Connect with us

Politica

​​ Domínguez y Perelli: “Con este nuevo empréstito la deuda de la Provincia crece un 310%, en dos años de esta gestión”

Publicado

on

Los diputados de Encuentro Cívico, integrantes del interbloque Cambiemos, Hugo Domínguez y Germán Perelli

​,​ se opusieron al tratamiento del Presupuesto 2018 con el agregado de la toma de un nuevo empréstito por parte del Ejecutivo provincial. “Con este nuevo empréstito la deuda de la Provincia crece un 310%, en dos años de esta gestión, con el agregado que no se nota en mejores servicios públicos ni cumplimiento de compromisos con los municipios”, sentenciaron.
Tanto Domínguez como Perelli coincidieron en remarcar que con la sanción del Presupuesto 2018 con toma de deuda “sería el tercer endeudamiento en dos años, con lo cual la deuda de la provincia llegaría a 23.000 millones (que para nosotros es inmanejable) y además ninguno de las tomas ce créditos anteriores significó un cambio positivo en el accionar de la gestión provincial, por el contrario siguen colapsando los servicios en educación, salud pública, seguridad, ente otros temas de interés para los ciudadanos chaqueños” remarcaron.

Al mismo tiempo se enfocaron en remarcar que en el caso de la distribución de los fondos de los empréstitos, “tampoco se cumplió con dar subsidios a los municipios para que ellos puedan reactivar sus obras. Tampoco se cumplieron con fines específico para los que fueron otorgados el préstamo, por ejemplo pagar la deuda histórica con los empleados judiciales”, afirmaron

Dos endeudamientos en un mismo año

Por último remarcaron como detalle que el “apuro” del oficialismo para aprobar a “libro cerrado” el Presupuesto 2018. Pudiendo discutir la necesidad de un nuevo crédito –

​”​ dos en el mismo año ​”​ , precisaron- con los nuevos representantes, que los ciudadanos eligieron en este año”, remataron los diputados de Encuentro Cívico.

Seguir leyendo
Advertisement
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Politica

22 detenidos, 9 policías heridos y 15 autos destrozados por los incidentes en el Congreso

Publicado

on

Por

Los efectivos sufrieron traumatismos y cortes

Agentes de la Policía Federal y de la Gendarmerí­a, en una acción conjunta que incluyó el avance de una brigada de motociclistas y el disparo de balas de goma y gases lacrimógenos, desalojaron esta tarde a los manifestantes que estaban en la Plaza de los Dos Congresos e intentaban derribar los vallados para acercarse al Parlamento, en reclamo contra la reforma previsional. Según precisaron fuentes oficiales a Infobae, por los disturbios fueron detenidas 22 personas, mientras que nueve uniformados sufrieron heridas y fueron derivados al Hospital Churruca.

Las fuentes indicaron además que durante los incidentes fueron destrozados 15 vehículos.

Con el apoyo de Prefectura Naval, gendarmes y policías obligaron esta tarde a los manifestantes a desplazarse hacia la avenida 9 de Julio por la Avenida de Mayo y calles aledañas, con lo que la Plaza de los Dos Congresos quedó vacía luego de más de dos horas de graves incidentes.

Hubo serios incidentes (Nicolás Stulberg)

Hubo serios incidentes (Nicolás Stulberg)

Los episodios más graves, con quema de contenedores de basura, piedrazos y corridas, comenzaron cerca de las 14, hora en la que se había fijado el inicio de la sesión en la que iba a debatirse la reforma previsional.

La sesión fue suspendida debido a la violencia, a pedido de la líder de Cambiemos, Elisa Carrió, y tras las protestas del resto de los bloques políticos.

Los hechos

Grupos de manifestantes, en su mayorí­a portando banderas del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), del Partido Socialista de los Trabajadores (PTS) y del Polo Obrero, intentaron derribar vallados para impedir el tratamiento de la reforma en la Cámara de Diputados.

El operativo de seguridad montado desde las primeras horas de la mañana en las inmediaciones del Congreso nacional, que incluyó el cierre del tránsito por completo en las avenidas Entre Rí­os, Callao, Rivadavia, Combate de los Pozos e Hipólito Yrigoyen, enardeció a los militantes, que reclamaban poder llegar a las puertas del Parlamento.

Cerca de las 14, hubo incluso forcejeos entre diputados del Frente para la Victoria que denunciaban que los alrededores del Congreso se habían “militarizado”. Desde Cambiemos, el propio jefe de la bancada del PRO, Nicolás Massot, salió a las puertas de la Cámara baja para tratar de apaciguar los ánimos y pedir que el debate se dé en el recinto y no en las puertas del Congreso.

Seguir leyendo

Politica

Traiciones, reproches y aprietes: la trastienda de cómo se cayó la sesión en Diputados

Publicado

on

Por

Cambiemos insiste en que tenía los números garantizados para sesionar y que consiguió quórum dos veces. Hay versiones cruzadas de lo que ocurrió en el recinto

Treinta minutos después de las 14, hora prevista para arrancar la sesión, la oposición ingresó al recinto para exigir que se suspendiera por falta de quórum. Pero lejos estaba de suceder eso. Cambiemos creía que tenía los números garantizados para sesionar. Por lo menos así se lo habían hecho saber el día anterior desde Argentina Federal, el bloque que responde a los gobernadores, y diputados provinciales de Santiago del Estero, Misiones y Córdoba.

Antes de que ingresaran todas las bancadas al recinto, afuera del Congreso hubo un enfrentamiento entre diputados del Frente para la Victoria y las fuerzas de seguridad que alimentó lo que sucedería minutos después. Desde temprano la oposición pedía que no hubiera sesión, que no estaban las condiciones dadas.

Pasadas las 14:30, Cambiemos consiguió el quórum por primera vez. El tablero marcaba 129, aunque rápidamente descendió a 128 y luego a 127. Para el oficialismo la sesión ya había comenzado, aunque algunos atribuyen a un legislador opositor haberse sentado en su banca para tomar la palabra: “Son las reglas del juego, acá hay que ser vivo. Tenés que hablar parado. Aunque sin intención, si dieron quórum hay que bancársela”, describió un hombre del PRO. Por eso después Graciela Camaño, más experimentada, habló de pie a pesar de que Emilio Monzó le insistía para que tomara asiento para continuar.

Cerca de las 15, hubo quórum nuevamente: 130 diputados se sentaron. Pero, de nuevo, fue fugaz. A partir de ahí, fue todo en baja: 124, 119, 117, 127. Pero nunca 129. No hubo más quórum.

Andrés Larroque y Elisa Carrió

Andrés Larroque y Elisa Carrió

Las versiones de lo sucedido son variadas. Primero, desde la oposición denunciaron que habían dado quórum dos diputados que no habían jurado. Uno de ellos era Jorge Enriquez, el reemplazo de Johana Piscetti. El mismo lo desmintió ante la prensa: “Estaba al lado de Monzó. Ni sabía cuál era mi banca. En ningún momento me senté”. La otra apuntada fue Astrid Hummel, de Santa Fe, aunque también explicó que no estaba cerca: “Me quedé con Enriquez atrás de Monzó. Nunca entré al recinto”.

El rumor comenzó a perder fuerza porque los propios denunciantes no podían identificarlos. Un peronista también sembró dudas: “Emilio (Monzó) no se va a exponer a sentar a un diputado que no juró”.

Esta hipótesis tomó fuerza porque el oficialismo logró dos veces el quórum por unos instantes pero no pudo mantenerlo: “Si tenían los 129, ¿por qué los sentaron dos veces y por unos segundos? Bajamos nosotros y nunca más llegaron”, cuestionó un massista.

Luego de que Elisa Carrió pidiera que se suspendiera la sesión, Cambiemos se reunió para analizar los pasos a seguir. No hubo muchas conclusiones, aunque sí reproches por no conseguir sacar a flote la reforma. La diputada de la Coalición Cívica argumentó a favor de distender y levantar una reunión caótica en la que varios diputados, entre ellos Máximo Kirchner, Horacio Pietragalla, Axel Kicillof y Andrés Larroque, increparan al presidente del cuerpo legislativo para que frenara una sesión en la que no se alcanzó ni a izar la bandera ni a tomar juramento a cuatro nuevos legisladores de Cambiemos y el Frente para la Victoria.

El escándalo en el escritorio de Monzó

El escándalo en el escritorio de Monzó

En ese contexto, en el oficialismo las culpas por lo sucedido son repartidas. Algunos hablan de una “traición” de los salteños que responden a Juan Manuel Urtubey: aseguran que se sentaron a dar el quórum y ante el escándalo en el recinto y afuera, dieron marcha atrás. Se lo pudo ver a Nicolás Massot, jefe del PRO, caminar de banca en banca hablando con los justicialistas y los massistas: “Nos pedía que recapacitemos, que nos sentemos. Pero no lo íbamos a hacer”, confió un protagonista. En el Gobierno también apuntaron contra los cordobeses que responden a Juan Schiaretti, que se retrasaron. Pero según el oficialismo, fue a propósito. Otro de los señalados fue el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, porque el oficialismo esperaba que el diputado Luis Contigiani diera quórum y no lo hizo. 

“El pacto fiscal tendría que tener consonancia en Diputados”, resumieron. Y recordaron que no es una ley “inventada” sino que hubo reuniones con ministros de Economía y muchas conversaciones. Y reprocharon: “El único que puede patalear contra la ley es Rodríguez Saá, el resto firmaron todos. Hay dos filas: para la de cobrar están todos y en la de sacrificio muchos no aparecen”. 

Un diputado del PRO acusó directamente a los kirchneristas: “Nosotros somos profesionales. Ellos vinieron a romper la sesión. Yo los vi apretando a los peronistas que responden a los gobernadores”. 

Hubo varios diputados del FpV que se acercaron durante varios minutos a Monzó para pedirle que suspendiera el debate. Uno de ellos fue Agustín Rossi, quien le explicó al presidente de la Cámara que el clima impedía continuar y le daba a entender que no tenían el número. Hubo un momento muy tenso en el que Monzó estuvo al borde de pelearse con los opositores. Lo tuvieron que separar y casi lo retiran del recinto. En la batahola, le rompieron el vaso de vidrio del que tomaba agua. 

Agustín Rossi hablando con Monzó

Agustín Rossi hablando con Monzó

Esto fue grabado por el oficialismo. Carrió, quien inmortalizó todo, luego les hacía señas a Juan Cabandié y Axel Kicillof mostrándoles el celular: “Miren qué bien se está portando Rossi”, les decía, irónica. 

Del otro lado no se quedaron callados: “No tenés quórum, ¿querés seguir apretando a los gobernadores? Afinen el lápiz, van a tener que volver la semana que viene”, gritaba Soria. Los alaridos no cesaron: “¡Que se levante!”. Hasta cantaron el himno nacional.

Elisa Carrió, irónica frente a los kirchneristas

Elisa Carrió, irónica frente a los kirchneristas

Siempre encabezando la postura de Cambiemos, Nicolás Massot tomó la palabra: “Usen el micrófono para hablar, sean civilizados. Nosotros ya conseguimos el quórum”, insistió, ante el aplauso de su bancada.

“Bajo este nivel de violencia no se puede debatir”, dijo Carrió antes de pedir que se levantara la sesión. Y en el oficialismo se expresaron en sintonía: “Nosotros defendemos las instituciones y el Congreso. Los otros son una patota”. Ahora resta definir cuándo se retomará el debate. Las fechas estimadas son 19 y 20 de diciembre, aunque el oficialismo aún lo está deliberando. La otra opción es en febrero, aunque menos probable.

Seguir leyendo

Politica

La oposición anticipó su rechazo a un posible DNU por la reforma previsional

Publicado

on

Por

El Frente para la Victoria y el massismo expresaron su repudio a la decisión del Ejecutivo que trascendió

Mientras el bloque del Frente para la Victoria-PJ convocaba a conferencia de prensa, se conoció la versión de que la reforma previsional podía salir por Decreto de Necesidad y Urgencia. Agustín Rossi fue consultado al respecto y respondió que “sería una burla para el conjunto del pueblo argentino” y subrayó que es una iniciativa “sin consenso” y se preguntó cómo se acompañaría tal decisión “si no tienen consenso parlamentario e insisten…”.

El jefe de la principal bancada opositora pidió al Gobierno que “haga una buena lectura de lo que pasó hoy, el pueblo argentino está en contra” y anticipó su rechazo al decreto. Institucionalmente los DNU deben pasar por la comisión Bicameral y luego ir al recinto, lo que algunos legisladores consideraban en off the record que puede llevar el tiempo que el Gobierno se tome y mientras tanto estar vigente.

A Rossi lo rodearon Mayra Mendoza, que contó cómo le arrojaron gas pimienta; Daniel Filmus; Máximo Kirchner que se mantuvo serio y callado; Horacio Pietragalla, que entró con una remera un talle menos del suyo que le prestaron después de pasar por enfermería, y Josefina González, a quien se vio al borde de las lágrimas, entre otros integrantes del bloque.

Rossi también señaló que “sería una burla para los diputados y senadores” e incluso “para los dipiutados del oficialismo que hoy hicieron un esfuerzo”.

Antes, el jefe del bloque le había pedido al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, “que defina si es presidente o si es jefe de policía” y apuntó al presidente Mauricio Macri y a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, por el operativo de seguridad y los acusó de “generar violencia”. “Nunca vimos el fenomenal dispositivo de seguridad alrededor del Congreso de la Nación”, advirtió e identificó a los siete diputados heridos ayer y hoy en el marco del operativo de represión.

Además, denunció que “Cambiemos no consiguió el quórum, no es que levantaron graciosamente la sesión” y también que “los diputados que se sentaron lo hicieron porque hubo las peores prácticas, presiones si soy indulgente y extorsiones si digo la realidad”.

Fernando Espinoza, vice del bloque que ya no estaba para la conferencia, coincidió con Rossi en convocar al diálogo. “La mejor manera de llegar a un acuerdo social que evite más hechos lamentables como el vivido hoy en el Congreso, es que se llame a una gran mesa de diálogo nacional presida por la Iglesia, y donde estén representados el gobierno nacional, los sindicatos, las asociaciones de jubilados, los pequeños y medianos empresarios, comerciantes y productores rurales, y los distintos bloques parlamentarios. Todos juntos debemos debatir y encontrar soluciones viables”.

Sobre el supuesto bono de compensación, Espinoza remarcó que “es obvio que todos los jubilados y los beneficiarios de los planes sociales necesitan un bono para paliar la crisis económica en la que nos ha sumido este gobierno, que ha logrado que la mayoría de las familias de la clase trabajadora no pueda llegar a fin de mes. Pero al mismo tiempo, el hecho de que los diputados macristas propongan un bono de 800 pesos lo único que demuestra es que desde el gobierno reconocen que los jubilados están siendo perjudicados con esta ley que pretenden aprobar”.

Graciela Camaño (Télam)

Por su parte, en diálogo con Infobae, Graciela Camaño, del massismo también expresó su rechazo: “Los DNU se tienen que hacer en el marco de necesidad y urgencia. No puede ser valorada como tal el fracaso del tratamiento en el Congreso”. 

Y profundizó: “El Poder Ejecutivo decidió que esta ley fuera extraordinaria. Si no consigue el número no puede sacarla por DNU. No es correcto, no cumple los requisitos de necesidad y urgencia. Solo se hace por sustitución de la voluntad legislativa y los DNU no están pensados para eso”. 

Seguir leyendo

#CLANfmOk

Tendencias