenemos, estamos sobrados”, aseveró el jefe de Estado.

Además, Maduro pidió a los venezolanos denunciar la reventa de billetes, una práctica que ha ido extendiéndose en el país tras hacerse popular en los estados fronterizos, donde los ciudadanos pueden acceder a productos que escasean a precios bajos, siempre que paguen con efectivo.

“Vamos a legislar sobre ese tema y vamos a castigar eso, de manera bien fiera. No vamos a aceptar otra vez la venta y la compra del billete (…) a quien encontremos vendiendo el billete venezolano, fiero, con todo pues”, expresó.

Venezuela atraviesa una situación delicada por la escasez de alimentos, medicinas y la crisis monetaria (AP)

Venezuela atraviesa una situación delicada por la escasez de alimentos, medicinas y la crisis monetaria (AP)

El jefe de la llamada revolución bolivariana aseguró que ha “logrado la meta de cero emisión de moneda inorgánica” en el marco de su programa de recuperación económica que lanzó el mes pasado para intentar sacar al país petrolero de la severa crisis en que se encuentra.

“Todos los bolívares que están circulando están sostenidos en la riqueza en divisas del país y en el cobro de los impuestos”, agregó.

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias