Connect with us

Economia

Ahora anuncian “precios indicativos” para las naftas

Publicado

on

La medida contradice la liberación del mercado. Las petroleras estiman seguir aumentando al menos hasta fin de año.

Con un dólar que cerró por encima de $ 40, el secretario de Energía, Javier Iguacel, anunció ayer que el Gobierno comenzará a publicar el “precio indicativo de competencia” para el combustible en cada provincia del país. El objetivo es evitar abusos.

No obstante, el mercado está desregulado y los precios de los combustibles se van a seguir ajustando por el valor del petróleo Brent en el mercado internacional, que ayer terminó con una leve baja pero que el miércoles durante la sesión bursátil había llegado a cotizar por encima de u$s 80, y por el tipo de cambio. Esto significa que los valores al público van a seguir subiendo haya o no precios indicativos.

Iguacel consideró que “los precios en el interior están muy bien, y en la Capital y el Gran Buenos Aires hay un desfasaje todavía”.

La medida no va a alterar la perspectiva de aumento de precios de los combustibles que se está perfilando por lo menos hasta fin de año debido a las restricciones en la oferta mundial de petróleo a partir de noviembre y por la incesante disparada del dólar en el mercado local.

Advertisement

Economia

El 20% de los trabajadores ya paga Ganancias, pero con menos presión tributaria

Publicado

on

Por

Más contribuyentes pagarán Impuesto a las Ganancias este año, pero con una menor carga, de acuerdo a un estudio reciente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). La cantidad de trabajadores en relación de dependencia alcanzados por el impuesto, según los datos aportados por la Jefatura de Gabinete ante el Congreso de la Nación, se incrementó: habrían pasado de 1,2 millones en agosto 2015 a 1,9 millones en agosto del año 2018, lo que supone un aumento de cantidad de contribuyentes cercano al 60 por ciento.

Según los últimos datos disponibles, aproximadamente el 20% de los asalariados tributa el impuesto. En 2015, el porcentaje ascendía a alrededor del 13 por ciento. “Es cierto que un mayor número de trabajadores queda alcanzado actualmente por el impuesto a las Ganancias, pero lo hacen a tasas reducidas; en tanto que quienes ya tributaban en 2015 han experimentado una significativa disminución en la presión tributaria derivada de este impuesto”, señaló el informe realizado por los economistas Nadin Argañaraz y Andrés Mir.

Según los últimos datos disponibles, aproximadamente el 20% de los asalariados tributa el impuesto. En 2015, el porcentaje ascendía a alrededor del 13%
El análisis realizado por el Iaraf mostró que los nuevos trabajadores alcanzados por el impuesto que pueden deducir cargas de familia, tributan un porcentaje de sus ingresos en torno al 1% del sueldo neto. Este porcentaje es algo superior en el caso de aquéllos que no pueden deducir cargas de familia, que varía entre el 1,5% y el 5% del ingreso.

En tanto, para los trabajadores que ya estaban tributando el impuesto, de acuerdo al análisis de los economistas, se redujo la alícuota efectiva para todos los niveles de ingresos como consecuencia de la actualización de los mínimos y deducciones y, fundamentalmente, de los tramos de la escala del impuesto.

De acuerdo con el informe, los trabajadores alcanzados por el impuesto experimentaron una reducción de la alícuota efectiva de entre 10 y 8 puntos porcentuales, para los niveles de ingresos menores, y de entre 5 y 3 puntos porcentuales para los de mayor remuneración.

“La reducción en la alícuota efectiva del impuesto que pagan los trabajadores es significativa (oscilando entre el 67% y el 10%), con la particularidad que es mucho mayor en los primeros niveles de ingresos alcanzados por el impuesto que en los estratos salariales más elevados, lo que ha contribuido a restaurar en parte la progresividad perdida en el esquema anterior”, según el análisis de Iaraf.

Seguir leyendo

Economia

Con inflación y tasas en baja, para el Gobierno está asegurada la reactivación

Publicado

on

Por

Con perfil bajísimo, el viernes terminó la misión técnica del FMI en la Argentina, que recién volverá en febrero. La visita estuvo enfocada básicamente en monitorear la marcha de la nueva política monetaria y los resultados, según la evaluación efectuada, son “óptimos”. Tanto el Gobierno como el Fondo coinciden en que el nuevo esquema está cumpliendo con un objetivo primordial: recuperar la credibilidad perdida del Banco Central.

Ese mismo viernes por la mañana se realizó una evaluación final en la que participaron el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, su flamante segundo, Miguel Braun y el titular del Central, Guido Sandleris. Por el lado del FMI estuvieron Roberto Cardarelli, y el nuevo representante en la Argentina, Trevor Alleyne.  En el encuentro desarrollado en Hacienda se sacaron varias conclusiones:

2. La inflación de noviembre apunta a menos del 3% y se mantendría en la zona de 2,5% a partir de diciembre. Sería incluso contraproducente mantener tasas del 60%, que serían más de 20 puntos positivas en términos reales.

3. El piso de la actividad económica se estaría alcanzando en los próximos 30 días. A partir de ahí, en base a la estabilidad cambiaria, la baja de las tasas y de la inflación comenzará el repunte.

4. Lo mismo sucede con el salario real, que está en su peor momento. Pero empezará a recuperarse con los nuevos acuerdos salariales que se están alcanzando y un menor ajuste de precios. Eso hará que mejore los niveles de demanda interna.

5. La banda cambiaria viene funcionando a la perfección, con el dólar operando cerca del piso. Ésa fue la idea original cuando fue diseñada. A partir de enero habrá cambios. En principio, se resolvería un ajuste mensual del orden del 1,5% y no de 3% como hasta fin de año. El ritmo de ajuste se irá monitoreando en forma trimestral.

 El Gobierno se juega todo a la reactivación de la economía desde el arranque de 2019. Inflación y tasas en baja, más los dólares del campo deberían ser los sostenes de esa mejora. Empieza el tiempo de descuento para las elecciones

Los informes que llegan desde las oficinas del secretario de Agroindustria, Miguel Etchevehere, también ayudan para consolidar el optimismo. La cosecha de trigo viene de acuerdo a lo esperado y las perspectivas siguen siendo muy buenas para la soja.Si todo sigue en la dirección esperada, el campo sumará USD 10.000 millones adicionales el año próximo en relación a lo que fue la última campaña. No sólo representará un gran alivio desde el punto de vista de la generación de dólares, sino que también impulsaría la actividad especialmente en el interior.

Éste es el panorama que, además, Dujovne le transmite al Presidente. Y va acompañado de una lectura política. Según la visión del Gobierno, lo que terminará inclinando la balanza entre Mauricio Macri y Cristina Kirchner en la elección presidencial será la economía. “Si la gente ve que somos capaces de estabilizar la situación después del terrible 2018 que tuvimos, nos van a renovar la confianza“, explican.

La lógica es ir detras del 40% de indecisos que no se inclina aún por ninguna de las dos opciones. Y además apostar a que el techo de los que piensan votar a la ex presidenta sería -al menos en teoría- más que el de Macri.

Roberto Cardarelli y Trevor Alleyne, del FMI

Roberto Cardarelli y Trevor Alleyne, del FMI

Para el Gobierno es clave que las encuestas a partir de marzo o abril del año que viene muestren que Cristina no despega. Eso ayudaría a reducir la gran incertidumbre electoral, cuyas consecuencias ya son evidentes.

En las últimas dos semanas el dólar mantuvo su estabilidad y bajaron las tasas. También es claro que la inflación comenzará a descender más decididamente en noviembre. Pero hay una variable que no termina de acomodarse: el riesgo país. Este indicador había caído hasta 600 puntos pero volvió a rebotar en los últimos días hasta la zona de 650.

La contracara es nuevamente una debilidad en el precio de los bonos, que volvieron a rendir por encima del 10% anual en dólares. Esta debilidad de la deuda argentina, aún luego del millonario acuerdo alcanzado con el FMI, tiene dos lecturas. Pero ambas son complementarias.

 Pese a la mejora de la variable financieras el riesgo país sigue a los tumbos y volvió a los 650 puntos. No es sólo el “efecto Cristina”. También los grandes fondos poseen mucho más bonos argentinos que los que desearían a esta altura

Una de las razones que explican por qué no despejan los bonos argentinos es las grandes dudas sobre el resultado electoral. No sólo no está claro quién ganará en octubre, sino que además varios candidatos con chance han manifestado su repudio al acuerdo con el Fondo y no son claros sobre cómo manejar el pago de la deuda.

Pero ésa es sólo una parte de la historia. Además, hay una cuestión relacionada con las posiciones técnicas de los grandes fondos de inversión. La mayoría de los más conocidos, como Black Rock, Pimco o Templeton, tienen muchos más bonos argentinos que la participación del mercado local en el índice de emergentes. Por lo tanto, aún deberían desprenderse de muchos títulos para reducir esa exposición.

Algo parecido sucede con los inversores argentinos. Hubo grandes compras de bonos luego del blanqueo. No sólo la deuda argentina estaba exenta de impuestos (algo que cambió tras el gravamen a la renta financiera), sino que además compraron títulos con altos rendimientos para recuperar el pago del 10% vinculado a esa exteriorización de activos. Por lo tanto, la mayoría tiene mucha más deuda local de lo que desea.

Por eso parece difícil que el riesgo país pueda tener una reducción significativa en los próximos meses, lo que representa un problema para las provincias y especialmente las empresas que precisan financiarse en los mercados.

Es cierto que tener a Cristina como contrincante con chances de volver a poder espanta a los mercados financieros. Pero no es lo único. Las pérdidas que tuvieron que asumir este año los grandes administradores de fondos por haber confiado en el gobierno de Macri también explican una parte de ese deterioro en los precios de los activos argentinos.

Seguir leyendo

Economia

Alberto Pierri, dueño de Telecentro: “Somos una empresa de familia contra multinacionales”

Publicado

on

Por

“Hace cuánto que no me siento frente a una cámara… mucho, pero mucho”, le dice Alberto Pierri (70) a Infobae y se queda pensando. El dueño de Telecentro y otros negocios –tres papeleras, un canal de televisión y una radio– dio muy pocas entrevistas desde que dejó la actividad política, hace 15 años. El ex presidente de la Cámara de Diputados por 10 años, durante el menemismo, asegura que no extraña “para nada” la política, habla de los errores y aciertos del presidente Mauricio Macri y de que ve al peronismo “muy complicado” (y pide que no le pregunten más sobre el partido al que entró de la mano de Antonio Cafiero en los ’80, cuando ya era un empresario papelero en crecimiento).

 Somos una empresa de familia con un lema que es parte de nuestro ADN: reinvertir el 100% de la utilidades. Eso es lo que nos ha permitido tener un nivel de inversión en los últimos tres años por encima de los USD 500 millones

En una larga charla en la moderna oficina que la operador de Internet tiene en Puerto Madero, el empresario habló de sus negocios y la continuidad familiar en su holding, de la industria de las telecomunicaciones, de política y de la coyuntura económica. También se refirió a las expectativas que tiene sobre su empresa, a 28 años de su fundación: “Quiero que siga liderando y dando la mejor Internet del país con el mejor servicio y precio. Que innove siempre, adecuándose a las necesidades de la gente”, asegura y enfatiza que no hay planes de expansión para la compañía en el resto del país: seguirá operando sólo en Capital y Gran Buenos Aires.

Alberto Pierri en su oficina de Puerto Madero

Alberto Pierri en su oficina de Puerto Madero

– ¿Qué opina de la fusión Cablevisión/Telecom?

– No se puede desconocer la realidad del mundo. Hay fusiones en todas partes. Las competencias son cada vez más exigentes y las empresas tienen que aggiornarse. El mundo es así, competencia plena, y es sano. A nosotros nos toca competir, porque acá no hay subsidios ni ayuda, contra las más grande. Somos una empresa de familia contra multinacionales que tiene participación en muchos países. Y bueno, hay que competir.

 Es un buen momento para invertir en la Argentina, pero tenemos que empezar por los argentinos. La mayoría tiene la plata afuera, no acá

– Claro y Movistar sí están en contra de la fusión y fueron a la Justicia.

– La verdad, prefiero no opinar. Son cuestiones particulares de cada una de esas empresas. Nosotros crecemos e invertimos cada día más, con fusión y sin fusión, con lo que aparezca en el mercado. No podemos hacer que nuestro negocio funcione mirando si aquella empresa es más grande o menos grande.

El empresario en el anuncio del nuevo servicio de su empresa que se hizo la semana pasada: comando por voz en el control remoto

El empresario en el anuncio del nuevo servicio de su empresa que se hizo la semana pasada: comando por voz en el control remoto

– ¿Tienen pensado también ir a la Justicia?

– No, en absoluto. Para nada. El contrario. Se habló mucho de interferencias de bandas y cuando el Gobierno se propuso limpiar el espectro de 700 Mhz para dar bien 4G en todo el país, lo hicimos sin problemas. Hoy no hay interferencia y ninguna compañía puede poner como excusa para no invertir que hay interferencias.

– ¿Cuántas veces quiso comprarle la empresa Claro?

– Ninguna.

– Usted sabe que es un rumor recurrente en el mercado…

– Se habla mucho, sí. ¡Dicen cada cosa! Una vez salió en un portal que Cristina Kirchner había comprado Telecentro. Escuché tantos disparates.

 Tenemos 850.000 abonados. El ejercicio pasado facturamos poco más de $12.000 millones. Netflix nos mide y nos califica hace 52 meses consecutivos como la empresa que da la mayor velocidad de Internet

– ¿Lo conoce a Carlos Slim, el magnate mexicano que es dueño de Claro?

– No lo conozco, nunca lo vi en mi vida.

– ¿Vendería Telecentro?

– No está en nuestra cabeza. Es parte de la familia. Al contrario, pensamos en comprar otras empresas del rubro. Es un buen momento para invertir en la Argentina, pero tenemos que empezar por los argentinos. La mayoría tiene la plata afuera, no acá.

– ¿Cómo describiría hoy a la empresa?

– Telecentro está muy bien. Hace una década fuimos el primer operador que implementó triple play y los últimos tres años fueron muy intensos: lanzamos velocidades de 300 megas a fines de 2015 y hoy ya le damos la posibilidad a las familias de poder tener 1.000 megas de conexión. Además, tenemos una red de wi-fi única en la calle con 7.500 puntos. Apostamos fuerte a Internet: hoy, en los hogares, estar conectado es tan importante como tener luz eléctrica.

El ex diputado es dueño además de tres papeleras

El ex diputado es dueño además de tres papeleras

– ¿Cuánto facturan y cuántos clientes tienen?

– Son unos 850.000 abonados de Internet [525.000 de cable, además]. El ejercicio pasado facturamos poco más de $12.000 millones. Nuestro fuerte, además de triple play, es Internet. Netflix nos mide y nos califica hace 52 meses consecutivos como la empresa que da el mayor ancho de banda, la mayor velocidad de Internet. Y no son encuestas hechas acá. Tratamos que nuestra oferta sea siempre la más atractiva: poco más de $1.400 para nuestro básico y tiene 50 megas.

– ¿Cómo ve a la industria de telecomunicaciones local?

– Nuestra competencia es con las grandes empresas: Telefónica, que ahora se llama Movistar, Telecom, fusionada con Cablevisión, y DirecTV. Todas tienen mucho más volumen. Somos una empresa de familia con un lema que es parte de nuestro ADN: reinvertir el 100% de la utilidades. Eso es lo que nos ha permitido tener un nivel de inversión en los últimos tres años por encima de los USD 500 millones. Tenemos dos canales en 4K y acabamos de lanzar esta semana el control remoto por voz, que permite avanzar por la programación y otros servicios, como Netflix, hablándole al control. Le dimos la posibilidad a la gente de menos recursos, que no podía comprar un televisor moderno, de tener un equipamiento que transforma los equipos, incluso algunos más viejos, de tubo, en smartTV. Ese punto fue fundamental para el reconocimiento que la gente tiene de la marca.

 Una vez salió en un portal que Cristina Kirchner había comprado Telecentro. Escuché tantos disparates

– ¿Está de acuerdo con el espíritu de la ley de telecomunicaciones que impulsó en su momento Andrés Ibarra y que ahora espera tratamiento en Diputados?

– Hasta donde sé, los gobernadores quiere modificarla para que las frecuencias que el proyecto pensaba distribuir en operadores regionales, pasen a los estados provinciales. Eso generó cambios y discusiones que postergaron el tratamiento. Esta ley no genera inversiones, no genera nada. Le da facilidades a quien no invirtió. Lo que sí lo hicieron se sienten como unos estúpidos: tienen sus redes y personal y viene una grande que irradian el territorio argentino desde un país vecino y con sólo poner una cajita en una casa, y sin invertir nada, dan servicio.

– Sus tres hijos [Sebastián, Silvina y Martín] participan en la empresas del grupo. En muchas compañías familiares a veces hay tensión con las segundas generaciones sumándose a la conducción. ¿Cómo es en el caso de Telecentro y sus otras empresas?

– Mis hijos participan porque tienen ganas y les gusta. Tengo un nieto de 22 años que están en una de las tres fábricas de papel. Hay familiares por todos lados, hijos, sobrinos, primos. Somos pura familiar y no hay conflicto. Somos lo que somos y está muy bien. Estamos contentos de competirles a los poderosos del mundo. Lo estamos haciendo.

Pierri, con Eduardo Duhalde y Chiche Duhalde, el año pasado, en la cena por los 15 años del Movimiento Productivo Argentino

Pierri, con Eduardo Duhalde y Chiche Duhalde, el año pasado, en la cena por los 15 años del Movimiento Productivo Argentino

– Ya que los menciona, ¿cómo están sus otros negocios, las papeleras y Canal 26?

– Hay una recesión en nuestro país que todas las empresas están atravesando. Hay caída del consumo y eso está pegando. La inflación, número más, número menos, dicen que va a a llegar al 50%. Pero tenemos que ser conscientes y realistas, todas las empresas: no podemos trasladar a los usuarios y clientes esa inflación. Este año, todos los precios de Telecentro aumentaron apenas un 25%. No pudimos trasladar el 50% de inflación porque la agente, ningún trabajador, recibió ese aumento. No se le puede cobrar a la gente si no tiene el dinero para pagar. Hay que ser consciente de la realidad que estamos atravesando. Hay caída de la actividad productiva y recesión. Atravesamos una crisis, pero esperamos que si se solucionen algunos problemas Argentina se va a recuperar.

– El negocio de la exportación de papel debe haber mejorado con la devaluación.

– Está un poco mejor por el movimiento del dólar.

– También tiene nuevo impuesto.

– Sí, que para la industria no es correcto, no está bien. Es una retención que no está buena. A algunos sectores de la industria habría que quitárselo. Nosotros, por ejemplo, exportábamos a 80 países y ahora nos quedamos con tres.

Pierri fue 16 años diputado nacional del PJ y 10 presidente de la Cámara Baja

Pierri fue 16 años diputado nacional del PJ y 10 presidente de la Cámara Baja

– ¿En cuanto tiempo pasó eso?

– Fue un tiempo de caída. El gas está dolarizado: estos meses en una sola planta estuvimos pagando USD 1 millón por mes. Nuestros insumos son el gas y la energía eléctrica, que también está dolarizada. No se dice, pero es así. Si no bajamos la presión tributaria las industrias van a seguir en problema. Arcor que es un ejemplo, la mejor industria nacional con 80 fábricas en el país y otros, tiene un balance con $6.000 millones de pérdida. ¡Y produce alimentos! Algo no está funcionando bien. Confío mucho en que Dante Sica, que es alguien que conoce y está cerca de la industria y las Pymes, pueda ayudar. A mí no me pone contento que se exporte gas. Entran dólares, obvio, pero yo quiero exportar productos terminados, que es mano de obra de la gente. El gas es un insumo, pero las industrias tendrían que usar ese gas, que ahora sobra, para producir y dar valor agregado.

– ¿Y Canal 26 cómo está en este contexto?

– La inversión en publicidad cayó y a eso hay que sumarle la devaluación. Los costos son altos. Hoy, mantener un canal de televisión en equilibrio es una hazaña. Nos cuesta mucho y no estamos en equilibrio. Creo que ningún canal lo está.

– ¿Cómo evalúa este año económico con el desembarco del FMI, las devaluaciones y el cambio de funcionarios?

– No voy a decir nada nuevo de lo que todos conocen. En el tiempo no es sostenible que el Estado tenga que pagar tasas de 70% o más. Que cualquier Pyme que tiene que pedir crédito pague no sé cuánto. Es un tema a resolver, que yo sé que no es fácil. Mucha gente se pregunta para qué invertir si el negocio es ir a esas nuevas que salieron ahora, las Leliq.

 Hay caída del consumo y eso está pegando. La inflación, número más, número menos, dicen que va a a llegar al 50%. Pero tenemos que ser conscientes y realistas, todas las empresas: no podemos trasladar a los usuario y clientes esa inflación

– ¿Ya registraron impacto en clientes que se dan de baja del servicio de Telecentro?

– Vemos algo de baja porque no se puede pagar. En los sectores medios y bajos se ve. El otro día me mostraron que había 400 tarjetas de crédito sin fondos. Se da siempre después del 15 de cada mes.

– ¿Cómo lo ve al presidente Macri?

– La verdad, le han tocado tiempos difíciles, con mucho por mejorar. Hay que cambiar cosas que se tendría que haber hecho antes. Íbamos camino a Venezuela y estábamos en un país defaulteado, fuera del mundo. Está haciendo, con aciertos y errores, pero dejamos el camino a Venezuela. Esto que se va a hacer ahora, el famoso G20, es muy importante. Todos tenemos que ser responsables de las medida que se puedan tomar. Las tarifas estaban retrasada, todos los sabíamos, pero es algo que pegó muy fuerte en las empresa y las industrias.

 Hay que  cambiar cosas que se tendría que haber hecho antes. Íbamos camino a Venezuela y estábamos en un país defaulteado, fuera del mundo. Está haciendo, con aciertos y errores, pero dejamos el camino a Venezuela

– ¿Extraña la política?

– No, para nada. Tengo amigos de todos los partidos y me interesa mucho escucharlos y cambiar ideas. Lo que tenemos algún grado de experiencia, si somos generosos, tenemos que transmitirla a una generación que tiene la tremenda responsabilidad de hacer que la Argentina vuelva a recuperar la posición en el mundo que alguna vez tuvimos y que, lamentablemente, fuimos perdiendo.

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias